Menú

La libertad económica favorece la paz 50 veces más que la democracia

La libertad económica es casi 50 veces más efectiva en la prevención de la paz que la democracia, según el último informe sobre la libertad económica en el mundo de los institutos Cato y Fraser. Un año más, el país económicamente más libre del mundo es Hong Kong. El estudio revela que cuanto mayor es la libertad económica, mayor es el crecimiento, la inversión per cápita y la renta generada por los más pobres. Por el contrario, menor es el trabajo o la mortalidad infantil.

0
La libertad económica favorece la inversión

(Libertad Digital) Los institutos Cato y Fraser, estadounidense y canadiense respectivamente, han lanzado el décimo informe sobre la libertad económica en el mundo (EFW), correspondiente a 2005. Pese a que el informe es de este año, está elaborado a partir de datos de 2003, que muestran que cuanto mayor es la libertad económica, mayor es también el crecimiento. Si se dividen los países en grupos de cinco, el crecimiento medio del primer quintil, el de los países más reprimidos económicamente, fue del 0,6 por ciento, mientras que el de los dos últimos, los más libres, fue del 2,4 y 2,5 respectivamente. Los más libres son también los más ricos. El quintil de países más reprimidos generan una renta per cápita de 2.409 dólares del año 2000, mientras que los más libres generan una renta per cápita de 25.062 dólares de media.

Otro de los hallazgos del informe anual sobre libertad económica en el mundo es que cuanto más libre es un país, mayor es su desarrollo humano. La media del primer quintil, el que sufre una mayor represión económica, es de 0,50 puntos, mientras que las economías más libres tienen una media de 0,90 puntos. Estos resultados son consistentes con el hecho de que cuanto mayor es la represión económica, mayor es la mortalidad infantil y adulta, menor la esperanza de vida y son mayores el índice de desempleo y el de analfabetismo. Mientras que el 97 por ciento de la población de los países más libres tiene fácil acceso a agua potable, en los dos primeros quintiles apenas supera el 70 por ciento.

Los países libres han eliminado el trabajo infantil. No ocurre lo mismo con los países más reprimidos. El quintil de las economías menos libres tienen un 22,6 por ciento de la población entre 10 y 14 años trabajando, porcentaje que baja al 9,2 por ciento en el segundo y tercero y desaparece en el último quintil, el de las economías más libres. Las rentas medias generadas por el 10 por ciento más pobre en los cuatro primeros quintiles está, entre 1.185 y los 1.582 dólares. Pero en los países más libres, el 10 por ciento más pobre genera de media 6.451 dólares del año 2000. El índice de pobreza, según lo define las Naciones Unidas, es mayor en las economías más reprimidas que en las más libres.

Libertad económica y paz

Por otro lado, la libertad en las relaciones económicas tiene también una relación significativa con varios indicadores políticos. Por ejemplo, la organización Transparencia Internacional estudia los países según la corrupción de sus administraciones. Los institutos Cato y Fraser, en el EFW 2005 lo han relacionado con la libertad económica, con el resultado de que en una escala de honradez de 10 a 0, el quintil de los países más libres tienen de media 7,8 puntos, y los más reprimidos 2,6. También hay una relación positiva con la libertad política y con los derechos civiles, observados por la Freedom House, y con la estabilidad política.

Pero lo más original de la última edición del EFW es un estudio específico destinado a evaluar la contribución de la libertad económica a la paz. La relación entre el comercio y la integración económica y el mantenimiento de la paz ha sido descrito por muchos autores, de Adam Smith o Richard Cobden a Ludwig von Mises. El informe recoge los datos sobre los conflictos armados que hay en el mundo y los relaciona con los datos propios sobre la libertad en las relaciones económicas. El resultado es que, si bien la expansión de la democracia ayuda al mantenimiento de la paz, la libertad económica contribuye hasta 50 veces más a la paz mundial.

Las razones son dos, según el informe. La primera es que la economía funciona hasta cierto punto de regulador político, ya que los actos que amenazan las libres relaciones económicas, como puede ser una guerra, hacen huir a los capitales, lo que deprime la economía doméstica, con efectos negativos para la estabilidad política. En consecuencia, tienden a evitarse. El otro motivo alegado por el informe es que el comercio permite adquirir los bienes necesarios del exterior sin la necesidad de extender el territorio propio por medio de la guerra. Fue el desprecio por el comercio exterior y la búsqueda del sustituto del la expansión del territorio (lebensraun o "espacio vital") uno de los factores del expansionismo alemán en los 30'.

En Libre Mercado

    Recomendado

    Lo más popular

    0
    comentarios