España
Noticias y opinión en la red

El País apoya a Rajoy frente a lo que llama "matonismo" de El Mundo y la COPE

El diario del Grupo Prisa se vuelca una vez más en la defensa de Mariano Rajoy como viene haciendo en los últimos tiempos cada vez que el aún líder del PP está en apuros. Tan clamoroso es el interés de El País en mantener a Rajoy que se ve obligado a dar explicaciones en un editorial en el que dice que no defiende a Rajoy sino sistema democrático frente a los grupos "que utilizan el chantaje y el matonismo", que identifica con El Mundo y la COPE. Un argumento al que se apunta Jorge Moragas, entrevistado en el diario: "Ciertos personajes hacen del odio un negocio. Están en su derecho, pero no podemos seguirles", dice este diputado integrante de la cuadrilla que rodea a Rajoy.

 L D (R. Vilas) El monstruo ha vuelto es el enésimo editorial de El País en auxilio de Rajoy en apenas un mes. Cebrián y su gente está muy preocupados porque Rajoy sufre "una estrategia de agitación y hostigamiento", aunque eso sí, le reprochan que en la anterior legislatura, cuando Mariano aún no era bueno, "amparase" esa supuesta estrategia contra el Gobierno.
 
En Prisa eso de "la agitación callejera" preocupa sobremanera. El grupo mediático que se inventó los suicidas del 11-M y sacó a la gente frente a las sedes del PP el 13-M le alarma el hostigamiento callejero al líder del PP, Mariano Rajoy. Acusa, directamente a  la COPE y El Mundo de "llegar al extremo de convocar manifestaciones ante la sede del PP".
 
El diario que publicó las irregularidades de los colaboradores de Borrell en Cataluña para forzarle a dimitir tras imponerse en la primarias a Joaquín Almunia, al candidato de Felipe González dice que "la prensa sensacionalista, con el diario El Mundo y la emisora episcopal a la cabeza, han confundido la labor crítica que debe ejercer el periodismo con la intervención cínica y descarada en los asuntos de un partido político, cuya función está reconocida por la Constitución".
 
El periódico que hizo denodados esfuerzos por tapar los GAL y el latrocinio generalizado durante el felipismo apela ahora la "defensa del sistema democrático" para justificar su descarado apoyo a Mariano Rajoy. "Rechazar esta injerencia no es defender a Mariano Rajoy, como tampoco fue en su día defender al Gobierno; es defender el sistema democrático frente a los grupos de presión de cualquier naturaleza que utilizan el chantaje y el matonismo".
 
No falta el intento de deslegitimar a las personas que han dejado en evidencia a Mariano Rajoy. En línea con la campaña de descrédito orquestada desde Genova contra María San Gil, dice El País que San Gil y Ortega Lara –a los que se refiere como "referentes morales" entrecomillando la expresión– "se han vuelto contra el propio PP del País Vasco, que ha desautorizado las inexplicables maniobras de María San Gil". "Estar o haber estado en el objetivo de ETA no es la única razón para combatirla, ni tampoco la mejor garantía para hacerlo con eficacia. Porque en esta lucha participan la inmensa mayoría de los ciudadanos y porque la condición de víctima no otorga mayor clarividencia política", explica el editorial.
 
Una campaña de descrédito contra San Gil que como ya señalamos partió de la calle Génova. Prueba de ello es la actitud de Jorge Moragas en una entrevista en las mismas páginas del diario. Moragas, es junto a Lassalle, Arriola y González Pons uno de los componentes de la bautizada como "banda de los cuatro" que rodea a Rajoy. Conoce, pues, perfectamente lo que sucedió durante la redacción de la ponencia política cuando Rajoy envió a su colega Lassalle para modificar los planteamientos de San Gil. Sin embargo, cuando le preguntan por las razones del abandono de San Gil, Moragas se retrata: "En el fondo, no lo sé. Pero le deseo que goce de más libertad. Ella y su familia se lo merecen".
 
La sintonía del nuevo PP con el Grupo Prisa queda reflejada a la perfección por las palabras de Moragas: "Nunca hemos controlado medios de comunicación. Rajoy y su equipo tenemos claro que la política del odio es contraproducente siempre. Rajoy no sabe odiar. Ciertos personajes hacen del odio un negocio. Están en su derecho, pero no podemos seguirles". Y eso que aún no se había leído el editorial de hoy. 
 
Este PP "moderno y abierto" está dispuesto a pedir perdón a los herederos de Polanco por haber sido malo en la anterior legislatura. Le preguntan a Moragas por la frase de Rajoy a Zapatero en un debate acusándole de traicionar a los muertos. "El fragor de la batalla política y las cosas que se han hecho han provocado que hayamos puesto a veces en la mesa más el corazón que la cabeza", responde. Elogios a Gallardón, llamamientos al diálogo con los nacionalistas completan lo que Moragas define como "un nuevo tiempo" en el que " tiene que haber un nuevo PP, abierto y moderno".
"

En España

    Lo más popular