España
Noticias y opinión en la red
ASOCIACIÓN AYUDA A LAS VÍCTIMAS DEL 11-M

Contundente querella contra Manzano por el arma homicida del 11-M

La Asociación Ayuda a las Víctimas del 11-M ha presentado este miércoles una querella contra el ex responsable del los Tedax, Sánchez Manzano, por omisión del deber de perseguir delitos, encubrimiento por ocultación de pruebas y de falso testimonio respecto a los atentados del 11-M.

Pocas veces una querella refleja de forma tan exacta y bien relatada los hechos que la motivan como la que ha redactado el abogado José María de Pablo. La Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M ha presentado este miércoles en los Juzgados madrileños de Plaza de Castilla su anunciada querella contra el ex responsable de los TEDAX Juan Jesús Sánchez Manzano. Le acusan de omisión del deber de perseguir delitos, encubrimiento por ocultación de pruebas y falso testimonio. Ninguna de las acusaciones queda sin carga probatoria: las palabras del propio Sánchez Manzano, las de la perito de los TEDAX y las de varios mandos y agentes del cuerpo.

La sentencia del 11-M sostuvo que “no se sabe con absoluta certeza la marca de dinamita que explotó en los trenes”. Un desconocimiento por parte del tribunal de la Audiencia Nacional que juzgó los hechos que para la Asociación de Ayuda a las Victimas del 11-M parte del “encubrimiento y falso testimonio” del ex responsable del los Tedax, Juan Jesús Sánchez Manzano y la jefa del laboratorio de los Tedax.

En la contundente querella de 41 folios, la asociación de víctimas que preside Ángeles Domínguez denuncia la ocultación a la Policía Científica de los restos recogidos en los doce focos de explosión de los atentados del 11 de marzo de 2004 por parte de Sánchez Manzano.

Denuncian las víctimas que durante el 11 y 12 de marzo, los Tedax recogieron “de todo” tipo de pruebas en los cuatros escenarios de los brutales atentados (estaciones de Atocha, Santa Eugenia y El Pozo, junto con la madrileña calle Téllez) para que se pudiera esclarecer qué material explotó en los trenes y quiénes fueron sus autores. Esos “kilos y kilos” de muestras estaban a cargo de Sánchez Manzano.

No se siguió el protocolo de actuación

Dichos vestigios, siguiendo el protocolo oficial de actuación que durante la celebración del juicio defendió el propio subdirector general operativo del Cuerpo Nacional de Policía, Pedro Díaz Pintado, se remiten “siempre” al laboratorio de la Comisaría General de la Policía Científica, donde se realizan los análisis científicos definitivos, ya que la labor de los Tedax cuando se produce un atentado se limita a realizar un primer análisis “para orientar a las unidades de investigación”.

Sin embargo, declaran las víctimas que el entonces responsable de los Tedax, Sánchez Manzano, no envió esos restos de las explosiones (arena, tierra, telas, algunas muestras de acetona y agua, etc) a la Policía Científica para que continuase con la investigación. “Es, probablemente, la primera ocasión en los últimos veinte años en la que los Tedax impiden a la Policía Científica analizar los vestigios de los focos de explosión de un atentado terrorista”, subraya la querella.

Durante el juicio del 11-M, Manzano argumentó que dicho envío no se había producido porque “los vestigios de las explosiones nunca se enviaban a la Policía Científica”. Sin embargo, en un informe remitido como prueba pericial por dicho cuerpo policial al tribunal de la Audiencia Nacional que juzgó los atentados consta que Sánchez Manzano había firmado “en multitud de ocasiones” la remisión a la Policía Científica de restos explosionados en diferentes atentados .

El mismo tipo de restos que durante el juicio Manzano declaró que nunca se enviaban, y que según las víctimas, impidió que la investigación pudiera determinar sin lugar a dudas la marca comercial del explosivo utilizado por los terroristas del 11-M.

Asimismo, la Asociación de Ayuda a las Victimas del 11-M se querella contra la jefa del laboratorio de los Tedax ya que ésta “tuvo en sus manos y analizó vestigios correspondientes a los 12 focos de explosión e hizo desaparecer los extractos de agua y acetona obtenidos durante sus análisis, impidiendo así cualquier prueba o contranálisis”.

Sólo una parte de esos vestigios fueron lavados con agua y acetona por la jefa del laboratorio mientras que el resto fue almacenado sin ser sometidos a tratamiento alguno. Pero un segundo informe pericial elaborado a petición de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional concluyó que los restos no lavados con agua y acetona, que eran la mayoría puesto que de cada vestigio se extrae una pequeña parte para ser analizada, habían desaparecido. En total, la jefa del laboratorio de los Tedax conservó 23 muestras (no llega ni a dos muestras por cada foco de la explosión, como tornillos y clavos) de los kilos iniciales de material que se recopilaron.

Para las víctimas, los querellados “ocultaron a la Policía Científica los centenares de vestigios que los Tedax habían recogido en los focos de explosión, impidiendo un análisis científico de los mismos que habría favorecido el esclarecimiento de los hechos; escondieron la inmensa mayoría de los vestigios procedentes de los focos de explosión, entre ellos los más valiosos para la investigación (los que no fueron lavados con agua y acetona), impidiendo que los ocho peritos designados por el Tribunal los pudiesen analizar;  hicieron desaparecer el extracto de agua y acetona en el que fueron lavados algunos vestigios; e incluso a día de hoy los querellados continúan ocultando esa inmensa mayoría de vestigios desaparecidos, cuyo paradero todavía se desconoce”.

Delitos de encubrimiento y falso testimonio

Por ello piden a la Justicia que investigue si Sánchez Manzano, la jefa del laboratorio de los Tedax, así como “el resto de personas que la instrucción determine oportunas”, han incurrido en los delitos de omisión del deber de perseguir delitos, encubrimiento por ocultación de pruebas y de falso testimonio en torno a los atentados del 11-M.

Sostiene la Asociación de Ayuda a las Victimas del 11-M que “la ausencia de depuración de responsabilidades a este respecto nos obliga a asumir nuestra responsabilidad en esta lucha y actuar de manera consecuente”. Con esta querella, las víctimas quieren hacer uso de su derecho para conocer la verdad “frente a todos los aspectos que han quedado sin resolver”.

Asimismo, subrayan que “la oscura actuación de algunos individuos no debe en ningún caso poner en duda o manchar el buen nombre de la integridad del colectivo de miembros de  Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado”. En este sentido, los sindicatos mayoritarios de la Policía, el Sindicato Unificado de Policía (SUP) y la Confederación Española de Policía (CEP), han señalado que la querella contra Sánchez Manzano debería apuntar "más arriba".

Acceda a los 40 comentarios guardadosClick aquí

Lo más popular