España
Noticias y opinión en la red

Zapatero empieza a usar el término "nacionalidad" ante las presiones de Maragall

El presidente del Gobierno aprovechó su discurso ante los militantes socialistas de Menorca para adelantar los planes del Ejecutivo en el nuevo curso político. Explicó que sus propuestas, que no llegó a concretar, pretenden la “modernización” del país para acabar “con tanta imposición de moral y actitudes carcas”. En medio de su discurso, recurrió al lenguaje de Maragall y el ministro Montilla al referirse a “cada pueblo, territorio, comunidad y nacionalidad”.

L D (EFE) En una cena con militantes socialistas de Menorca, y como cierre de sus vacaciones antes de reunirse con el Rey, Zapatero explicó que los planes del Ejecutivo socialista para lograr la "cohesión territorial" en España "tienen que respetar la diversidad", y en especial todas las lenguas que se hablan en las comunidades históricas, que "tienen que ser defendidas".
 
En este sentido, abogó por que los ciudadanos puedan sentirse a gusto en cada "pueblo, territorio, comunidad y nacionalidad". Aunque sin citar a Maragall o al ministro Montilla, el presidente del Gobierno utilizó el término nacionalidad en un claro mensaje a los dos líderes catalanes, que presionan para que Cataluña sea reconocida como nacionalidad histórica en la Constitución. "La única bandera en la que se va a envolver el Gobierno de España es en la bandera de la cooperación y el diálogo, del respeto a la diversidad", subrayó Zapatero.

 
El presidente del Gobierno anunció también que la partida presupuestaria destinada a mejorar el acceso de los ciudadanos a la vivienda subirá más de un 30 por ciento el próximo año y que los fondos dedicados a investigación y desarrollo subirán también el 25 por ciento. Además, subrayó que se cumplirán todas las reformas legales comprometidas por los socialistas con "leyes modernas y presupuestos sociales".

En el único acto público que ha celebrado durante sus vacaciones menorquinas, Zapatero aprovechó para atacar el proceso de renovación en el PP y recuperó la guerra de Irak como argumento contra Aznar.

 

En España