Lunes 9 de Marzo
Actualizado a las 21:38:07
LD

Libertad Digital: Noticias y opinión en la Red

España

Por Luis del Pino

25: Puro teatro

LOS ENIGMAS DEL 11-M

La tienda de LD

En torno a las seis de la tarde del sábado 3 de abril, los GEO recibían la orden de acudir a su base para equiparse y dirigirse a Leganés, donde los presuntos terroristas del 11-M estaban rodeados por la Policía desde hacía unas horas. Entre aquellos presuntos terroristas se encontraba Serhane Farket, El Tunecino.
 
Es precisamente a esa hora, concretamente a las 18:05, cuando en el periódico ABC se recibía un fax manuscrito en idioma árabe, cuyo texto traducido decía:

En el nombre de Dios, el Clemente, el Misericordioso
COMUNICADO
Dios, el Altísimo, dijo: "Pero si rompen algún juramento después de haberse comprometido e injurian vuestra práctica de Adoración...Entonces combatid a los dirigentes de la incredulidad. Realmente para ellos no existen juramentos. Tal vez desistan. ¿No lucharéis contra una gente que rompe sus juramentos y que se ha propuesto expulsar al Mensajero, y fueron ellos los primeros en empezar? ¿Vais a temerlos? Dios es más digno de ser temido, si sois creyentes. Combatidlos, Dios los castigará por medio de vuestras manos y los humillará, os dará la victoria sobre ellos, y curará los corazones de la gente creyente. Y apartará la ira de sus corazones. Dios se vuelve sobre quien El quiere. Dios es Conocedor y Sabio".
Versículos 13-15 de la Surah (Azora) Al Tawba.
 
Toda alabanza y las gracias a Dios que fue fiel a su compromiso cuando apoyó a sus soldados y venció a los coaligados. Después de que el gobierno español siga con sus injusticias contra los musulmanes, enviando nuevas tropas a Irak y a Afganistán. Tras haberos demostrado que somos capaces de golpearos de nuevo después de los benditos golpes del 11 de marzo, puesto que pusimos explosivos en las vías del tren de alta velocidad cerca de Toledo, y que pudimos hacer explotar los trenes que pasaban por allí durante la tarde del jueves pasado y por la mañana del viernes, pero no lo hicimos. Porque nuestra intención sólo era avisaros e informaros de que somos capaces, con el permiso de Dios, de golpearos cuando y donde queramos.
Informamos -Brigada de la muerte- del cese de la tregua anterior, y damos al pueblo y al gobierno españoles el plazo hasta el medio día del domingo 04-04-2004 para que se acepten nuestras peticiones legitimas, que son las siguientes:
La retirada inmediata y completa de vuestras tropas de Afganistán y de Irak y el compromiso de no volver allí. El cese del apoyo a los enemigos de la nación musulmana -Estados Unidos y sus aliados- contra el Islam y los musulmanes. Y si no lo hacéis, será la guerra entre vosotros y nosotros, y lo juramos por Dios el Poderoso que convertiremos vuestro país en un infierno y que vuestra sangre fluirá como ríos. Esto se considera como el último aviso de nuestra parte al pueblo español y a su gobierno.
Que Dios apoye a los que le apoyan y les de la victoria, Allah es Fuerte y Poderoso.
Y que la paz esté con los que sigan el buen camino.
 
ABU DUJANA EL AFGANI
GRUPO ÁNSAR EL QAEDA EN EUROPA.
BRIGADA DE LA MUERTE.
Sábado 03-04-2004

 
Tras una primera lectura del comunicado, uno no puede evitar la sensación de que nos enfrentábamos a unos fanáticos islámicos dispuestos a todo con tal de conseguir sus objetivos, por lo que no resulta de extrañar que tres horas después de enviar este fax se hicieran explotar en aquel piso, llevándose por delante la vida de uno de esos GEO que se dirigían hacia su base a la misma hora en que el fax salía hacia el periódico ABC.
 
