España
Noticias y opinión en la red

Una manifestación de "okupas" de Mataró acaba en otro ataque a una sede del PP

Unos 200 radicales marcharon durante la tarde de este sábado por el centro de Mataró y lanzaron botes de pintura contra la sede del PP, que ni siquiera gobierna en el Ayuntamiento. Protestaban contra el desalojo de La Droguería, un histórico edificio colonizado por intrusos, que el juez ha rescatado para su propietario. José Manuel López, presidente de los populares en la ciudad, declaró a Libertad Digital que se trata de "una agresión más en la campaña de la extrema izquierda y el nacionalismo" contra personas y propiedades del PP en Cataluña.

(Libertad Digital) El edificio de la sede del PP en Mataró sufrió daños, que aún no han sido valorados, por el ataque con pintura y objetos contra la fachada. A su paso por el número 417 del Camí Real, donde se encuentra la oficina de los populares, un grupo de manifestantes arrojó botes de pintura y cubrió de grafitis la fachada. La Policía Local de Mataró, que escoltó la manifestación durante su recorrido por el casco urbano, no intervino, según explicó a Libertad Digital José Manuel López.
 
Nuevas Generaciones del PP de Mataró informa en su blog de que los okupas "han asaltado" la sede. "Se están realizando las oportunas medidas judiciales contra este acto", que "viene a ser una agresión más en la campaña de agresiones propugnada por diversos intolerantes, muchos de ellos de extrema izquierda y nacionalistas, contra las sedes y miembros del PP", postea Miguel Ángel García, vicesecretario de Comunicación de NNGG en la misma bitácora corporativa.
 
El desalojo de La Droguería va a ser ejecutado por el Ayuntamiento, tras una resolución judicial. El Gobierno municipal de Mataró está integrado por PSC, ERC e Izquierda Unida, las mismas fuerzas que forman el tripartito en el Parlamento y en la Generalidad de Cataluña. El alcalde de Mataró es el socialista Joan Antoni Barón.
 
Los ataques se disparan, el tripartito guarda silencio
 
En poco más de un mes se han multiplicado los ataques contra el PP de Cataluña. Coincidiendo con la celebración del día de Sant Jordi, el pasado 23 de abril, un grupo de jóvenes independentistas asaltó y derribó el puesto de libros de los populares de Lérida y agredió a la concejal Dolors López. El presidente del PP, Josep Piqué, reclamó sin éxito la condena del tripartito.
 
En el mes de marzo, el día 25, el presidente de los populares en Tarragona, Miquel Ángel López Mallol, denunció la agresión que de madrugada sufrió la sede provincial del partido. Entonces, unos desconocidos rompieron los cristales blindados de la puerta de entrada. Trece días antes, el 12 de ese mes, el mismo local amaneció con pintadas en la puerta.    
 
Ese mismo mes, el día 13, una veintena de radicales independentistas, identificados como Asamblea de Juventudes de Badalona y enarbolando banderas esteladas, boicotearon la recogida de firmas del PP en la Plaza del Ayuntamiento de Badalona.
 
En esta ocasión el ataque ha sido obra de los okupas y tampoco se ha librado la sede de los socialistas.
Fachada de la sede del PP atacada.

En España