Menú

La UE aprueba una reforma del Pacto de Estabilidad a la medida de Francia y Alemania

Los ministros de Finanzas de la UE han llegado a un acuerdo global sobre la reforma del Pacto de Estabilidad y crecimiento que fija las normas de vigilancia y corrección de los déficit públicos. A partir de ahora se permitirá tener en cuenta los gastos ligados a la "reunificación de Europa" a la hora de evaluar los déficit excesivos, lo que permitiría satisfacer las exigencias alemanas vinculadas simultáneamente a la reunificación del país y a su contribución al presupuesto de la UE ampliada. El ministro francés de economía ha mostrado su satisfacción: "Hoy es un gran día para Francia".

0
Solbes y Eichel.
L D (Agencias) El presidente de turno del Consejo Ecofín, el luxemburgués Jean-Claude Juncker, que anunció el resultado en una rueda de prensa, aseguró que no han cambiado "las reglas fundamentales". En particular, permanecen inalterados los valores de referencia del Tratado, del 3% del Producto Interior Bruto (PIB) como tope para el déficit público y del 60% para la deuda, los cuales "no se ponen en duda ni están amenazados". Sin embargo, la reforma supone que el brazo preventivo del Pacto de Estabilidad –para evitar su incumplimiento– se aplicará de forma más acorde con la realidad y la evolución económica y "con una lectura más completa" a lo largo de todo el ciclo económico. Es decir, que se abre la mano para incumplimientos como los de Francia o Alemania.

Juncker también garantizó que el derecho de iniciativa de la Comisión Europea para lanzar los procedimientos contra los incumplidores queda "salvaguardado" y que ésta y el Consejo de Ministros trabajarán en un ambiente de cooperación". Por su parte, el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, se declaró "satisfecho" con el acuerdo alcanzado en la noche del domingo, pese a que no todas las propuestas del Ejecutivo comunitario fueron tenidas en cuenta, aunque sí "lo esencial".

Los responsables económicos de los Veinticinco dedicaron gran parte de sus discusiones a determinar cuáles deben ser los "factores pertinentes", que las Comisión Europea deberá tener en cuenta a la hora de valorar las desviaciones temporales del déficit. Sobre este aspecto, Juncker explicó que se ha logrado un sistema con "principios generales y de base" para considerar mejor dichos factores pertinentes. Los Veinticinco examinaron un fórmula que permitirá tener en cuenta los gastos ligados a la "reunificación de Europa" a la hora de evaluar los déficit excesivos, lo que permitiría satisfacer las exigencias alemanas vinculadas simultáneamente a la reunificación del país y a su contribución al presupuesto de la UE ampliada. Juncker aseguró que con el acuerdo se ha mejorado mucho la gobernabilidad al articularse las responsabilidades a nivel nacional y comunitario.
 
Con el nuevo Pacto, el análisis de las cifras de déficit se hará tomando en consideración los esfuerzos de cada gobierno para llevar a cabo reformas estructurales, reformas en los sistemas de pensiones, y "otros factores pertinentes". El punto referido a las pensiones se incluyó por petición expresa de los nuevos países del Este, a pesar de las preocupaciones de que permita la entrada en la zona euro de países que superen el 3 por ciento de déficit. El texto apunta que durante 5 años se podrán tener en cuenta los gastos incurridos por estos países al poner en pie sistemas de pensiones por capitalización. Eso sí, el porcentaje del impacto que podrá deducirse del déficit se irá reduciendo de forma progresiva hasta el final del periodo.
 
Las nuevas reglas serán aplicadas inmediatamente por la Comisión Europea a los diez procedimientos por déficit excesivo abiertos hasta el momento, entre ellos los de Alemania y Francia. De ahora en adelante "espero que los países con déficit excesivo sean menos y más los que alcancen el equilibrio",señaló Almunia. "Si, a pesar del refuerzo de la parte preventiva, la Comisión tiene que abrir un procedimiento por déficit excesivo, y el Consejo se le une, el procedimiento continuará", manifestó el comisario.
 
Una larga negociación
 
El primer paso hacia el acuerdo se produjo después de nueve horas de reunión, gracias a una propuesta del ministro francés de Economía, Thierry Breton, sobre una definición de "calidad del gasto público" que satisfacía al Eurogrupo, incluida la dura Alemania. De este modo, el Ecofin podrá tener en cuenta "la reunificación de Europa y sus costes para un Estado miembro, en términos presupuestarios y de cargas fiscales".
 
De hecho, el nuevo Pacto de Estabilidad y Crecimiento dará libertad a los Estados miembros para justificar aquellos factores que les llevaron a superar el límite del 3 por ciento del déficit, lo que les permitirá escapar a un proceso sancionador si logran convencer al resto de los socios comunitarios. La flexibilidad introducida en el Pacto toma el nombre de "factores atenuantes", y se especifica en los esfuerzos hechos para la aplicación de las reformas de Lisboa, las inversiones en I+D, la sostenibilidad de la deuda y la calidad de las finanzas públicas, pero también las contribuciones a la "solidaridad internacional" y aquellas dirigidas al propuesto comunitario y políticas europeas.
 
A pesar de estos elementos para suavizar el procedimiento, un Estado miembro sólo podrá escapar a las sanciones si su déficit excesivo es "temporal y cercano al valor de referencia" del 3 por ciento. Por otra parte, la nueva política de control presupuestario será más permisiva cuando la situación económica sea adversa. Si antes sólo contaba como eximente un caída del crecimiento del 2 por ciento anual, ahora un "crecimiento negativo" será suficiente para no proseguir la tramitación del expediente. Además, se amplían los plazos otorgados a los países incumplidores para la corrección de sus cuentas, de modo que si hasta ahora un país debía volver a situarse por debajo del 3 por ciento en tres o cuatro años, ahora tendrá 5 años. Alemania tendrá entonces hasta 2007 para cumplir los objetivos establecidos.
 
"Hoy es un gran día para Francia"
 
El ministro francés de Economía, Thierry Breton, se mostró este domingo, satisfecho por el acuerdo sobre la reforma del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que recoge los elementos de mayor flexibilidad que pedía su país. Breton dijo al finalizar la reunión, que "hoy es un gran día" porque se ha aprobado la reforma del Pacto por unanimidad y porque "es una demostración de que cuando estamos en la mesa de discusiones Europa puede avanzar".

El ministro dijo que en el texto del acuerdo se han incluido el conjunto de elementos que Francia pedía, es decir, "más flexibilidad" para que la Comisión Europea tenga en cuenta elementos políticos y económicos al evaluar la situación económica y financiera de los países. Además se mostró "muy satisfecho" porque el conjunto de "factores pertinentes" que la Comisión Europea deberá tomar en consideración cada vez que analice la evolución de las finanzas públicas incluye las dos peticiones francesas.

En concreto se valorarán los gastos en investigación y desarrollo, así como los destinados a la "solidaridad exterior", que incluye los ligados a las ayuda a los países en desarrollo y "el apoyo a las operaciones bajo mandato de la ONU, por ejemplo". El ministro concluyó que este lunes "es un día importante para Francia". Francia está en situación de déficit excesivo, por encima del 3% del Producto Interior Bruto desde 2002, y el motivo que desencadenó la reforma del Pacto fue la decisión de los ministros, en noviembre de 2003 de dejar en suspenso su aplicación para este país y para Alemania.

En Libre Mercado

    Recomendado

    Lo más popular

    0
    comentarios