Menú

Solbes reconoce que nuestros mercados no son lo suficientemente flexibles ni competentes

El vicepresidente segundo y ministro de Economía ha augurado que la posible subida de tipos de interés anunciada por el BCE será moderada y que la tasa de inflación del próximo año será "claramente mejor" que la actual. Pedro Solbes ha dicho que la alta inflación actual y el diferencial de precios "nos plantea que nuestros mercados no son aún lo suficientemente flexibles y no tenemos elementos de competencia suficientes", por eso ha apostado por generalizar el despido a 33 días por año trabajado.

0
Pedro Solbes, vicepresidente económico.
L D (Agencias) Durante su participación en el Foro de Cinco Días, Solbes reconoció su "preocupación" por la alta tasa de inflación, actualmente en el 3,7 por ciento interanual, y especialmente por el diferencial de precios con la zona euro, que "nos plantea que nuestros mercados no son aún lo suficientemente flexibles y no tenemos elementos de competencia suficientes". 
 
El vicepresidente descartó subidas bruscas de los tipos de interés al considerar que las políticas monetarias del BCE tienen que tomar en consideración toda la zona euro y "serán más parecidas a lo que era la política monetaria alemana en los viejos tiempos que a lo que era la española".
 
Generalizar los 33 días por año trabajado
 
El vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda se mostró partidario de aplicar "al máximo" los contratos de trabajo con despido improcedente de 33 días por año trabajado, introducidos en la reforma laboral de 1997 para fomentar el empleo estable, y aseguró que este tipo de contratos son "positivos".  El ministro respondía de esta manera al ser preguntado sobre si el Gobierno es partidario de generalizar este tipo de contrato, actualmente sólo específico para la contratación de ciertos colectivos, al conjunto de los contratos indefinidos ordinarios que actualmente disfrutan de un despido improcedente de 45 días por año.
 
En este sentido, afirmó que el contrato de 33 días tiene "bastante sentido" y como norma "generalmente aplicada o más aplicada" es un elemento "positivo". Actualmente, este contrato, llamado de fomento del empleo estable, sólo puede hacerse a colectivos específicos, como mayores de 45 años y mujeres. En cuanto a la reforma laboral, el ministro dijo que todavía existe "recorrido" para combinar la "seguridad del trabajador" con la "flexibilidad de la empresa" sin tener que optar por un modelo o por otro, y aseguró que existen posibilidades de que sindicatos y empresarios alcancen un acuerdo que beneficie a ambos.
 
España en una "encrucijada"
 
A pesar de todo, el ministro hizo un repaso a la situación económica actual, y destacó que la economía española vive un "excelente" momento económico, con una importante creación de empleo, que ha situado la tasa de paro en el 9,3 por ciento de la población activa. Además, resaltó el crecimiento por encima del 10 por ciento de la inversión en bienes de equipo, lo que muestra, a su juicio, el actual "optimismo" de los empresarios.
 
En cualquier caso, admitió que la economía española se enfrenta a diferentes "limitaciones" en su patrón de crecimiento, y advirtió de que España se encuentra en una "encrucijada", ya que su modelo de crecimiento, beneficiado hasta ahora por los bajos tipos de interés y los fondos comunitarios, requiere un mayor aumento de la productividad. "Si mantenemos nuestro modelo actual, corremos el riesgo de que se agote en sí mismo y tendremos dificultades para reconvertir nuestra economía hacia un patrón más productivo", insistió Solbes, tras advertir que, de lo contrario, el ajuste se haría en precios y salarios en aquellos sectores menos abiertos a la competencia internacional.
 
Por ello, destacó que los Presupuestos Generales del Estado de 2006 contemplan un esfuerzo muy importante en materia de I+D y suponen un cambio del modelo actual, ya que el nuevo esquema apuesta por un mayor vínculo entre el sector investigador y las empresas. El objetivo es, según dijo, invertir en 2010 el 2 por ciento del PIB en I+D y que el sector privado financie la mitad. Solbes resaltó también el compromiso del Gobierno con la estabilidad presupuestaria, y reiteró que el conjunto de las administraciones públicas cerrarán este año sus cuentas en superávit, "por primera vez en la historia".
 
Dispuesto a rebajar el tipo máximo del IRPF
 
El ministro se refirió también a la próxima reforma del IRPF, y señaló que su departamento está dispuesto a rebajar el tipo máximo del IRPF, situado en el 45%, en función del margen de que disponga para alcanzar sus objetivos presupuestarios y financiar las políticas prioritarias. Por ello, preguntado por la posibilidad de que se rebaje al 40%, aseguró que no adoptará ninguna decisión "que ponga en riesgo" los objetivos presupuestarios fijados por el Gobierno.
 
En cuanto a las deducciones por hijo, apuntó que Hacienda considera "más justo" el sistema anterior de deducciones en cuota, frente al actual de deducciones en base, y que es posible que se plantee "alguna reforma" en este sentido. Al mismo tiempo, indicó que en la deducción por planes de pensiones tiene "más sentido" incentivar su rescate en forma de renta y no en forma de capital como se hace ahora.
 
Sobre la posibilidad de aumentar la tributación de las plusvalías, Solbes eludió pronunciarse, y recordó que a finales de año la reforma se presentará para el debate público, se negociará con los socios de Gobierno y, posteriormente, se remitirá al Parlamento para su debate en 2006 y su entrada en vigor en 2007. "En este momento, no tenemos una posición sobre este tema", reiteró.
 

En Libre Mercado

    Recomendado

    Lo más popular

    0
    comentarios