Lunes 9 de Marzo
Actualizado a las 21:38:07
LD

Libertad Digital: Noticias y opinión en la Red

España

por Luis del Pino

21. Déjà vu

LOS ENIGMAS DEL 11-M

La tienda de LD

Dejemos por el momento los sucesos de Leganés. Volveremos a ellos, pero ahora tenemos que echar la vista atrás y analizar algunos aspectos del sumario relacionados con Jamal Zougham, el "culpable  oficial" del 11-M.
 
Ya señalamos, en un capítulo anterior, los múltiples indicios que apuntan a que Jamal Zougham fue utilizado en su momento como cabeza de turco para dar la vuelta a un resultado electoral. También indicamos allí que sólo hay un dato que parezca incriminar a Zougham en la masacre: los reconocimientos oculares de tres testigos de los trenes, reconocimientos que ya dijimos que nos parecían viciados, por cuanto que fueron hechos después de que los medios de comunicación airearan profusamente la fotografía de Zougham, señalándole como culpable de los atentados.
 
En este capítulo, invito al lector a que me acompañe en un recorrido por el mundo de los reconocimientos oculares. Será un recorrido muy interesante. Veremos hasta qué punto es verdad que los testigos de los trenes incriminan a Zougham y lo sólidas que resultan las razones para mantener en la cárcel al único autor material de la masacre presuntamente identificado.
 
EL TREN DE ATOCHA
 
Sólo dos de los tres testigos que identificaron en los trenes a Zougham son testigos protegidos. De todos modos, preservaremos sus identidades y vamos a referirnos a ellos llamándolos Testigo A, Testigo B y Testigo C.
 
El Testigo A declaró ante la Policía a las 20:40 del mismo 11 de marzo, y describe cómo vio a un individuo sospechoso en el tren que terminó estallando en Atocha:
A las siete y dos minutos se encontraba en la estación de Alcalá de Henares para trasladarse a Madrid. A esta hora tomó el tren cercanías con dirección Madrid-Atocha, concretamente el primer vagón del convoy, cuarto asiento de la izquierda, sentido Madrid.
 
Mientras el tren circulaba entre Torrejón y San Fernando de Henares, observó cómo un individuo se acercaba hacia la posición del testigo portando una bolsa nueva de deportes, con asas de grandes dimensiones (90 cm aproximadamente), color azul marino con una banda estrecha azul claro.
 
El individuo la portaba en las manos con suavidad, a modo de "bandeja", depositándola sobre la repisa superior de las otras filas de asientos (derecha, según sentido de la marcha), enfrente del testigo. Acto seguido, esta persona se retiró hacia la zona de las puertas, quedándose allí de pie. Esto es una forma anormal de dejar las cosas, debido a que en este tipo de trayectos, la gente deja la bolsa en el suelo cerca de uno mismo, con el fin de evitar hurtos.
 
Las características físicas del individuo mencionado eran: 1,85-1,90 de altura, de unos 25-30 años de edad, complexión fuerte, pelo no demasiado corto moreno y flequillo ondulado hacia la derecha, tez blanca "curtida" por el sol y con barba de una semana. Vestía un chaquetón de nylon azul oscuro brillante.
 
El testigo perdió de vista al hombre descrito durante el resto del viaje, aunque sí puede precisar que la bolsa azul mencionada continuaba en el lugar depositado cuando se apeó en la estación de Atocha.
A este testigo no se le enseñó ninguna fotografía el propio 11 de marzo (o al menos no consta en el sumario). Ante el juez, al serle presentado un juego de fotografías, reconoce a Zougham con dudas. Dice que la persona que él vio tenía el pelo ondulado, abundante y hacia un lado. Dice que no pudo ver bien el cuello y parte de la cara, que vio a esa persona de perfil. Dice, además, que perdió de vista en Coslada al individuo que estaba de pie junto a la puerta, porque entró mucha gente en el vagón.
 
