España
Noticias y opinión en la red
insta a rajoy a una reforma de las ccaa

Aznar: "España está intervenida de hecho, la duda es si lo será de derecho"

Aznar ha dado a Rajoy su mayor espaldarazo desde el Congreso de Valencia. Pero también ha hecho un diagnóstico demoledor cargado de autocrítica.

Crudo diagnóstico de José María Aznar, que ha radiografiado una España enferma que no remontará el vuelo hasta que, como dijo Ronald Reagn, “los socialistas” dejen el Gobierno. Una situación “límite” de la que, ya advierte, “no vamos a salir fácilmente”, por lo que reclama al PP no esperar a “llegar por llegar” sino a ponerse de frente ante el desmembramiento nacional.

 

En la apertura del I congreso del PP exterior, el ex presidente ha ofrecido a Mariano Rajoy uno de sus mayores espaldarazos en público, si bien le ha marcado el camino a seguir pues, según dejó entrever, no le gusta que su predecesor se ponga de perfil a tenor de que el paciente llamado España está aún peor de cómo se lo encontró él en 1996.

 

Tan mal está la patria que Aznar no quiso “perder el tiempo” en azuzar al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, bastándole unos pocos segundos para calificarlo de “incompetente, incapaz e insolvente”. En conclusión: “El peor gobierno de la democracia española”.

 

Despachado al Gobierno, y recalcando la necesidad de una convocatoria electoral lo antes posible, el líder de FAES instó a una “visión histórica” para entender que España es hoy “un país intervenido de hecho” con el miedo en el cuerpo de ser “intervenido de derecho". Un ejemplo de “la situación insostenible”, habida cuenta de que nunca antes “nos han dado instrucciones desde fuera”.

 

“No se está ejerciendo un programa electoral ni tampoco una convicción, se están cumpliendo unas obligaciones desde fuera”, continuó Aznar, que ha protagonizado, a ojos de varios asistentes, uno de sus discursos más brillantes de los últimos tiempos.

 

El "estado marginal" español

 

Y es que en este repaso de la “anormalidad política” que vive España Aznar dedicó un capítulo especial al actual estado de autonomías, que él denominó “estado marginal”. “No podemos tener diecisiete instituciones que hacen lo mismo. Esto no podemos sostenerlo. Nuestro estado tal y como está configurado no es viable y, financieramente hablando, también es absolutamente inviable”, sentenció.

 

Así las cosas, para Aznar es evidente que “alguien le tiene que poner el cascabel al gato”, y es en este punto en el que mira a Mariano Rajoy, quien no tuvo a bien estar en el Auditorio de León para escucharle.

 

“El PP tendrá que tomar decisiones importantes ante esta situación límite”, afirmó, instando al actual jefe de la oposición a buscar “una gran mayoría política” ya que “el próximo gobierno tendrá que hacer unas cosas tan importantes que no puede haber una mayoría relativa” y, ni mucho menos, estar en “las rencillas nacionalistas”.

 

Zapatero no puede quedar "sin sanción política"

 

Un “barco”, el del PP, que tendrá que pedir “un mandato a los españoles para hacer las cosas que el país necesita no sólo para llegar al gobierno sino para cambiar las cosas”, y en este extremo le recuerda a Rajoy su etapa al frente del gabinete gubernamental: “En 1996 nosotros vinimos a cambiar las cosas, no a romperlas. Veníamos a mejorar la historia de España. No teníamos la voluntad de estar por estar en el gobierno. Venimos a cambiar as cosas para bien, como ahora alguna gente se da cuenta ahora”.

 

Es por ello por lo que, según proclamó Aznar, el PP sabe “que lo puede hacer” a pesar de que “la situación es más difícil que la de 1996”. Un deterioro nacional que “no puede quedar sin sanción política” pues Rodríguez Zapatero ha convertido a “una de las naciones más boyantes” en un país “sin confianza”.

 

Crisis económica pero “también social”, un apartado en el que también incluyó la negociación del Gobierno con la banda terrorista ETA: “Yo digo hay una ETA buena y una ETA mala, una Batasuna buena y una Batasuna mala, cuando todos sabemos que sólo hay una. Quieren que alguien ceda para volver a las instituciones, cobrar dinero y volver a amargarnos la vida”, proclamó.

 

Espaldarazo a Mariano Rajoy

 

Demoledor análisis ante el que el PP no puede perder el tiempo “en otras cosas”, por lo que “la suma de esfuerzos es fundamental” así como la “palabra y compromiso” de todos. Y añadió: “Obviamente los que tienen el liderazgo tienen más responsabilidad y a ellos hay que apoyar más que nadie y a los que hay que pedir más que a nadie que tengan más coraje y más determinación”.

 

Unos tributos que, según promulgó, están encarnados en la figura de Rajoy, a quien dio su mayor apoyo a micrófono abierto: “Él necesita el apoyo de todos, y el apoyo más modesto con el que cuenta es el mío”, concluyó. Ni una sola mención sobre Francisco Álvarez Cascos.

Acceda a los 16 comentarios guardadosClick aquí

Lo más popular