España
Noticias y opinión en la red
CREE QUE CON LOS ESTATUTOS SERÁ "MUY DIFÍCIL" DEFINIR ESPAÑA

Ibarra dice que Zapatero "ha despedido" a los barones porque su descentralización "sería un suicidio" con "políticos a la vieja usanza"

El presidente de la Junta de Extremadura, el socialista Juan Carlos Rodríguez Ibarra, dijo este miércoles que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, "ha despedido" a los 'barones' porque en un proceso de descentralización "tan profundo y tan intenso" sería "un suicidio" hacerlo con los políticos "a la vieja usanza". "Felipe González toleró a los 'barones', Aznar los ignoró y Zapatero los despidió", llegó a decir.  Felipe González ha puntualizado que a Ibarra "nunca le despidió nadie". "Se va porque le da la gana".

L D (Europa Press) El 'barón' del PSOE --que no se presentará a la reelección en los comicios de mayo-- se pronunció así en un almuerzo coloquio en el Fórum Europa, donde hizo un repaso de la actitud de los distintos presidentes del Gobierno con el Estado de las Autonomías. Dijo que Felipe González, presente en este acto, "convivía pacíficamente" con unos 'barones' que tenían "un poder relativo" porque no se habían transferido todas las competencias que tienen hoy las autonomías.
 
En segundo lugar, consideró que el ex presidente José María Aznar "nunca creyó" en el Estado de las Autonomías, aunque puntualizó que no lo decía "como crítica, porque se puede ser centralista". "Ni nos recibía ni nos consideraba, se acordaba de nosotros en Europa cuando la culpa era de las comunidades autónomas, como el cubo de la basura donde se tira los desperdicios", añadió. "Zapatero nos ha despedido porque el proceso de descentralización que ha iniciado este país es tan profundo y tan intenso que hubiera sido sencillamente un suicidio hacerlo con los 'barones' al viejo estilo, con los 'barones' a la vieja usanza", apuntó entonces, aunque remarcó a continuación que "con los nuevos estatutos" España "no se va a romper".
 
Dicho esto, pidió a  todos aquellos que puedan pensar que con los nuevos estatutos, "a veces difícilmente comprensibles", España se va a romper, "que pierdan el temor", porque ello no va a suceder. A su entender, tras las reformas estatutarias España será un Estado "muy descentralizado" y que "costará mucho definir", pero que, sin embargo, "no podrá en peligro" la unidad de España. "España se va a descentralizar muchísimo, incluso cada día va a costar más trabajo definir el Estado como consecuencia de una segunda descentralización muy importante y profunda, pero será un Estado de las Autonomías que no va a poner en riesgo la unidad de España", insistió. Para Ibarra, la prueba de esta afirmación está en que tras las elecciones municipales el "mapa autonómico" continuará como es hoy.
 
A continuación, señaló que esta descentralización "galopante" sólo puede "sostenerse" o con 'barones' que tengan un "alto grado de sentido de Estado" o con aquellos "dispuestos a ser figurantes", es decir, "que se les utilice como carne de cañón para unas elecciones autonómicas que como ha dicho el PP son unas primarias de la gran batalla de 2008". "Si las cosas van, o con 'barones' con sentido de Estado o con 'barones' figurantes, dispuestos a poner su cuerpo para que lo destroce y gane el líder en 2008, entonces no habrá ningún peligro de Estado, de que se rompa --estimó--. El riesgo era con 'barones' al viejo estilo, que en algunas ocasiones podían llegar a creerse que efectivamente, con esa descentralización, la secesión podía ser posible".
 
Los nacionalistas "no fueron leales"
 
En este punto, criticó que los nacionalistas no "metieran en el cajón" sus aspiraciones políticas máximas como hicieron el resto de partidos durante la Transición. "No fueron tan leales", dijo antes de afirmar que él "no admite" que los nacionalistas vascos pidan lo mismo que ETA "pero sin matar" mientras la banda esté activa. "Guarden en su cajón su programa máximo y déjenlo cuando el terrorismo haya sido erradicado de nuestro país", agregó.
 