EL TREN DE EL POZO
 
El Testigo B declaró ante la Policía a las 13:10 del 12 de marzo:
Sobre las siete horas y cinco minutos del día de ayer, llegó a la estación de tren de cercanías de Renfe de Alcalá de Henares. Tras esperar unos cinco minutos, llegó a la estación un convoy procedente de Guadalajara y con destino Alcobendas-San Sebastián de los Reyes. El testigo se introdujo en el vagón que estaba situado aproximadamente en el centro del convoy, el cual consta de dos plantas.
 
El testigo se ubicó en el piso bajo del vagón, aproximadamente en la zona central, justo en el lado derecho según el sentido de la marcha y sentado junto a la ventana. En ese momento los asientos que había a su alrededor se encontraban vacíos y el testigo aprovechó para recostarse pegado a la ventana y cerrar los ojos para descansar.
 
Tras breves instantes, sintió como alguien le empujaba desde el lado izquierdo, y al abrir los ojos para mirar pudo observar cómo un individuo se encontraba sentado junto a él e intentaba introducir una bolsa de deportes de color azul oscuro justo debajo del asiento que había enfrente del desconocido.
 
Las características de la bolsa de deportes eran: azul oscuro, de unos cincuenta centímetros de longitud y unos treinta de altura, con asas y dando la sensación de albergar contenido no muy pesado, aproximadamente 10 o 15 kilos.
 
El desconocido, tras introducir la bolsa debajo del asiento, se colocó en posición agachada con la cabeza entre las manos y mirando hacia el suelo, como descansando, lo cual extrañó bastante al testigo. Es por eso por lo que no pudo observar el rostro de esta persona. Entonces el testigo adoptó la misma postura de descanso junto a la ventana, cerrando los ojos.
 
Las características físicas del varón mencionado eran: pelo rizado moreno no muy corto, complexión normal, de tez oscura, dando la sensación al testigo de ser gitano o árabe, vistiendo una chaqueta de color marrón no muy claro, sin que pueda precisar la edad, aunque la sensación que obtuvo es que era un hombre joven. Como dato característico, el testigo pudo observar que el desconocido portaba una férula de escayola en la nariz, como si estuviera lesionado.
 
El testigo nuevamente quiere hacer constar que el desconocido tenía rasgos gitanos o árabes, descartando con toda seguridad que pudiera ser de origen sudamericano o de los países del Este.
 
Tras los hechos relatados, el testigo recuerda que el desconocido se apeó del tren en la estación de Torrejón o San Fernando,  aunque sí pudo observar que una vez que el desconocido abandonó el tren, la bolsa de deportes seguía en el lugar donde había sido depositada, incluso cuando se apeó el testigo en la estación de Vicálvaro.
 
Tras caminar con dirección a su trabajo, y abandonar la estación de Vícálvaro, el testigo pudo escuchar una explosión que provenía de la zona de la estación de Santa Eugenia, sin darle mayor importancia. Cuando por fin llegó a su trabajo y se introdujo en un vestuario, pudo sentir como las paredes del mismo se movían bruscamente, sin motivo aparente.
A este testigo tampoco se le enseñaron fotografías el propio 12 de marzo. Sin embargo, tres días más tarde, el 15 de marzo, cuando ya Zougham ha sido detenido y su foto aireada en los medios de comunicación, le llaman de nuevo a declarar para presentarle una serie de fotografías correspondientes a 9 individuos, cinco de los cuales eran los cinco detenidos del 13-M. En esa declaración, se recoge que el testigo reconoce "sin ningún género de dudas" a Zougham como esa persona que intentaba introducir una bolsa de deportes bajo el asiento.
 
EL TREN DE SANTA EUGENIA
 
La declaración del Testigo C ante la Policía se produce el 16 de marzo, con Zougham ya detenido.
El día once, se dirigió a la estación de tren de Alcalá de Henares, con el fin de ir a su trabajo, tomando para ello el tren que parte de Alcalá de Henares a las 07:15 horas.
 
