España
Noticias y opinión en la red

La manifestación por el 30-D acaba en un plebiscito callejero a favor del Gobierno y contra la Oposición

La fractura social por la política anti-terrorista ha movilizado este sábado a 175.000 personas –174.824, según la Delegación del Gobierno, que concedió 129.715 a la última manifestación de la AVT– en Madrid. Los sindicatos convocantes ni siquiera se han atrevido a dar una cifra. Insistentemente publicitada, la manifestación "Por la paz, la vida y la libertad. Contra el terrorismo" ha resultado un desangelado plebiscito a favor del Gobierno y en contra de la Oposición. El PSOE se ha adueñado de la marcha, convirtiéndola en una fallida demostración de fuerza, con consignas como "Zapatero, no estás solo". Se han hecho oir eslóganes que identificaban al PP y la AVT con ETA. Banderas de Cuba, Venezuela, Ecuador, Colombia y de la II República, pero ninguna española. Con este panorama de división, el presidente comparece este lunes en el Congreso.
REACCIONES
VUELVE EL PÁSALO: "PP Y AVT, SOCIOS DE ETA"
LA PANCARTA DE SORROCLOCO

LD (Agencias) Pancartas "por la paz" y "contra el terrorismo", junto a otras en las que se identifica al PP y a las víctimas con ETA, inundaron este sábado el recorrido de la manifestación convocada en Madrid por UGT, CCOO y la FENADEE en contra del atentado perpetrado por ETA el pasado 30 de diciembre.
 
Muchos manifestantes habían sido convocados a la marcha por SMS anónimos en los que podía leerse: "PP y AVT, socios de ETA", así como por mensajes de correo electrónico en los que se animó a "demostrar al PP lo que es una manifestación".
 
El objetivo anti-terrorista de la convocatoria pronto quedó arrumbado por las consignas contra la Oposición.
 
Reporteros de Tele Madrid [el único canal de televisión que transmitió en vivo la manifestación, de principio a fin] recibieron insultos y empujones a lo largo del recorrido.
 
Los llamamientos a la unidad de los demócratas contra ETA y las críticas a la ausencia del PP, que no ha secundado la manifestación celebrada esta tarde en Madrid contra el terrorismo, han centrado las declaraciones de los políticos del resto de los partidos que sí han asistido a la marcha.
 
Contra el PP y contra ETA

Tras los representantes de las organizaciones convocantes –los sindicatos UGT y CCOO y la Federación Nacional de Asociaciones de Ecuatorianos en España (FENADEE)- se sitúan los políticos, entre ellos los ministros de Trabajo, Jesús Caldera, y Cultura, Carmen Calvo.

A la manifestación también se han sumado el presidente de la Junta de Andalucía y del PSOE, Manuel Chaves, y el secretario de organización de ese partido, José Blanco.

También están los secretarios de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda, de Cooperación Internacional, Leyre Pajín, y de Inmigración, Consuelo Rumí.

El portavoz parlamentario del PSOE, Diego López Garrido, el candidato socialista a la Alcaldía de Madrid, Miguel Sebastián, el secretario general del PSM, Rafael Simancas, y el secretario federal de Movimientos Sociales y Relaciones con ONG del PSOE y concejal socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Pedro Zerolo, han sido otros de los participantes.

También asistieron el líder de IU, Gaspar Llamazares, y representantes de CiU, ERC, del PSC, y el ex líder del PCE Santiago Carrillo.

Entre los actores que asistieron a la manifestación se encuentran José Sacristán, Federico Luppi y Cayetana Guillén-Cuervo, y entre los escritores José Saramago y Rosa Regás.
 
Todos habían llamado a convertir la manifestación en una demostración de fuerza contra el PP. El actor argentino Federico Luppi exhortó, incluso, a crear un "cordón sanitario" para arrinconar a la Oposición al Gobierno de Zapatero.

En declaraciones a los periodistas, Caldera señaló que siempre han combatido el terrorismo, lo que, en su opinión, "es una seña de identidad de los demócratas" y lamentó que el presidente del PP, Mariano Rajoy, en esta legislatura se haya manifestado en cinco ocasiones cuando, dijo, "no había víctimas y hoy que lamentablemente sí que las hay no se manifiesta".

Según dijo "sólo hay una conclusión de esto, que es que en las ocasiones anteriores Rajoy se manifestaba contra el Gobierno y esto no cualifica a un dirigente de la oposición". "Espero que los españoles lo tengan en cuenta y se lo van a tener en cuenta", concluyó.

Por su parte, la vicepresidenta del Congreso, Carme Chacón, dijo antes de comenzar la manifestación que es "completamente miserable la actitud del PP".

Según dijo, el PP "sabiendo que frente a ETA lo más importante es la unidad de los demócratas, ha decidido seguir jugando a la división y la confrontación, demostrando que le importa bien poco la paz, le importa bien poco la vida, la libertad y estar contra ETA".

El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares hizo alusión a la ausencia del PP en la manifestación, al que acusó de anteponer sus intereses partidarios a los de la ciudadanía.

"No debería faltar nadie", dijo Llamazares, quien explicó que de lo que se trata hoy es de "mostrar una expresión de firmeza frente al terrorismo y de solidaridad con los fallecidos por la violencia de ETA".

El conseller de Interior y Relaciones Institucionales de la Generalitat de Cataluña, Joan Saura (ICV), también se refirió al PP al solicitarle que no haga partidismos ni electoralismos, sobre terrorismo.

Además, tras expresar su "solidaridad" con los familiares de las víctimas, consideró "necesaria" la unidad de los partidos y pidió a Batasuna que "no mantenga posiciones cínicas" y a ETA, "un cese indefinido de la violencia".

Por su parte, el senador de CiU Jordi Casas pidió a PP y PSOE que trabajen por la unidad de acción de todos los partidos parlamentarios frente al terrorismo, porque de lo contrario, advirtió, estaríamos permitiendo que ETA marque la agenda política, lo que supone, a su juicio, "un mal servicio a la democracia, a la paz y a que se acabe la violencia".

La portavoz de IU en el Ayuntamiento de Madrid, Inés Sabanés, calificó como "lamentables" las ausencias del alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, y la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre. Recordó que el día del atentado el alcalde hizo un llamamiento a los ciudadanos para que se concentraran en la Puerta del Sol, sin acordarlo con ninguno de los grupos municipales.

También, en la plaza de Colón, el senador Carles Bonet, de ERC, pidió "unidad política" de los partidos para hacer frente al terrorismo y, sobre todo, "unidad de acción" entre los Gobiernos de Madrid y de Vitoria.
 
Todas las banderas, menos la española
 
Entre los manifestantes, caminaron cientos de ecuatorianos residentes en España, compatriotas de Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio, asesinados por ETA el pasado 30 de diciembre.
 
Muchos de los asistentes portaron banderas de Ecuador, y también se pueden ver insignias de Perú, Colombia, Uruguay, Cuba, y de la II República, pero ninguna española.
 
Además, se pudieron ver gran cantidad de pancartas en las que predominó la palabra "paz", y también "contra la violencia", "por la unidad", "contra el terrorismo", "Zapatero no estás solo" e incluso "contra ETA y sus cómplices".
Pancarta contra el PP en la manifestación. (LD)

En España

    Lo más popular