Lunes 9 de Marzo
Actualizado a las 21:38:07
LD

Libertad Digital: Noticias y opinión en la Red

España

por Luis del Pino

13. La casa de Morata

LOS ENIGMAS DEL 11-M

La tienda de LD

Hace escasas semanas, los españoles teníamos ocasión de conocer la sentencia contra la célula española de Al Qaeda acusada colaborar en la organización de los atentados de Nueva York. Una de las personas condenadas era Mohamed Needl Acaid, alias Abu Nidal.
 
Abu Nidal nació el 1 de marzo de 1967 y era sirio, como muchos de los otros procesados en ese mismo juicio contra Al Qaeda. Al igual también que muchos de los otros procesados, estaba casado con una española, la ceutí Nayat Fadal Mohamed. El matrimonio formado por Abu Nidal y Nayat juega, como tendremos ocasión de ver, un papel fundamental en los acontecimientos que rodean a los atentados del 11 de marzo.
 
La compra de la casa
 
La casa de Morata en una imagen emitida por Telecinco.En el año 1997, Abu Nidal compra una finca situada en la carretera que une Morata con Titulcia, dentro del término municipal madrileño de Chinchón, poniendo esa finca a nombre de su mujer Nayat, con la que se había casado en régimen de separación de bienes. Se trata de la famosa casa en la que nos cuentan que se prepararon las bombas del 11-M. En aquella finca, Abu Nidal construiría una casita de una planta y algunos chiscones auxiliares. Cuatro años después de la compra, en noviembre de 2001, la Policía detenía a Abu Nidal por su presunta relación con una célula española de Al Qaeda.
 
El primer alquiler
 
Según la declaración de la dueña de la casa ante la Policía, a principios de 2002 le encargó al hermano de Abu Nidal, llamado Mohamed,  y a su amigo Walid Altarakji que buscaran inquilino para la finca, ya que tenía pocos recursos económicos.
 
En octubre de ese mismo año 2002 se presentó ante la puerta de la finca una mujer con la intención de alquilarla, llegando finalmente a un acuerdo. La dueña de la casa de Morata dice que supone que esa mujer apareció como consecuencia de las gestiones de los dos intermediarios sirios, Walid y Mohamed, porque en la puerta de finca no había ningún cartel que indicara que se alquilaba.
 
Esa mujer que alquiló la finca a finales de 2002 resultó ser la esposa de Mustafá Maimouni, que era cuñado de El Tunecino y que resultaría detenido en 2003 por su posible relación con los atentados de Casablanca. En la actualidad está en la cárcel en Marruecos.
 
El segundo alquiler
 
Como consecuencia de la detención de Maimouni, aquella finca quedaría vacía de nuevo a mediados de 2003, por lo que la dueña de la casa decide volver a encargar a los dos intermediarios sirios, Walid y Mohamed, que la alquilen.
 
Según las declaraciones ante la Policía y el juez, éstos ponen anuncios en el Segunda Mano y acuden también a una inmobiliaria, Arconsa, que es propiedad de los hermanos Rostom (de origen también sirio) y en la que trabajaba El Tunecino.
 
El 28 de enero de 2004, gracias a la intermediación de Mohamed, de Walid y de El Tunecino, la finca era vuelta a alquilar, esta vez a Jamal Ahmidan, alias El Chino, presunto terrorista del 11-M que moriría posteriormente en Leganés.
 
El mundo es un pañuelo
 
Hasta aquí, la historia oficial. Analizándola, uno no puede menos que maravillarse de lo pequeño que es el mundo y de cómo la vida está llena de casualidades.
 
Tenemos una casa perteneciente a un terrorista ligado a Al Qaeda que sólo es alquilada dos veces: la primera a un presunto terrorista (Mustafá Maimouni) que está preso por su presunta participación en los atentados de Casablanca y la segunda a Jamal Ahmidan, presuntamente implicado en los atentados de Madrid.
 
Además, la primera vez se alquila a una persona (Mustafá Maimouni) que resulta ser cuñado del empleado de la inmobiliaria que intermedia en el segundo alquiler.
 
Evidentemente, ese encadenamiento de circunstancias puede ser cualquier cosa menos casual:
 
  • o la dueña de la casa de Morata actuaba al dictado de su marido Abu Nidal, que estaba preso en aquellas fechas por colaboración con Al Qaeda,
  • o los dos intermediarios sirios (Walid y Mohamed, el hermano de Abu Nidal) se dedicaban a ofrecer la casa a presuntos terroristas a espaldas de la dueña de la casa,
  • o El Tunecino tropezó por casualidad con estos dos intermediarios sirios y aprovechó para "colocar" la casa, primero a su cuñado y luego a El Chino.
 
Aunque también cabría la posibilidad de que las tres cosas fueran ciertas a la vez.
 
El mejor de los culpables
 
Teniendo en cuenta que El Tunecino murió en Leganés, se trata del culpable más cómodo para todo el mundo. Al fin y al cabo, no va a tener ocasión de contradecirnos si decidimos que era él la única "mano negra" responsable de aquella cadena de alquileres. De hecho, es lo que ha sucedido en el sumario.
 
