España
Noticias y opinión en la red
A LA INAUGURACIÓN NO ASISTIERON NI EL GOBIERNO NI EL PSOE

Un monumento recordará para siempre a las víctimas de ETA en la "plaza de la Dignidad"

El homenaje espontáneo a las víctimas de De Juana Chaos tras su excarcelación se ha hecho permanente este sábado gracias a las donaciones anónimas de miles de ciudadanos. En un emotivo acto, se ha inaugurado el monumento que recordará para siempre a quienes han muerto a manos de ETA. Allí estuvieron DENAES, la AVT, el Foro Ermua y destacados dirigentes del PP. No asistieron, en cambio, miembros del PSOE o del Gobierno. Las alusiones a Zapatero y al ayuntamiento de Madrid en los discursos fueron recibidas con silbidos; para las menciones a Aguirre y San Gil, hubo aplausos.

(Libertad Digital) Centenares de personas así como destacadas personalidades acompañaron a las víctimas en el acto de inauguración del monumento, sufragado con las donaciones de miles de ciudadanos en una iniciativa impulsada por la Fundación de Defensa de la Nación Española.
 
Al acto asistió una nutrida representación de víctimas, entre ellas los familiares de los doce guardia civiles asesinados por ETA en 1986, así como destacados dirigentes del PP como Ignacio Astarloa, Esperanza Aguirre, Alberto Ruiz Gallardón o Manuel Fraga. En el acto también han estado presentes el ex presidente del Foro de Ermua, Mikel Buesa; Mar Blanco, hermana del concejal del PP de Ermua asesinado, Miguel Ángel Blanco; el ex alcalde de Madrid José María Álvarez del Manzano y la concejala Ana Botella, entre otros.
 
El acto comenzó con la interpretación de un aria de Bach, "Que descansen vuestros ojos fatigados", ante los centenares de personas que acudieron a celebrar con las víctimas la inauguración del monumento. Ricardo Garrudo, vicepresidente de DENAES, abrió el turno de intervenciones en el estrado, al que subieron el presidente de la AVT, del Foro de Ermua y Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, entre otros.
 
Iñaki Ezkerra elogió en su intervención el papel de las víctimas recordando que "somos libres y tenemos esperanza por ellas". "Una sociedad que no reconoce a sus víctimas tiene un futuro muy negro", indicó el presidente del Foro de Ermua. Ezkerra recordó también al PP vasco y en especial, a la defensa de las libertades que desempeña "heroicamente María San Gil en mi tierra". Sus palabras fueron recibidas con un entusiasta aplauso y al grito de "María, María". También habló de Aguirre: "Ya podíamos tener una lehendakari así los vascos".
 
Manuela Lancharro, hermana de uno de los agentes asesinados por ETA en ese lugar, fue la siguiente en intervenir. Recordó que "han pasado unos meses muy duros intentando que la Justicia se aplicara para que no saliera de la cárcel" De Juana Chaos, uno de los autores del atentado. "Me siento decepcionada y dolida con esta justicia", proclamó entre aplausos antes de recordar que De Juana saldrá de la cárcel en unos meses. "No me va a hundir, sacaré fuerzas", afirmó Lancharro, que también pidió que no prescriban los delitos por terrorismo así como más justicia para las víctimas.
 
Santiago Abascal, presidente de DENAES, señaló que en estas "circunstancias dolorosas", tras el "asesinato de un servidor de la justicia del Estado de Derecho y de España", en alusión a la última víctima de ETA, "este regalo proviene de la nación española".  De esa forma expresó su profundo rechazo por los "verdugos". De ellos dijo que quieren romper la nación española, romper los vínculos históricos que nos unen".
 
Abascal no se limitó a la banda terrorista ETA en su discurso: "Nuestra repugnancia hacia los que persiguen la secesión por métodos violentos", pero también a los que  "afirmando discrepar de sus medios persiguen idénticos fines políticos que los terroristas". "Hemos señalado en la placa conmemorativa" que "no son simples locos", "sino enemigos de España", dijo en alusión a los etarras. El monumento, insistió, está dedicado a los "héroes involuntarios" de la "nación española".
 
El "daño moral" a las víctimas
 
Es por ello que "no vamos a diluir su responsabilidad. No caeremos en la falacia de ignorar las intenciones políticas de los terroristas", reiteró.  En esta severa línea de condena, el presidente de DENAES señaló las "intenciones totalitarias" a las que no hay que "claudicar" "por responsabilidad" contra "los que dicen avanzar políticamente en el camino de la secesión".
 
Santiago Abascal se refería así a quienes "rompiendo todos los pactos, no han dudado en contraer compromisos políticos con los nacionalistas" y en lo que califica como "una vergonzosa manipulación", intentaron poner en la calle "a un asesino siniestro", dando "una bofetada a las victimas del terrorismo y a todos los españoles", en clara referencia a la excarcelación del etarra De Juana Chaos. Pese a que más tarde se "obligó a volver sobre sus pasos a los que lo sacaron a la calle", no se pudo reparar el enorme "daño moral" provocado, hecho que se intenta subsanar con el monumento.
 
Aplausos y abucheos
 
Durante el acto, el público manifestó su opinión con aplausos y silbidos en las alusiones a políticos y actuaciones del Gobierno en fragmentos de los discursos que se escucharon en la plaza de la República Dominicana, rebautizada, a raíz de la movilización ciudadana, como "plaza de la Dignidad". Así, hubo entusiastas aplausos a la Cadena Cope por su respaldo a la iniciativa, así como a San Gil y a Aguirre, que recibió una calurosa acogida al llegar al acto.
 
No ocurrió lo mismo con Gallardón: las alusiones de Casquero al ayuntamiento de Madrid suscitaron abucheos en el público, que hizo lo propio con las menciones en algunas de las intervenciones a Zapatero y su política antiterrorista.
 
La propuesta para levantar el monumento partió de la Fundación para la Defensa de la Nación Española después de que, en marzo de 2007, pocos días después de que el Gobierno concediera la prisión atenuada a De Juana, cientos de personas colocaran numerosos ramos de flores en la plaza en recuerdo de las víctimas del etarra.

La escultura, presentada en julio pasado por el propio Abascal, por el patrono de honor de la Fundación, Amando de Miguel, el autor de la obra, Pedro Requejo, y la hermana de uno de los guardias civiles asesinados, Manuela Lancharro, se ha financiado íntegramente con donaciones de ciudadanos anónimos, cuya recaudación asciende a casi 60.000 euros.

Lo más popular