España
Noticias y opinión en la red
ETA Y FARC SE ENTRENABAN EN VENEZUELA

Eloy Velasco acusa al Gobierno de Chávez de colaborar con ETA

  • Arturo Cubillas era el líder de ETA en Venezuela.
  • Chávez dio cargos en su Gobierno a él y a su mujer.
  • Las FARC enseñaron a ETA a manejar misiles tierra-aire.
  • ETA iba a marcar objetivos para las FARC en Madrid.
  • ETA desarrolló un mortero en Cuba y lo probó en Venezuela.

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco acusó este lunes al Gobierno de Venezuela de colaborar con los terroristas de ETA y las FARC, en un auto de procesamineto contra varios etarras y narco-terroristas por colaborar para atentar contra altos cargos colombianos en España.

En un auto hecho público este lunes, Velasco dictó orden de busca y captura para doce de los procesados –todos menos la integrante de la Comisión Internacional de las FARC Remedios García Albert, que vive en España– y solicitó su extradición a los Gobiernos de Venezuela y Cuba, países en los que residen en la actualidad.

Los etarras procesados son Arturo Cubillas Fontán, José Ignacio Echarte Urbieta, Ignacio Domínguez Achalandabaso, José María Zaldúa Corta, José José Ángel Urtiaga Martínez y José Miguel Arrugaeta San Emeterio. El juez imputó a todos el delito de colaboración con organización terrorista; a los cuatro primeros, además, el de tenencia de explosivos; y a Cubillas Fontán también el de conspiración para cometer homicidios terroristas.

Este último delito es atribuido también a los miembros de las FARC Omar Arturo Zabala Padilla y Víctor Ramón Vargas Salazar. El juez también imputa a los narco-terroristas Gustavo Navarro Morales, Emiro del Carmen Ropero Suárez, Rodrigo Granda Escobar, Remedios García Albert y Luciano Martín Arango por colaboración con banda armada.

El hilo principal de la conexión denunciada por el juez entre ETA, FARC y Venezuela es el veterano terrorista de ETA Arturo Cubillas Fontán, que tras ser detenido por las Fuerzas de Seguridad francesas fue deportado a Argelia en noviembre de 1987. Posteriormente, el 28 de mayo de 1989, tras el fracaso de las negociaciones mantenidas en Argel entre ETA y el Gobierno de Felipe González, el país norteafricano deporta al etarra hasta Venezuela, donde ha residido desde entonces.

Desde su llegada a Venezuela, el etarra continuó su actividad terrorista y se erigió como el máximo responsable de ETA en el país sudamericano, desde, al menos, 1999, según el auto del magistrado. Allí se casó con Goizeder Odriozola Lataillade.

Ambos, tanto él como su mujer, entraron a formar parte del Gobierno de Venezuela con la llegada al poder Hugo Chávez Frías en febrero de 1999. Cubillas es nombrado en 2005 director adscrito a la Oficina de Administración y Servicios del ministerio de Aguicultura y Tierras de Venezuela. Su mujer ha obstentado diversos cargos, el último de ellos, el de directora de Relaciones Institucionales del ministerio de Poder Popular para el Deporte, para el que fue designada en enero de 2007. Unos nombramientos que fueron justificados en su momento por la mano derecha de Chávez.

En 1999, el Comité Ejecutivo de ETA, decidió establecer "relaciones oficiales" con las FARC, continuando con los contactos informales que desde años atrás había iniciado José Ángel Urtiaga Martínez, líder de los etarras refugiados en Cuba, con la autorización de la propia dirección etarra. El hombre que fue designado para estar en permanente contacto con los terroristas colombianos fue Arturo Cubillas.

Según el auto del magistrado, tras el año 1999, comenzaron de forma fluída las actividades conjuntas ETA-FARC. Ese año, ETA desarrolló el mortero Jotake-Handia –una versión mejorada– en Cuba y lo probó, tiempo después, en Venezuela. Y es que de ese año, 1999, es la carta que envió el etarra José Ignacio Echarte Urbieta –deportado en Cuba– pidiendo permiso a la dirección de la banda terrorista para probar el "asunto gabardina", el nuevo modelo de mortero para granadas Jotake que permitió landar las granadas mucho más potentes y mucho más lejos (de hasta 40 kilos a casi 600 metros), en el país de preside Hugo Chávez. El primer atentado con este mortero fue el 18 de octubre de 2003, contra el cuartel del Ejército en Aizoain (Navarra).

En 2002, ETA ya había instruído a las FARC en la fabricación de coches-bomba. Ese año, Colombia encontró en manos de los narco-terroristas material muy similar al utilizado por ETA en España, específicamente, dos coches-bombas preparados de la forma en que normalmente los monta la banda terrorista, varios mandos a distancia para activar los coches-bomba como los que solía utilizar ETA (marca Kenwood TH22) y lo que el Gobierno colombiano denominó como "cilindros-bombas", y que no era otra cosa que los habituales morteros para lanzar granadas Jotake de ETA.