Se introdujo en el segundo o tercer vagón del convoy (donde explosionó un artefacto) y comprobó que había poca gente a esas horas. Se subió en la parte derecha del vagón, últimos asientos mirando hacia el sentido de la marcha, exactamente en el lado del pasillo.
 
En la estación de Torrejón de Ardoz observó que. entre otras personas, se introdujeron en el tren dos hombres hablando en árabe, portando uno de ellos una mochila muy grande de color negra. Entonces, ambos sujetos mantuvieron una breve conversación en idioma árabe y se separaron, sentándose uno de ellos (en adelante, INDIVIDUO N° 1) justo delante del testigo, dándole la espalda.
 
El otro individuo (Nº 2) que portaba la gran mochila, se sentó en otro lugar más cerca de la puerta, en unos asientos abatibles laterales del lado izquierdo según el sentido de la marcha, junto a una papelera.
El testigo quedó extrañado al comprobar que ambos individuos se separaron, pudiendo haberse sentado juntos, debido a que junto al INDIVIDUO Nº2 había dos asientos libres.
 
Además, el testigo recuerda que el INDIVIDUO Nº1, cuando se dispuso a sentarse, se quitó la chaqueta y giró sobre si mismo observando el resto del vagón, y emitió una tos anormal, que le dio la sensación de que podía ser algún tipo de contraseña. Tras esto, muchos pasajeros observaron curiosos la actitud de este individuo.
 
Las características físicas de ambos hombres eran:
INDIVIDUO 1: 1,70 de altura aproximadamente, complexión normal, pelo moreno corto y rizado, con barba bien cortada por toda la cara, bastante moreno de piel y con rasgos árabes, posiblemente de marroquí, por el conjunto de su aspecto. Que vestía una cazadora de cuero de color marrón, y un jersey marrón claro con rayas horizontales de color blanco debajo, sin poder precisar el tipo y color de pantalones.
 
INDIVIDUO 2: 1,80 aproximadamente, complexión normal, pelo despeinado, moreno, largo hasta los hombros y liso, con cara alargada y gran nariz, con piel morena, con rasgos del tipo de un gitano o un indio. Que vestía un tres cuartos de color negro y pantalones vaqueros. Este portaba una gran mochila de color negro, la cual se encontraba bastante llena y con cierto peso. Era una mochila que, pudiendo llevarse  a la  espalda, el desconocido la llevaba en la mano.
 
El INDIVIDUO 2, en el momento de sentarse, colocó la mochila que portaba junto a su pie izquierdo, al lado de la papelera.
 
El testigo no pudo seguir observando a los desconocidos, debido a que entró bastante gente en el vagón con posterioridad, hasta que finalmente, en la Estación de Santa Eugenia, tras la parada del tren, y cuando comenzó la marcha, a unos 20 metros recorridos, sintió una fuerte explosión que provocó el caos en el interior del vagón.
Se entiende que, cuando el testigo dice que se subió en el vagón segundo o tercero, está contando a partir del final del tren, porque en Santa Eugenia sólo estalló el vagón 4, que es el tercero empezando por el final. A este testigo, de nacionalidad rumana, se le enseñaron después de su declaración exactamente 9 fotografías, las cinco primeras de las cuales correspondían a los cinco detenidos del 13-M. El testigo no pudo reconocer a nadie que se correspondiera con el INDIVIDUO 1 del que había hablado, pero reconoció sin ningún género de dudas a Jamal Zougham como el INDIVIDUO 2 de su declaración.
 
Un análisis temporal
 
Como vemos, el Testigo A viajaba en el tren que estalló en Atocha, el Testigo B en el de El Pozo (el único que tenía dos pisos) y el Testigo C en el de Santa Eugenia. Recordemos que la secuencia con que habían salido los trenes de Alcalá es: Atocha, Téllez, El Pozo, Santa Eugenia.
 
