Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

La Fiscalía fuerza la absolución de Otegi al retirar los cargos por enaltecimiento del terrorismo

La Audiencia Nacional se vio obligada a absolver a Otegi después de que la Fiscalía retirase su acusación por enaltecimiento del terrorismo. De este modo, el Ministerio Público cumplía con lo insinuado por Conde Pumpido después de que se rechazase su segundo intento de retrasar el juicio. Horas antes, la Guardia Civil había detenido a Otegi en su casa de Elgoibar a petición de la Audiencia tras no presentarse a primera hora de la mañana al juicio para el que se le había reclamado en la sede judicial. Supuestamente, el portavoz de Batasuna-ETA se había quedado atrapado en un atasco causado por el temporal, algo que fue negado por Tráfico, después de que la Benemérita verificara los hechos por orden de la Audiencia Nacional. 

Batasuna inicia su campaña repartiendo miniperiódicos
"De Juana y Otegi en la calle y Aznar y el PP al banquillo"

0
Imagen de Otegi en la Audiencia Nacional
L D (Agencias) El presidente de la Sección Cuarta de lo Penal de la Audiencia Nacional informó este miércoles por la noche al líder de Batasuna-ETA, Arnaldo Otegi, de que quedaba de forma inmediata en libertad al concluir juicio que se celebró contra él y en el que la Fiscalía retiró la acusación que hasta el momento mantenía por un delito de enaltecimiento del terrorismo.
  
Tras escuchar el informe en el que el fiscal Fernando Burgos argumentaba la retirada de la acusación, el magistrado pidió a Otegi que se pusiera en pie y le dijo que este tribunal "no tenía ya nada contra él", por lo que era libre de abandonar la sala en este momento. El fiscal retiró la acusación que había formulado en su escrito de calificación provisional de 15 meses de cárcel para Otegi por un delito de enaltecimiento del terrorismo que se le imputaba por el homenaje dispensado a la etarra Olaia Castresana, muerta al estallar el artefacto que manipulaba.
 
Según el fiscal las declaraciones de Otegi no fueron más que "manifestaciones de las propias convicciones del acusado, un análisis de la realidad político-social a su modo y a su gusto". La modificación del fiscal recibió la conformidad de la abogada de Otegi, Jone Goirizelaia y del propio acusado, que señaló a preguntas del presidente del tribunal que "es obvio" que estaba de acuerdo con la nueva tesis del fiscal. Según éste, la actuación del líder de Batasuna durante el "entierro civil" de Castresana "no desborda lo que es una opinión, que puede ser deplorable, deleznable o irritante", pero en ningún caso delictiva.
  
De este modo, se cumplía lo insinuado durante las primeras horas de la mañana por el Fiscal General del Estado, Cándido Conde-Pumpido, que habló de la posibilidad de retirar los cargos contra Otegi después de que el tribunal rechazase el segundo intento del Ministerio Público de retrasar el juicio.
 
Otegi negó haber cometido e incluso "haber sido consciente" de un enaltecimiento de la actividad de Castresana, sobre la que que deducía, por las circunstancias de su muerte, que había militado en ETA, si bien no tenía "certeza absoluta" de esta condición. Explicó que se limitó a realizar una reflexión política "en términos de preocupación", sobre el hecho de que una joven nacida bajo la vigencia del Estatuto vasco hubiera dirigido su actividad "hacia militancias que la llevaron a circunstancias trágicas".  A preguntas del fiscal Burgos, Otegi, que evitó en todo momento pronunciar la palabra ETA, señaló que acudió al entierro al ser invitada por los padres de la joven, que eran conocidos suyos de San Sebastián, y que también a petición de ellos dirigió unas palabras a los presentes porque en dichos momentos era parlamentario y una figura pública de la izquierda abertzale, y este tipo de discursos "son algo con raigambre en una zona socialista y republicana".
 
Así, insistió en que en dicho momento realizó una reflexión política y expresó un "sentimiento colectivo" ante la tragedia ocurrida, sobre la necesidad de que la clase política tomara nota de la existencia de jóvenes que nacieron bajo el Estatuto, "en un país con la tercer renta per cápita del mundo" y que dirigen su actividad hacia "militancias que les llevan a circunstancias trágicas". Añadió que no recordaba las palabras exactas que empleó, si bien su intención no fue "en absoluto" la de alabar la militancia de una persona en una organización determinada.
 
Después de que declarara Otegi, prestó declaración como testigo la dirigente proetarra Araitz Zubimendi, que fue absuelta por el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco del delito de enaltecimiento del que también estaba acusada. La defensa renunció a interrogar a otros cinco testigos que había propuesto, entre los que figuraba el secretario general del sindicato LAB, Rafael Díez Usabiaga.
 
