Menú

Montilla no pudo evitar los insultos pese a blindarse en la Diada

El presidente Montilla blindó el monumento a Casanova para la celebración de la Diada para evitar los abucheos que recibió durante su manifestación contra el Constitucional. Fue inútil. Los independentistas le insultaron mientras aplaudían a Laporta y Guardiola.

Agencias
0
Carod, Montilla y Saura en la Diada que se ha celebrado este sábado | EFE

La Generalidad cambió este año el formato de la tradicional ofrenda floral al monumento a Rafael Casanova con motivo de la Diada y alejó al público de las inmediaciones de la estatua, blindando así a la clase política de los habituales abucheos de radicales a partidos y entidades. Los ciudadanos que acudieron al acto se tuvieron que situar detrás de las vallas ubicadas en la confluencia entre la Ronda Sant Pere y la calle Girona de Barcelona, mientras que el espacio más próximo al monumento, en la Ronda de Sant Pere, quedó ocupado este año por la orquesta que interpreta el himno nacional de Cataluña al paso de cada delegación que homenajea a Casanova.

Fuentes de Presidencia de la Generalidad precisaron que este cambio de formato se hizo por recomendaciones de seguridad y no por un criterio político, y recordó que cada vez es menor la afluencia de manifestantes radicales que viene a primera hora al monumento para abuchear e insultar a la clase política. Los ciudadanos que a primera hora de la mañana pudieron situarse más cerca del monumento eran colectivos antitaurinos que piden acabar con los "correbous" y un grupo de personas ataviado con banderas independentistas, que gritaban desde lejos a los políticos.

Insultos de todas formas

Pero todo fue inútil. Los políticos más abucheados volvieron a ser José Montilla y el consejero de Interior, Joan Saura. Ambos fueron fuertemente increpados a su llegada con insultos y peticiones de dimisión. "Vendidos, españolistas y botiflers", fueron algunas de las expresiones que los dirigentes del tripartito tuvieron que escuchar. Los miembros de ERC, encabezados por Joan Puigcercós, fueron tildados de "cobardes" por acercarse al monumento de Casanovas emboscados detrás de una asociación cultural.

CDC, encabezado por Mas y que prácticamente no llevaba distinciones del partido -llevaba decenas de banderas catalanas-, tampoco se libraron de los abucheos y en contraposición a Unió no recibieron un solo aplauso.

Mientras, el ex presidente Joan Laporta y el entrenador del Barça, Josep Guardiola, fueron recibidos al grito de "president, president" por los ciudadanos. Con diferencia, la formación de Laporta fue la que más simpatías despertó entre el millar de personas, la mayoría de independentistas, que esperaban la llegada de las comitivas de instituciones y partidos. Carretero por su parte fue el único que se ha acercado a saludar a los ciudadanos, que le han contestado con un tibio aplauso y sin abucheos.

Guardiola triunfa

Al margen de los políticos, los aplausos más entregados fueron para el Barcelona, encabezados por el presidente, Sandro Rosell, el entrenador, Josep Guardiola, y el capitán del equipo, Carles Puyol. Guardiola se fue del acto abrumado por los gritos de "eres el único que vale" y "president, president".

Òmnium Cultural y los representantes pro selecciones catalanas fueron también bien recibidos, así como el resto de entidades culturales y deportivas. UGT y CCOO, que llevaban pancartas animando a ir a la huelga general, tuvieron un recibimiento frío entre algunos silbidos y la indiferencia general.

Cordón policial

Los ciudadanos que acudieron al acto mostraron su enfado por la decisión de los organizadores de alejarlos cien metros del monumento de Casanovas, al grito de "somos el pueblo, nosotros votamos". La distancia ha hecho que los abucheos se produjeran en el momento de la llegada y no durante la ofrenda.

Con todo, la afluencia de ciudadanos fue menor este año que en anteriores y la mayoría de personas que increparon a los políticos eran jóvenes y ancianos.

Los asistentes, que gritaron "independencia, independencia" y "somos una nación, nosotros decidimos", tan solo portaban dos senyeras y ninguna pancarta pro soberanista.

Los carteles versaban sobre la prohibición de los toros, la custodia compartida de los hijos en caso de divorcio, la derogación de la ley contra la violencia de género y el rechazo a la corrupción política.

Las quejas de CIU

Por su parte, el presidente de CiU, Artur Mas, dijo que el antiguo formato de la ofrenda floral al monumento a Rafael Casanova, en Barcelona, ofrecía "mucha más libertad" a la gente para manifestar sus opiniones frente a los políticos que se acercaban al lugar.

Mas explicó que el Gobierno de Montilla "consultó" a CiU sobre qué le parecía este nuevo formato y los nacionalistas aceptaron "acomodarse a las circunstancias", sin poner ningún "impedimento". "Realmente es muy diferente de otros años. Otros años había mucha participación, incluso mucho griterío, había mucha más libertad en este sentido. Este año todo queda mucho más restringido", ha dicho.

Mas hizo un llamamiento a "los siete millones de catalanes" para que "hagan piña" y se unan en torno a un "proyecto de futuro para el país" que permita superar el "difícil" momento que vive Cataluña con la crisis y los recortes al Estatut.

El líder de CiU reprochó el tono "partidista" del discurso del presidente de la Generalidad, José Montilla, en su mensaje institucional de ayer con motivo de la Diada Nacional de Cataluña. Según Mas, fue un "discurso más de partido que de país" que no iba en la línea de "unir más a la gente" sino que incluía reproches a la "pulsión separadora" de algunos sectores del catalanismo.

Mas recalcó que ahora "toca unir el país de cara a sus grandes proyectos de país, toca unir ilusiones y esperanzas". Después de que Montilla haya apostado por mejorar las relaciones con el resto de España, Mas ha ironizado sobre el hecho de que bajo su presidencia las relaciones están "peor que nunca".

En España

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Celades vuelve a su once de gala con Ceballos en lugar de Denis
    2. Los dos 'palos' que esperan a los pensionistas del futuro (y de los que nadie les avisa)
    3. Podemos boicotea el 40 aniversario de la democracia y quiere prohibir la entrada en el Congreso a Martín Villa
    4. Marhuenda confunde a Rajoy con el mismísimo Dios
    5. Ábalos dice que la posición de Sánchez sobre el alcalde de Blanes es "hipócrita" e "inmoral"
    0
    comentarios
    Acceda a los 21 comentarios guardados

    Servicios