Lo primero que observamos es que la declaración del Testigo A es incompatible con la de los testigos B y C, porque el Testigo A vio a un individuo en su tren entre las estaciones de Torrejón y San Fernando de Henares y es imposible que ese mismo individuo subiera en Alcalá (como declara el Testigo B) al tren de El Pozo, que venía detrás. Igual que es imposible que subiera en Torrejón (como declara el testigo C) al tren Santa Eugenia, que también venía detrás del de Atocha.
 
Sin embargo, las declaraciones de los testigos B y C sí son compatibles entre sí, porque podría ser que el individuo visto por el Testigo B subiera en Alcalá al tren de El Pozo, bajara en Torrejón y subiera después en esa estación al tren que explotó en Santa Eugenia. Teniendo en cuenta esta incompatibilidad horaria, y teniendo en cuenta también que el Testigo A sólo pudo reconocer a Zougham con dudas, quedémonos con los testigos B y C, que es lo que hicieron tanto la Policía como el juez.
 
El diablo está en los detalles
 
Sin embargo, al analizar los detalles de las declaraciones de los Testigos B y C, se pueden detectar fácilmente las contradicciones. Los dos testigos dicen que vieron un hombre de tez oscura ("gitano o árabe", dice uno; "gitano o indio" dice el otro); sin embargo, Zougham no tiene la tez excesivamente oscura, o al menos no tanto como para que hubiera llamado la atención de los dos testigos de esa manera.
 
De todos modos, admitamos que la tez de Zougham pueda calificarse como oscura. Aún así, existen tres contradicciones flagrantes:
 
  • el Testigo B dice que el hombre que él vio tenía el pelo "rizado, moreno, no muy corto", mientras que el Testigo C dice que el INDIVIDUO 2 (Zougham) tenía el pelo "despeinado, moreno, largo hasta los hombros y liso".
  • según el Testigo B, Zougham vestía "una chaqueta de color marrón no muy claro", mientras que el Testigo C vio a Zougham con un tres cuartos de color negro y pantalones vaqueros.
  • todavía más extraño: según el Testigo B, el individuo que él vio llevaba una escayola en la nariz, cosa que el Testigo C no detectó.
 
En consecuencia, si damos por buenas las declaraciones de los dos testigos, ¿cuál sería el relato de los hechos? ¿Qué tal suena algo como "Zougham sube al tren de El Pozo en Alcalá con una escayola en la nariz, una chaqueta marrón y su pelo rizado natural, deja una bolsa de deportes debajo del asiento, se baja en Torrejón, se quita la escayola de la nariz, se pone una peluca que le llega hasta los hombros, cambia la chaqueta marrón por un tres-cuartos negro, coge una mochila que algún compinche le tuviera preparada en esa estación de Torrejón, sube al tren de Santa Eugenia junto con ese compinche, deposita la mochila junto a una puerta y se baja en una estación posterior"?
 
¿Le parece absurdo ese relato de los hechos? A mi también. Resulta muy difícil que Zougham fuera esas dos personas que esos dos testigos vieron en los trenes. Como mucho, podría ser una o la otra. El hecho de que ambos reconocimientos sean compatibles desde el punto de vista temporal no implica que sean compatibles desde otros puntos de vista. Aquellos dos testigos vieron, muy probablemente, a dos personas distintas.
 
Hay otros detalles que permiten poner en cuestión tanto una declaración como la otra. Por ejemplo, el Testigo B reconoce que "no pudo observar el rostro" del sospechoso, porque sólo lo vio de perfil; sin embargo, cuando se le enseñan las fotografías dice que le reconoce "sin ningún género de dudas". Por su parte, el Testigo C describe a la persona que vio como alguien "con cara alargada y gran nariz". La nariz de Zougham no es pequeña, pero calificar su cara de alargada resulta muy difícil.
 
