España
Noticias y opinión en la red

RAJOY: "¿Yo tenía que haber apoyado el GAL, que el fiscal apoye las tesis de Parot, el cese de Fungairiño o los guiños a Batasuna?"

El presidente del PP ha respondido a las acusaciones del PSOE sobre su falta de lealtad en la lucha antiterrorista. Haciendo alusión a las palabras de Felipe González, Rajoy se preguntó si él tenía que haber apoyado "los GAL", que Cándido Conde Pumpido "apoye las tesis del etarra Parot", "el cese del fiscal Fungairiño" o los "guiños constantes" a Batasuna. Dijo que el 11-M está fuera de su discurso político, pero pidió que se siga investigando. Además, negó que sea "anticatalán" y explicó que cuando censura a Zapatero no critica a España o Cataluña, critica "al señor Zapatero".

(Libertad Digital) Preguntado en Telecinco por si mantiene la acusación al Gobierno de Zapatero de no colaborar en la investigación de los atentados de Madrid, Mariano Rajoy ha explicado que "hace mucho tiempo" que no tiene "incorporado el 11-M" en su discurso político. No obstante, aprovechó la pregunta para mostrar su solidaridad con las víctimas ahora que se van a cumplir dos años de la tragedia y para reclamar al Ejecutivo que siga trabajando para esclarecer el atentado.
 
"Atentados como éste hay que seguir investigándolo siempre", ha dicho Mariano Rajoy, que recordó que se acaban de conocer "noticias que tienen su interés y que Interior debe investigar para que esto no se vuelva a repetir". El presidente del PP se refería a la noticia publicada por El Mundo, según la cual, el ex minero Emilio Suárez Trashorras contó a casi una decena de agentes de las Fuerzas de Seguridad que El Chino era amigo de los dos etarras detenidos en Cuenca con 500 kilos en la caravana paralela a la del 11-M.

Este miércoles, El Mundo desvela que el comisario general de Información, Telesforo Rubio, contactó con algunos de los agentes que participaron en aquella reunión para que desmintieran que en dicha reunión Trashorras dijera que El Chino le contó que los etarras de Cuenca eran amigos suyos.

La "mayor sorpresa" de su vida

El presidente del PP afirmó durante la entrevista que "la mayor sorpresa" que se ha "llevado" en su "vida" ha sido la actitud del PSOE en estos dos últimos años. "El problema", explicó Rajoy, es que "se supone" que los socialistas "tenían que pactar por la igualdad de los españoles" y no lo ha hecho, con el que él ha tenido que "defender las posiciones de la izquierda española" asumiendo un "papel" que no es el suyo "porque no lo hizo quien lo tenía que hacer", en alusión a Zapatero.

Rajoy, al recordar que en la Convención volvió a proponer al presidente un pacto contra el terrorismo, aludió a unas palabras del ex presidente Felipe González, quien afirmó que la "oposición debe apoyar al Gobierno" en este tema "aunque se equivoque". A juicio del líder del PP, eso "es disparatado" y se preguntó si eso significa que tenga que "apoyar al GAL", al "Fiscal General del Estado", al "cese de Fungairiño" o los "guiños a Batasuna". "Sería un irresponsable si lo hiciera", manifestó Rajoy, que explicó que "estas cosas se hablan y se pactan". Así, puso el ejemplo de las anteriores legislaturas, en que ambos partidos "compartían información, objetivos y estrategia" y él mismo "informaba al PSOE de todo lo que hacíamos contra ETA".

El presidente de los populares se refirió, contestando a una pregunta del periodista, a la acusación del Gobierno de que José María Aznar también negoció con los terroristas. Rajoy se remontó al año 1998, cuando ETA declaró una tregua, de la que "el Gobierno se enteró de la misma forma que el resto de españoles". "Con el transcurso del tiempo", continuó, "nos dimos cuenta de que la tregua era fruto de un acuerdo del PNV". Aludió también a la delegación del Ejecutivo que se reunió con ETA, después de explicar a "todos los partidos políticos" cuál era el objetivo del encuentro: "Ver exactamente lo que significaba" la tregua "y las verdaderas intenciones de la banda". "Lo que yo sé es que allí se dijo, con meridiana claridad, que no podía haber concesión política", sentenció Rajoy. "Y nunca más volvió a haber una reunión". Por eso, a juicio del líder del PP, "equiparar" esa reunión con las negociaciones actuales del Gobierno "es faltar a la verdad".

El otro gran tema de los últimos meses, el Estatuto catalán, también fue objeto de comentario por parte del presidente popular. Rajoy recordó los "problemas muy graves" que tiene el texto, de "constitucionalidad", como "germen de conflictos", y de "interpretación", con "artículos ininteligibles". Insistió también en que es "nefasto" para los catalanes por su carácter intervencionista. Sobre los trabajos de la Comisión Constitucional, expresó su esperanza de que los políticos "se dejen de eslóganes y usen argumentos". "Quiero que nos expliquen lo que han pactado", "que se diga en qué beneficia a la gente", afirmó. "A ver si tenemos un debate de razones" y no de acusaciones de anticatalanismo, porque, señaló, cuando "critico a Zapatero, no critico a España", en una comparación de su censura a la actitud de los dirigentes en Cataluña.

Otro de los asuntos que trató Rajoy fue la no comparecencia del presidente del Supremo Francisco José Hernando, que calificó de "muy razonable". Según el líder popular, la comparecencia se explicaría si fuera a tratar "temas de puro gobierno, pero en ningún caso a explicar cómo aplica un juez la ley, porque el juez es absolutamente independiente a la hora de aplicar la ley". Preguntado si no le parecería lógico que Hernando hubiera comparecido aunque se hubiese negado a contestar determinadas preguntas, el líder del PP señaló que, en su opinión, "lo lógico es que el Parlamento no lo hubiera llamado" y criticó a los grupos políticos que pidieron la comparecencia "por razones estrictamente políticas" y que "prestaron" así un "flaquísimo favor al Parlamento y a la relación normal entre instituciones". 

El pasado del PSOE y el futuro del PP

Rajoy también se refirió en la entrevista a la Convención y la acusación del Gobierno de estar anclados al pasado, algo que hace, a juicio del presidente del PP, "porque no puede acusarnos de otra cosa". Frente a la actitud del Ejecutivo de dedicarse a ver "quiénes somos y de dónde venimos", contrapuso su intención de ocuparse del futuro. Respecto a la posibilidad de que la presencia destacada en el partido de líderes de la anterior legislatura (en alusión a Acebes y Zaplana) colaboren en el recuerdo del pasado, Rajoy explicó "que los dirigentes políticos no se cambian cada año" y que él aplica la máxima de que "no hay que ganar amigos por sustitución sino por ampliación".

El líder de la oposición indicó que en la polémica de la supuesta menor valoración en el seno del partido de dirigentes "moderados" como Gallardón o Piqué "hay mucho de literatura y poco de realidad". Rajoy insistió en que las personas en el partido "están unidas en lo fundamental" y, "a partir de ahí, todos somos distintos", como "en cualquier organización". El presidente popular no quiso adelantar acontecimientos sobre futuros cambios en la dirección y manifestó que él hará "todo lo posible por ganar" en las próximas elecciones "porque España necesita un cambio de Gobierno" después de esta legislatura en que "nos hemos enredado en cosas ridículas" y "estamos peleados con todo el mundo: Estados Unidos, Merkel, El Vaticano...". "Si gano o no ya se verá", y dijo que se ve "con ganas para intentarlo" de nuevo si no lo logra en 200

Mariano Rajoy.

En España

    Lo más popular