España
Noticias y opinión en la red

La viuda de Ramón Baglietto reprocha a Peces Barba que "jamás" se haya preocupado de las víctimas

Pilar Elías, concejal del PP en la localidad guipuzcoana de Azcoitia y viuda de Ramón Baglietto, asesinado por ETA en 1980, ha denunciado en la COPE la soledad a la que Peces Barba tiene condenadas a las víctimas del terrorismo. Ni siquiera ahora que el asesino de su marido ha instalado un negocio en los bajos de su edificio y cada día le intimida con la mirada el alto comisionado se ha dirigido a ella. Mantiene que no va a caer en las provocaciones del etarra y que tampoco consentirá que un asesino le eche de su casa.

0
comentarios
(Libertad Digital) Elías se quedó "de piedra" el día que se enteró de que el asesino de su marido se había instalado en el local de su mismo edificio. En La Mañana del Fin de Semana de la COPE ha relatado que entonces "no sabia qué hacer, me pareció algo horroroso, indignante". Ahora tiene que soportar que Cándido Azpiazu, el etarra que descerrajó un tiro en la nuca a su marido, Ramón Baglietto, diga que es ella quien le está provocando. "Este asesino cambia de oficio, porque era carpintero y de la noche a la mañana se entera de que hay un negocio de una cristalería debajo de mi casa y se viene. ¿Quién es el que está provocando? ¿No tenia otro sitio? Este asesino lo que quiere es provocarme, pero está muy equivocado porque a mi nadie me echa de mi casa, donde he nacido y donde vivo. Él es el que ha venido a provocarme".
 
La también concejal del PP en el municipio guipuzcoano de Azcoitia ha reconocido que sus hijos le están animando a que se marche del pueblo. Pero ella insiste en que "están muy equivocados". Explica que ha nacido en esa casa: "A mí no me echan, menos el asesino de mi marido me va a echar de mi casa. No señor, yo estoy en mi casa, el que se tiene que marchar es él. Qué sinvergüenza". Elías se siente arropada en la localidad. Dice que el pueblo la respeta, pero ve que el asesino también tiene el respaldo de los suyos, "que por desgracia son bastantes".
 
Ha sido ahora, cuando su caso ha saltado a los medios de comunicación cuando ha sabido que el asesino de su marido ha puesto el negocio a su nombre, pese a que nunca llegó a pagar a la familia de su víctima la indemnización fijada por un juez. "Yo creía que estos individuos eran insolventes. Ahora ya veremos lo que hago". Ante la pregunta de si se ha puesto en contacto con ella el alto comisionado de las víctimas, para asesorarla ahora sobre cómo reclamar esa indemnización, es Elías la que responde con otro interrogante: ¿Es que ese señor se pone en contacto con las víctimas del terrorismo? Eso me gustaría a mí, porque ese señor jamás se ha preocupado de nosotros. Ese señor jamás, jamás se ha dirigido a nosotros, jamás". 
 
Pilar Elías ha recordado que su marido salvó la vida del que luego le pegó un tiro en la nuca. El etarra Azpiazu era entonces un niño de un año y dos meses. Ramón Baglietto vio que una madre iba a cruzar la carretera siguiendo a su hijo mayor, al que se le había  escapado la pelota. Se acercaba un camión. "La madre, en el impulso de salvarle, sin darse cuenta de que llevaba a la otra criatura en brazos, salió corriendo detrás del otro hijo para que no fuera atropellado por el camión". Al ver el peligro que corría, Baglietto, que entonces ya era novio de Pilar Elías, "le arrebató de los brazos a esta criatura y le salvó mientras que la madre y el otro hijo quedaron debajo del camión. Pues este chaval, cuando tenía 19 años fue el autor material de los hechos, fue el que le disparó el tiro en la nuca, y encima este sinvergüenza ahora, que dice que le estoy provocando, es el que viene debajo de mi casa comprándose un negocio, ¿qué le parece?"
El comisionado Peces Barba.

En España