El líder de Batasuna-ETA convirtió su comparecencia ante la Audiencia Nacional en un auténtico periplo que terminó en detención. Tras retrasar hasta en dos ocasiones la hora a la que el dirigente proetarra debía comparecer, el tribunal ordenó el arresto del vocero del brazo político de ETA, que fue hallado y esposado en su ciudad natal de Elgoibar (Guipúzcoa) para ser posteriormente trasladado en avión hasta Madrid, donde llegó a la Audiencia Nacional, a las 19.45, más de nueve horas después de lo previsto. Hasta el último momento, Otegi alegó que el temporal de nieve le había dejado atrapado en la carretera y, por eso, decidió darse la vuelta.
  
Retrasar la comparecencia
 
Fue durante las primeras horas de la mañana cuando la Sala rechazó en un auto la pretensión de la Fiscalía de suspender el juicio, que estaba previsto inicialmente a las 10.30 horas, por un presunto delito de enaltecimiento del terrorismo que cometió en julio de 2001 durante el homenaje a la etarra Olaia Castresana. Además, en el auto, el tribunal criticó que, tanto la defensa del procesado como el Ministerio Público hayan esperado a las últimas semanas para presentar sus sucesivas peticiones de aplazamiento, ya que la vista fue señalada el pasado mes de enero.
  
Pocos minutos antes, Otegi comunicaba a la Sala que el temporal de nieve con el que llegó la primavera le había dejado atrapado en la carretera en algún punto de la provincia de Burgos. La noticia llegaba de boca de la abogada del líder de Batasuna-ETA, Jone Goirizelaia, que había llegado en avión a primera hora. El presidente del tribunal, Bermúdez de la Fuente, manifestó que había escuchado en la radio que se precisaban cadenas para circular por la provincia, a lo que la letrada contestó diciendo que desconocía si el vehículo de Otegi las cadenas reglamentarias.
  
Tras conocer la situación, el tribunal solicitó a las Fuerzas de Seguridad que certificaran si realmente Otegi se encontraba atrapado en una carretera del municipio de Miranda del Ebro, ya que de otro modo se ordenaría a la policía judicial que localizara al procesado para trasladarlo a la Audiencia Nacional para ser juzgado a las 16.00 horas, nueva hora decidida por la Sala. La respuesta de la Jefatura de Tráfico de la Guardia Civil fue que "no existe ningún punto cerrado para el tráfico rodado de vehículos desde Burgos hasta Madrid" y que desde Vitoria a Madrid tampoco existe ningún corte de carretera.
  
La Guardia Civil detiene a Otegi
 
Así, la Audiencia Nacional ordenó "la inmediata detención y traslado por la fuerza pública" del Otegi, al tiempo que retrasaba la comparecencia hasta las 18.00 horas "a fin de celebrar la vista oral suspendida en la mañana de hoy ante la incomparecencia injustificada del citado acusado". La detención se produjo alrededor de las 16.45 horas en la ciudad natal de Otegi, Elgoibar (Guipúzcoa) tras recorrer las Fuerzas de Seguridad las viviendas que se le conocen al vocero proetarra. Una detención que Batasuna-ETA no dudó en calificar de "un ejemplo más" que demuestra que "la justicia española está sumida en una estrategia de persecución y derribo de la izquierda abertzale".
  
Finalmente, se decidió el traslado de Otegi hasta Madrid en avión, desde el aeropuerto de Bilbao, hasta donde fue trasladado en un vehículo de la Guardia Civil, hasta el aeropuerto de Cuatro de Vientos de la capital. La Audiencia Nacional dictó un auto habilitando "excepcionalmente" desde las 19.00 horas hasta las 24.00 horas para poder iniciar el juicio. Finalmente, Otegi llegó a la Audiencia Nacional a las 19.45 horas en un vehículo todoterreno sin distintivo policial, acompañado de un vehículo policial sin distintivos y con sirenas.

En España

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Federico Jiménez Losantos: '¿Qué aplaudían?'
    2. "Le Figaro" recuerda a Puigdemont que para luchar contra el terrorismo debe respetar la Constitución
    3. La ANC abronca a EEUU por utilizar la bandera española para mostrar su solidaridad
    4. El mosso que abatió a los cuatro islamistas de Cambrils es un exlegionario
    5. El afán de protagonismo de la Generalidad provoca un caos operativo e informativo
    0
    comentarios

    Servicios