España
Noticias y opinión en la red

El espía del CNI acusado de vender secretos a Rusia tuvo "importantes" relaciones con ETA

El ex espía del CNI, Roberto Flórez, encarcelado desde el jueves por vender secretos a Rusia, tuvo "importantes" relaciones "de un nivel bastante alto" en el entorno de ETA entre 1992 y 1997, según fuentes militares que cita este domingo El País. Libertad Digital ya reveló que pasó por el cuartel de Intxaurrondo en los años en los que estaba al mando Enrique Rodríguez Galindo.

(Libertad Digital) Según publica este domingo el diario El País, Roberto Flórez que fue captado por el CNI en 1992, cuando prestaba sus servicios como guardia civil en la Comandancia de Intxaurrondo (Guipúzcoa), llegó a "hacer relaciones importantes , de un nivel bastante alto, en el entorno de ETA".
 
Flórez contaba con una virtud destacada, según sus antiguos jefes, "tenía don de gentes" y era "uno de los mejores a la hora de obtener información sobre el terreno". Sin embargo, Flórez solía cometer imprudencias como irse de "chatos con un batasuno" y saludar luego a "un comandante de la Guardia Civil". Esto llevo al CNI, en 1997, a sacarlo del País Vasco, por temor a que fuera descubierto, y destinarlo lejos, a la embajada española en Perú como ayudante del agregado de información.
 
Se ganó la confianza del entonces opositor de Perú, Alejandro Toledo
 
En Lima, gracias a su facilidad de relación, se infiltró en el grupo opositor "Perú Posible" y se ganó la confianza del que luego fuera presidente peruano, Alejandro Toledo. Pero, señala El País, que su disponibilidad para acudir siempre que le llamasen a donde fuera necesario, hizo despertar las sospechas de un periodista Gustavo Gorriti, quien descubrió la condición de espía de Flórez con una simple llamada a la embajada española. Y tras un reportaje en el diario peruano La República, en abril de 2000, se decidió la forzosa repatriación del que más tarde se convertiría en el primer espía doble que ha desvelado el CNI.
 
Pero, al parecer, fue de vuelta a España y en su nuevo destino de Madrid, en el centro de formación de los nuevos agentes del CNI y también de reciclaje para los antiguos, donde Flórez pudo conocer en profundidad los procedimientos operativos del servicio secreto y entablar nuevas relaciones con agentes destinados en la División de Contrainteligencia y, en especial, en el área de Rusia, país donde fue destinado en enero de 2004, tan sólo un mes antes de su salida del CNI.
 
Un colaborador ruso del CNI desapareció en su país en 2005 sin dejar rastro
 
En los registros practicados en la casa de Roberto Flórez se ha encontrado una copia de la carta que le envío a un espía ruso y en la que ofrecía sus servicios a cambio de un primer pago de 200.000 dólares (más de 145.000 euros). En su domicilio también se han incautado copias de los informes que vendió al espionaje ruso: nombre de decenas de agentes, planes de operaciones, estructura y procedimientos del servicio secreto español, etc.
 
Los resultados del traspaso de información a Rusia, hicieron que en la primavera de 2005, un colaborador ruso del CNI desapareciera sin dejar rastro en su país, aunque después se conociera que había sido detenido por corrupción. En 2002 y 2003, según El País, se habían producido incidentes similares. Esto llevó a Alberto Saiz, director del CNI, a abrir una investigación interna para descubrir al traidor dentro de "La Casa", como así llaman los agentes al Centro Nacional de Inteligencia. Investigación que ha culminado con la detención, esta semana en Tenerife, de Roberto Flórez. Noticia destacada, también, por lo que tiene de novedoso ya que se trata de la primera rueda de prensa de un director del servicio secreto español, para informar de la primera detención de un espía acusado de vender información a una potencia extranjera.
El espía Roberto Flórez detenido en Tenerife. (EFE

En España