Pero, por si faltaba algo para poner en duda la versión del Testigo C, existe otra contradicción directa con los hechos, y es que en el tren de Santa Eugenia no explotó ninguna bomba situada en el suelo junto a la puerta (que es donde el Testigo C vio a "Zougham" depositar su mochila), sino que la bomba de Santa Eugenia estaba colocada en un altillo portaequipajes. Resulta enormemente dudoso que aquella persona que vio el Testigo C fuera un terrorista, por mucho que a él le llamara la atención esa persona.
 
Las ruedas de reconocimiento
 
El día 25 de marzo, el juez Del Olmo ordenaba que los dos testigos B y C realizaran una rueda de reconocimiento, para ver si ratificaban la identificación de Zougham. En su orden, el juez Del Olmo indicaba expresamente que la rueda se compusiera con el acusado y otras 6 personas "de características físicas semejantes".
 
Pues bien, al día siguiente se realizaban, en efecto, esas ruedas, en las que cada testigo se enfrentó con 7 personas. De esos siete individuos entre los que el testigo tenía que elegir, el único "moro" era... Jamal Zougham. Ambos testigos identificaron a Zougham sin problemas, claro, aunque aún así el Testigo C dijo que cuando él lo vio, "tenía el pelo más liso".
 
¿Estaban mintiendo esos testigos? ¿Acaso no habían visto a Zougham? ¡Por supuesto que le habían visto!  Le habían visto numerosísimas veces antes de esas ruedas de reconocimiento. ¿Hay algún español que no conozca la cara de Zougham o que no le haya visto centenares de veces en los medios de comunicación? Pero donde dudo mucho que le hubieran visto es en los trenes.
 
¿Me calificarán de exagerado si digo que la validez de esos reconocimientos y de esos testimonios durará 10 minutos el día en que se celebre el juicio? ¿Qué pasará entonces, cuando el único acusado de ser autor material quede en libertad?
 
Resulta enormemente preocupante que un posible inocente esté acusado de 192 crímenes que no ha cometido. Pero hay algo todavía más preocupante: que se pueda estar utilizando a un inocente para evitar que se castigue a los verdaderos culpables de esos crímenes.
 
En el próximo capítulo: Voces autorizadas

Tiene a su disposición las entregas anteriores de la serie de artículos "Los enigmas del 11-M" a cargo de Luis del Pino.

También en España

EN LA LOPJ, UNA FALTA MUY GRAVE

Garzón ocultó al CGPJ cobros de 200.000 dólares que recibió en Nueva York

El juez Baltasar Garzón ocultó al CGPJ el cobro de más de 200.000 dólares que recibió durante su estancia en Nueva York en los años 2005 y 2006. La Ley Orgánica del Poder Judicial sanciona como falta muy grave mentir en la solicitud de obtención de permisos a los jueces.
COINCIDE CON RUBALCABA: ES DE MORTADELO Y FILEMÓN

Barón: "Ni he visto ni he consentido las anotaciones publicadas"

El director general de Seguridad e Interior ha dicho que ni ha "consentido" ni ha "visto" ninguna "anotación similar a las que han aparecido publicadas". "No es riguroso llamarles partes" y "no tienen parecido alguno" con los partes técnicos que ha podido encargar en su vida profesional.
TENÍA COARTADA

La Policía ocultó datos que apuntaban a la inocencia de Zougham

Las bombas del 11-M se montaron, según la versión oficial, en Morata de Tajuña la tarde-noche del 10 de marzo. Zougham alegó que a esa hora estaba en gimnasio. Dos testigos corroboran ahora su coartada y dicen que la Policía conocía los datos, que nunca fueron al sumario.
Copyright Libertad Digital S.A.
C/ Juan Esplandiú, 13
28007 Madrid
Tel: 91 409 4766
Fax: 91 409 4899
buzon@libertaddigital.com