La dueña de la casa (que contaba con una buena abogada, Yamila Pardo) ni siquiera llegó a estar detenida en ningún momento. En cuanto a los dos intermediarios sirios, fueron detenidos el 29 de marzo de 2004 y liberados tres días después. En su declaración ante la Policía, realizada en perfecto castellano, Mohamed (el hermano del terrorista Abu Nidal) saca hábilmente a colación a Jadicha Candela, cuñada de Joaquín Almunia y madre de Yamila Pardo. A diferencia de lo sucedido con la inmensa mayoría de los detenidos por el 11-M, la Policía ni siquiera solicita la prórroga de la incomunicación para los dos sirios, por lo que ambos (Walid y Mohamed) declaran ante el juez el día 1 de abril de 2004.
 
Mohamed, que había declarado ante la Policía que no necesitaba traductor (por hablar perfecto castellano), declara el día 1 de abril en árabe ante el juez Del Olmo, asistido por el correspondiente intérprete. En esa declaración, le dice al juez que él "siente como los españoles, está casado con una chica española y tiene un hijo; incluso ha tratado de entrar en un partido político en España para sentirse muy español". En cuanto al otro intermediario, Walid, declara (al igual que Mohamed) que él no sabe nada de cómo es posible que se alquilara por dos veces sucesivas aquella casa a sendos terroristas. Los dos intermediarios quedarían en libertad al día siguiente, por decisión del juez Del Olmo.
 
Ante todo, amabilidad
 
La exquisita corrección con la que la dueña de la casa y los dos intermediarios fueron tratados por la Policía resulta sorprendente, por contraste con el trato dispensado a otros detenidos. Pero esa sorpresa es aún mayor al leer en el sumario las extrañas circunstancias acaecidas durante el registro del piso de Mohamed, el hermano de Abu Nidal.
 
A las 6 de la tarde del día 30 de marzo, el día siguiente a la detención de Walid y Mohamed, miembros de la UCIE (Unidad Central de Información Exterior de la Policía) se presentan en casa del hermano de Abu Nidal para proceder a un registro. Transcribo literalmente el comienzo del acta de registro, porque resulta memorable: "A la entrada, los funcionarios de la UCIE se encontraron con dificultades, no siendo factible la apertura de la puerta a pesar de haberlo intentado en repetidas ocasiones, debido a que se encontraban introducidas unas llaves en el interior de la vivienda. A posteriori, y tras llamar al timbre en reiteradas ocasiones, tras un lapso de tiempo de entre cinco y diez minutos, abrió la puerta de la vivienda la esposa del detenido, percibiéndose al entrar por los miembros de la Comisión un fuerte olor a quemado. Por la esposa del detenido se manifiesta que acaba de quemar un libro, que tenía miedo pero que carecía de importancia y que estaba escrito en árabe, haciendo entrega en ese acto de una mochila conteniendo papeles quemados".
 
¿Verdad que es enternecedor? La Policía va a registrar el domicilio de una persona detenida por su presunta implicación en los atentados del 11-M, de una persona que ha intermediado en el alquiler sucesivo de la casa de Morata a dos presuntos terroristas... y, como hay unas llaves puestas en el interior, en lugar de echar la puerta abajo se dedica educadamente a llamar durante cinco o diez minutos, mientras la mujer del detenido quema papeles en el interior. ¡Admirable y civilizado comportamiento policial! Es el único caso, en todo el sumario del 11-M, de quema de documentos antes de un registro. ¿Conocía el juez Del Olmo esa circunstancia antes de tomar declaración a los dos intermediarios sirios el 1 de abril y decretar su puesta en libertad?
 
He de admitir que estoy confundido. Decía Churchill que "la democracia es ese régimen en el que, si alguien llama a tu puerta a las seis de la mañana, puedes estar seguro de que es el lechero". Pero entonces, si eso es la democracia, ¿cómo llamamos a ese otro régimen en el que, si la Policía llama a tu puerta a las seis de la tarde, tienes cinco o diez minutos para quemar los papeles comprometedores, aunque seas un presunto terrorista,... siempre que conozcas a las personas adecuadas?
 

En el próximo capítulo: Amistades peligrosas


 

Tiene a su disposición las entregas anteriores de la serie de artículos "Los enigmas del 11-M" a cargo de Luis del Pino.

También en España

EN LA LOPJ, UNA FALTA MUY GRAVE

Garzón ocultó al CGPJ cobros de 200.000 dólares que recibió en Nueva York

El juez Baltasar Garzón ocultó al CGPJ el cobro de más de 200.000 dólares que recibió durante su estancia en Nueva York en los años 2005 y 2006. La Ley Orgánica del Poder Judicial sanciona como falta muy grave mentir en la solicitud de obtención de permisos a los jueces.
COINCIDE CON RUBALCABA: ES DE MORTADELO Y FILEMÓN

Barón: "Ni he visto ni he consentido las anotaciones publicadas"

El director general de Seguridad e Interior ha dicho que ni ha "consentido" ni ha "visto" ninguna "anotación similar a las que han aparecido publicadas". "No es riguroso llamarles partes" y "no tienen parecido alguno" con los partes técnicos que ha podido encargar en su vida profesional.
TENÍA COARTADA

La Policía ocultó datos que apuntaban a la inocencia de Zougham

Las bombas del 11-M se montaron, según la versión oficial, en Morata de Tajuña la tarde-noche del 10 de marzo. Zougham alegó que a esa hora estaba en gimnasio. Dos testigos corroboran ahora su coartada y dicen que la Policía conocía los datos, que nunca fueron al sumario.
Copyright Libertad Digital S.A.
C/ Juan Esplandiú, 13
28007 Madrid
Tel: 91 409 4766
Fax: 91 409 4899
buzon@libertaddigital.com