España
Noticias y opinión en la red

Investigan también por venta ilegal de drogas y asesinato a los policías relacionados con el tráfico de Goma 2

Según revela este viernes el diario El Mundo, los policías involucrados en el tráfico de Goma 2 y detonadores están siendo también investigados por la Brigada Provincial de Información de Madrid por delitos relacionados con el tráfico de armas y con un asesinato. Además, algunos de ellos son también sospechosos de participar en una trama de narcotráfico: estos agentes se quedaban con una parte de la droga decomisada en las operaciones antidrogas de la capital para luego volverla a poner en el mercado a través de terceros. La Policía sospecha que uno de ellos colaboró en la muerte de un delincuente que descubrió dichas actividades ilegales. LEA AQUÍ el análisis de Luis del Pino.

(Libertad Digital) Ya este jueves se informó de que uno de los sospechosos investigados por la Policía de Madrid estuvo destinado la noche de los atentados del 11-M en la comisaría de Puente de Vallecas, donde apareció la mochila número 13 que condujo a las primeras detenciones y sobre la que se sustenta la versión oficial.
 
Los policías podrían también estar implicados en una trama de narcotráfico. Según algunas fuentes, estos se quedaban con parte de la droga –se trataba fundamentalmente de heroína– que requisaban en las operaciones antidroga que se efectuaban en Madrid. Después, se encargaban de volver a colocarla en el mercado a través de confidentes acostumbrados a la venta de droga en pequeñas cantidades. Estas actividades ilegales pudieron ser además la razón de la muerte de un delincuente. Los indicios señalan que algunos de los investigados estuvieron involucrados en su muerte al enterarse que este conocía sus ocupaciones relacionadas con el narcotráfico.
 
Este jueves, El Mundo informó de que el pasado 15 de agosto apareció en Leganés, muy cerca del piso de la calle Martín Gaite en el que supuestamente se suicidaron los islamistas del 11-M, un paquete con cinco kilos de Goma 2 Eco, similar a la que la versión oficial sostiene que se utilizó en los atentados de Madrid. El explosivo, listo para estallar, estaba en manos de un confidente policial. Ahora, siempre según el diario, se sospecha que "fue un policía el que facilitó, a través de terceras personas, el explosivo al confidente para que se lo entregara a alguien aún por identificar. Y no se descarta que se tratara de islamistas radicales".
"

En España