Dicho esto, criticó que el PP "dinamite" las iniciativas "de cohesión" que el presidente del Gobierno está intentado establecer entre la Administración central y las CCAA como sucedió en la III Conferencia de Presidentes, en la que uno de los asistentes grabó la reunión que se celebraba a puerta cerrada. En este sentido, se refirió también a la "ineludible" reforma del Senado e instó a la derecha española a "decidirse por la coordinación" entre las Administraciones. "El día en que la derecha pueda por fin encontrar un líder sólido, no digo que el que hay ahora no sea sólido, que crea en el Estado Autonómico y en la descentralización, de verdad, podremos discutir de lo que falta en el Estado de verdad que son los elementos de cohesión y de cooperación para que surja un Estado compuesto y capaz de unir mediante cohesión a dos administraciones que funcionan bien, pero en paralelo", declaró.
 
Desde su punto de vista, el PP está "errando el tiro" porque está "rompiendo" los elementos de cohesión a través de acciones como la recusación del magistrado del Tribunal Constitucional Pablo Pérez Tremps. "El Tribunal Constitucional está herido de muerte. No creo que el debate sea si dimite el magistrado recusado o no, el debate es por qué no dimiten todos para que surja otro TC, porque sino la pata del poder judicial en la democracia se nos viene a bajo", manifestó. Ibarra considera que la acción contra el Tribunal Constitucional del PP se debe a que no hay "liderazgo fuerte capaz de enfrentarse a los 'barones' regionales". "Si Rajoy hubiera sido capaz de enfrentarse y poner en su sitio desde su óptica a Piqué o a Arenas, no hubiera hecho falta ir contra el TC ni poner en riesgo y en jaque uno de los pilares del Estado", subrayó.
 
González: "Se va porque le da la gana"
 
Tras estas palabras el ex jefe del Ejecutivo Felipe González, que cerró el acto, enfatizó que a Juan Carlos Rodríguez Ibarra "nunca le despidió nadie". "Se va porque le da la gana", señaló el ex líder socialista, que demandó al presidente extremeño que no ponga "mucho énfasis" en decir "que no va a volver" y que espere el tiempo a que la gente se lo crea. "De los políticos, como de los toreros, es las personas que se retiran siempre, pero vuelven siempre", llegó a decir. Para González, Ibarra hace ahora "bien" igual que "hizo bien en quedarse" cuando, dijo, él mismo se lo pidió aunque entonces sólo tuviera el "poder moral". "Por fortuna se quedó", remarcó.
 
Ante un auditorio en el que se pudo ver a las ministras Carmen Calvo, Elena Salgado y Elena Espinosa, al secretario de Organización socialista, José Blanco, pero también a ex titulares de la etapa de Felipe González como José Barrionuevo y José Luis Corcuera, además del que fuera líder del PCE Santiago Carrillo, el ex jefe del Ejecutivo socialista comentó que no solía acudir a actos de estas características. "Algunos pensarán 'como es casi una despedida'...--señaló--. Pues no". Tras exponer que sus palabras las entendería muy bien Santiago Carrillo, comentó que de los personajes públicos "se dice que son prisioneros de su imagen".
 
"Es verdad, somos todos prisioneros de nuestra imagen y Juan Carlos especialmente, porque tiene las aristas demasiado bien marcadas como para que se le confunda, es como es. Punto --enfatizó--. Y lo que proyecta como imagen pública es bien conocido. Nada que decir". En ese momento, introdujo una salvedad, la de que cuando a una personalidad pública se le conoce de cerca, ocurre un "fenómeno curioso", de manera que a veces su imagen desaparece y en otras "crece", como dijo es el caso de Ibarra. Con estas premisas, Felipe González llegó a la conclusión de que a algunas personas públicas se les vota porque no se les conoce y a otras se les votaría de conocérseles. El ex presidente concluyó felicitando a Ibarra por su tarea en Extremadura.

Lo más popular