España
Noticias y opinión en la red

La policía francesa atribuye a ETA el robo de una furgoneta y un arsenal con 700 kilos de explosivo

Según Europa Press, la Policía francesa atribuye a ETA el robo, horas antes de que la banda haga efectivo su "alto el fuego permanente", de una furgoneta en una gasolinera del departamento francés de Cantal. Además, han sido hallados en una granja del sur de Francia unos paquetes con 700 kilos de amonal (aluminio y nitrato amónico) así como 30 detonadores y temporizadores. La semana pasada dos encapuchados que según la policía gala hablaban "francés con fuerte acento español" robaron, también en Francia, 20.000 placas de matrícula y dos troqueladoras.

L D (Agencias) Las sospechas de las Fuerzas de Seguridad galas de que los autores del robo son miembros de ETA radican en que llegaron hasta la gasolinera en un vehículo con las matrículas falsas. Las sospechas de las Fuerzas de Seguridad galas de que los autores del robo son miembros de ETA radican en que llegaron hasta la gasolinera en una furgoneta Renault Kangoo con las matrículas falsas. Uno de ellos se introdujo en la furgoneta robada, una Citroën Berlingo que tenía las llaves puestas, y los otros permanecieron en la otra en la que habían accedido a la gasolinera, huyendo en los dos vehículos.  
 
Según informa El País, los empleados de la gasolinera pudieron tomar la matrícula de la Renault Kangoo e informar del robo a la Gendarmería, que comprobó que la matrícula había sido falsificada. Poco después se estableció un amplio dispositivo de seguridad en la región para intentar localizar a los dos vehículos, aunque sin resultado.
 
Las dudas de los especialistas de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se centraban este miércoles, tras el anuncio de tregua de ETA, en si éste afectaría a actividades delictivas como la kale borroka, la extorsión a empresarios y el aprovisionamiento de armas y explosivos, que consideran ha sido "frenético" en Francia durante los últimos meses.
 
El pasado viernes, dos miembros de la banda terrorista ETA consiguieron huir de la Gendarmería francesa, cuando los agentes dieron el alto al coche en el que viajaban para efectuar un control rutinario de alcoholemia. El suceso se produjo en un punto de la Autopista A-62  entre las ciudades de Touluose y Montanbain.
 
Además, la policía francesa se ha hecho cargo de unos paquetes hallados por un granjero en el sur del país que contenían setecientos kilos de amonal y cloratita, así como 30 detonadores y temporizadores, informaron a EFE fuentes de la lucha antiterrorista.

El hallazgo de las bolsas, que según las fuentes podrían llevar algún tiempo en la granja, se produjo en el departamento de Lot, donde recientemente dos presuntos etarras asaltaron a dos gendarmes y les robaron parte de sus uniformes y armas reglamentarias, antes de trasladarles a una granja abandonada, donde les dejaron maniatados y medio desnudos. La policía francesa trabaja con la hipótesis de que los explosivos hallados ahora guarden relación con alguno de los últimos robos cometidos por la banda terrorista ETA.
 
20.000 placas de matrícula y troqueladoras
 
El día 15 de marzo dos hombres encapuchados que, según la policía gala, hablaban "francés con fuerte acento español" robaron unas 20.000 placas de matrícula y dos troqueladoras en una fábrica del departamento francés de Ayn. Los dos asaltantes, que iban armados, ataron y amordazaron al único empleado que estaba en la fábrica en ese momento.
 
Después cargaron en dos vehículos de la empresa "Superplaques" el material robado y se dieron a la fuga, según fuentes policiales francesas. La policía francesa consideró que detrás del asalto se encontraba la banda terrorista ETA por la causa del objeto del robo, el procedimiento empleado y el acento de los encapuchados.
 
Otros episodio a destacar, si bien las investigaciones no tienen clara la autoría, ocurrió el pasado fin de semana en el que una banda de butroneros asaltó una armería en Bilbao y se apoderó de quince revólveres, dos pistolas de aire comprimido y un rifle. Las pesquisas apuntan a que esta incursión estaba preparada al milímetro y que los delincuentes habían recibido un "soplo" porque las armas se encontraban en la tienda de forma temporal para ser revisadas y debían haber sido retiradas el viernes, cosa que no sucedió. El butrón, que fue practicado desde el sótano de la casa contigua, tenía una anchura de 50 ó 60 centímetros, lo justo para pasar una persona. Debido a que el agujero se hizo en el único punto débil de la armería, la Policía sospecha que los delincuentes habían estudiado al detalle el edificio y el momento más idóneo para actuar. El alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, declaró a las agencias que los ladrones "sabían demasiadas cosas, sabían donde estaban las armas".
"

En España

    Lo más popular