Un año más tarde, en 2003, la selva venezolana se convirtió ya en el gran santuario de ETA y FARC. Entre el 14 de julio y el 12 de agosto de ese año, cuatro terroristas de ETA recibieron en Venezuela un cursillo de adistramiento militar. Buena cuenta de ello dió en la bandeja de salida del correo electrónico del ex líder de las FARC Raúl Reyes, cuyo portátil fue encontrado tras un duro ataque de Colombia a las FARC en la frontera con Ecuador y que, además de costar la vida al propio Reyes, provocó un importante conflicto diplomático con la propia Ecuador y Venezuela.

"Ricardo conversó telefónicamente con los amigos de Navarra, ya están en comunicación con Amparo, ellos son cuatro y llegan a Maracaibo el lunes 14, para que los reciban". El líder de las FARC Ruben Reyes informó así de la llegada de los etarras a Maracabio (Venezuela), para el curso de adiestramiento militar, a otro de los altos dirigentes de las FARC, Iván Márquez.

Es más, el correo de Rubén Reyes permitió también conocer uno de los correos que había recibido con posterioridad: "Los amigos de ETA, recientemente recibieron un curso donde Iván, solicitado por ellos. Se les planteó allí la posibilidad de contribuirnos con trabajos en España y otros países. Se habló de Pastrana, Noemí y Bernardo Gutiérrez, según comunican ahora no tienen muchas dificultades en localizar a los dos primeros".

Es decir, ETA iba a localizar objetivos para las FARC en Madrid. Durante el curso de adistramiento militar, las FARC propuesieron a ETA localizar en España al ex presidente de Colombia Andrés Pastrana, la por entonces embajadora de Colombia en España Noemí Sanin, y al periodista y ex terrorista de Ejército Popular de Liberación (EPL) Bernardo Gutierrez. ETA les trasmitió que localizaría a Pastrana y Sanin.

Ese mismo año también, en diciembre, las FARC instruyeron a ETA en el uso de misiles tierra-aire. Misiles de este tipo fueron incautados a la banda terrorista en octubre de 2004 en Francia, tras la detención de los dirigentes etarras Mikel Albisu y Soledad Iparraguirre. Precisamente, hace unos meses Pedro María Olano, el etarra que amenazó a Regina Otaola, fue condenado en la Audiencia Nacional por transportar tres misiles tierra-aire con los que ETA quería asesinar al presidente Aznar. En ese transporte, Olano fue ayudado por el veterano etarra Gregorio Jiménez Morales, identidad que Interior atruyó el domingo al etarra José Lorenzo Ayestarán Legorburu, detenido junto al máximo dirigente de ETA, Ibon Gogeascoechea, en Baja Normandía.

Según el auto del juez Velasco, correos electrónicos encontrados en en el portatil de Raúl Reyes demuestran que ETA y FARC intentaron organizar un encuentro entre miembros de su dirección entre finales de 2003 y 2004, que fue frustrado por la contundencia de las operaciones contra ETA llevadas a cabo en España y Francia.

"Los etarras están de acuerdo en entrevistarse con Raúl Reyes, si bien tienen un inconveniente para comunicar con su dirección que permanece en Europa, y ello implica algún tiempo, confirmando que la reunión podría realizarse la segunda quincena de enero". Correo electrónico enviado el 1 de diciembre de 2003 por el dirigente de las FARC Ricardo (Granda Escobar) a Raúl Reyes tras entrevistarse con Arturo Cubillas.

"Los de ETA dieron el perfíl del personaje, dicen que han tenido un mal año con muchas detenciones de gente de su dirección y por el momento es imposible que alguien de ellos pueda moverse por razones de seguridad". Ricardo (Granda Escobar) informó el 17 de julio de 2004 a Raúl Reyes que el encuentro con un miembro de la dirección de ETA era imposible por el momento.

Peso a no poder cerrar el encuentro en representantes de las cúpulas de ambas organizaciones terroristas, las relaciones entre FARC y ETA continuaron con el beneplácito del Gobierno venezolano. En agosto de 2007, ETA impartió a las FARC un curso sobre la activación de bombas de explosivo militar C4 con teléfonos móviles. Militares venezolanos escoltaron a los miembros de ETA y FARC hasta los campos de entrenamiento. Según el auto, "a este curso acudieron viajando por tierra vía Maracaibo con el conocimiento y la compañía de una persona que vestía chaleco con escudo de la DIM (Dirección de Inteligencia Militar de Venezuela) y de un vehículo de escolta con militares venezolanos".

Acceda a los 23 comentarios guardadosClick aquí

Lo más popular