Menú

SIETE DIFERENCIAS ENTRE LAS DOS OPAS

La contraopa lanzada por E.On sobre la totalidad del capital de Endesa tiene grandes diferencias sobre la oferta pública de Gas Natural, emitida el pasado septiembre. La de la empresa alemana es un 29 por ciento superior, se paga en su totalidad en efectivo, no es hostil y está condicionada a la aceptación de la mitad de capital. Además, Endesa formaría parte de la primera empresa mundial de gas y electricidad. Otra diferencia es la posición del Gobierno, favorable en el caso de Gas Natural y contrario a la OPA de E.On.

0
OPA de E.On a Endesa
(Libertad Digital) En total, las principales diferencias entre la OPA presentada por Gas natural el pasado mes de septiembre y la que ha lanzado la compañía alemana este martes son siete:
 
Posición de Endesa. Desde el comienzo, la oferta pública lanzada por Gas Natural fue de naturaleza hostil, ya que el consejo de administración de Endesa siempre consideró que la oferta era claramente "insuficiente". No es el caso de la oferta de E.On, que ha sido considerada amistosa. Esta tarde se reúnen los máximos responsables de Endesa para estudiar la oferta de la empresa alemana.
 
Precio de la acción. Gas Natural ofreció por cada acción de Endesa en 21,3 euros, lo que valoraba la compañía en 22.551 millones de euros. Manuel Pizarro, presidente de Endesa, situó el valor objetivo de la acción en los 30 euros. E.On, por su parte, mejora la oferta de la empresa presidida por Salvador Gabarró en un 29,1 por ciento hasta los 27,5 euros. De este modo, valora la empresa española en 29.116 millones de euros. Los analistas esperan una contraoferta de Gas Natural, que podría llevar el precio de la acción hasta los 34 euros, en su caso.
 
Forma de pago. La empresa alemana pagará en efectivo al 100 por ciento las acciones de la eléctrica española. Esto contrasta notablemente con las condiciones de Gas Natural, que ofrece un canje de acciones al 65,5 por ciento como pago, y el resto en efectivo.
 
Condición de aceptación. Gas Natural siempre mostró confianza en que la operación tendría éxito. Y eso teniendo en cuenta que estaba condicionada a que mostrara su conformidad el 75 por ciento del capital de Endesa. La oferta de E.On, casi un 30 por ciento superior, tiene una condición de aceptación menor, del 50,01 por ciento del capital. Dado que la cotización de las acciones de Endesa supera a las tres de la tarde del martes lo ofrecido por E.On, el mercado no solo confía en su viabilidad, sino que prevé una reacción por Gas Natural.
 
Resultado final. Salvador Gabarró presumió en la rueda de prensa en la que presentó la OPA que la empresa resultante de la unión de las dos compañías se convertiría en la tercera por capitalización en los mercados europeos, tras E.On y, Enel. Tras la contraopa de la alemana, Endesa formaría parte de la primera compañía de gas y electricidad del mundo, con capacidad para prestar servicio a más de 50 millones de clientes en más de 30 países. Endesa mantendría su nombre y su sede en Madrid, y no se vería obligada a una regulación de empleo.
 
Posición de Iberdrola. La compañía eléctrica rival de Endesa jugaba un papel fundamental en la OPA hostil de Gas Natural, ya que adquiriría varios de los activos que se concentrarían tras la operación, que o bien eran redundates, o bien resultarían en una posición comprometida a juicio de los organismos reguladores de la energía o de la competencia. Este aspecto permitía a Gas Natural, además, financiar la compra de Endesa con parte de los propios activos de la eléctrica. La oferta de E.On deja obsoleta la lanzada por Gas Natural, que se verá obligada a reaccionar si sigue teniendo interés por Endesa. Pero ahora la posición de Iberdrola es distinta, pues se convierte en un posible nuevo objetivo de Gas Natural, si su oferta por Endesa fracasa y mantiene su intención de crecer en tamaño. Las acciones de Iberdrola crecían a las tres de la tarde un 5 por ciento hasta los 26,62 euros.
 
Posición del Gobierno. Si algo ha estado claro desde el comienzo de la oferta de compra de acciones de Endesa por Gas Natural es la implicación política de la operación. La OPA hostil daba contenido al Pacto del Tinell, que describe el programa de gobierno de la Generalidad, y que en su punto ocho habla de la creación de "operadores catalanes en sectores estratégicos", como la energía. El Ejecutivo siempre fue favorable a la operación, como parte de los acuerdos de gobierno con ERC. Y para que nada fallara, situó a un socialista en cada puesto clave en el proceso de aprobación de la OPA. Finalmente el Gobierno la aprobó, con unas condiciones leves.

Por el contrario, la primera reacción del Gobierno ante el movimiento empresarial de E.On ha sido destacar el carácter "alemán" de la empresa. Fernando Moraleda ha dicho que  en el sector de la energía el Gobierno quiere "empresas fuertes de matriz nacional". Por otro lado, fuentes del Gobierno han recordado a Europa Press que  el Gobierno mantiene todavía la 'acción de oro' sobre Endesa, que expira en junio de 2007, por lo que el Ejecutivo tiene aún derecho de veto sobre decisiones estratégicas en la primera eléctrica española.

En Libre Mercado

    Recomendado

    Lo más popular

    0
    comentarios