Sin embargo, al poner ese comunicado en el contexto de los acontecimientos, se ve en seguida que hay algo que no cuadra en la escena. Repasemos los hechos:
  • Antes del 30 de marzo, las investigaciones policiales se habían llevado con relativa discreción, sin hacer pública, hasta después de producirse su detención, ni la identidad ni la fotografía de ninguna de las personas investigadas. Sin embargo, el 30 de marzo se dicta una orden de busca y captura de varios de los presuntos terroristas, entre ellos El Tunecino y otros cuatro de los suicidas de Leganés, difundiendo a través de los medios de comunicación sus fotografías.
  • El 2 de abril, esos terroristas que están en busca y captura ponen en las vías del AVE un artefacto simulado, que estaba preparado para no estallar y llamaba lo suficiente la atención como para ser detectado fácilmente.
  • El 3 de abril, a eso de las dos de la tarde, se presentan las primeras unidades policiales en el piso y los terroristas quedan sometidos a un cerco que se prolongaría hasta la explosión del inmueble, ocurrida a las 9 de la noche.
  • Y es en esas circunstancias, a las seis de la tarde, cuando los terroristas deciden mandar al ABC un fax donde dicen que lo del AVE era un aviso y exigen al gobierno español que se retire de Afganistán antes de las 12 de la mañana del día siguiente.
No me digan que no es maravillosa la sangre fría de estos individuos ¡Esos terroristas en busca y captura, que están encerrados en un inmueble rodeado por la Policía, se permiten el lujo de amenazar al gobierno con tomar represalias si no se accede a sus exigencias en menos de 24 horas! En términos del mus, eso es lanzar un órdago a la grande con cuatro pitos y siendo postre.
 
La primera pregunta que a uno se le ocurre es ¿quién envió ese comunicado y desde dónde? Los análisis grafológicos incluidos en el sumario revelan que ese fax manuscrito fue redactado por El Tunecino: es su letra la que allí aparece. Por tanto, si El Tunecino redactó ese fax, si el fax se envió a las seis de la tarde y si a esa hora El Tunecino estaba rodeado en el piso de Leganés por la Policía, la opción más lógica es que el fax se enviara desde ese propio piso rodeado. Sólo hay un problema a este respecto: en el piso de Leganés no había ninguna máquina de fax.
 


No estamos hablando de un texto de fax cualquiera, sino de un manuscrito, por lo que sólo existen dos opciones para enviarlo: o se manda con una máquina de fax, o se digitaliza el documento, se introduce en un ordenador y se envía desde ahí. El problema es que en Leganés tampoco se encontró ningún aparato digitalizador que hubiera permitido enviar el fax desde un ordenador. Por tanto, parece imposible que El Tunecino enviara ese fax desde Leganés.
 
Pero entonces, ¿quién lo envió? ¿Cómo y cuándo hizo llegar El Tunecino ese texto manuscrito (redactado ese mismo sábado) a una persona para que lo enviara desde el exterior? ¿Preparó ese fax por la mañana y le encargó a otra persona que lo enviara? ¿Para qué? ¿Es que esperaba no poderlo enviar él mismo?
 
Esas exhaustivas investigaciones
 
No hace falta ser Perry Mason ni Hercules Poirot para deducir cuál hubiera sido el siguiente paso lógico en las investigaciones: averiguar desde qué teléfono se había enviado el fax al ABC. Para ello, no había más que pedir a la compañía telefónica el listado de llamadas entrantes al ABC a lo largo de aquel 3 de abril y ver desde qué número se hizo una llamada a la línea de fax a las 18:05. Sin embargo, lo sorprendente es que la Policía no solicitó a la compañía telefónica el listado de llamadas entrantes a la línea de fax del periódico ABC ¡hasta el 9 de marzo de 2005!, casi un año después de los atentados, y sólo hizo esa petición después de que el juez Del Olmo preguntara desde dónde se había enviado ese extraño fax.
 
Personalmente, es uno de los aspectos que más me desconciertan. Unos terroristas matan a un compañero policía al hacer explotar aquel piso, y la Policía ni siquiera se molesta, hasta un año después, en tratar de averiguar desde dónde enviaron ese fax los terroristas. ¿Ustedes lo entienden?
 
Teniendo en cuenta que es imposible que se enviara desde dentro del piso, ese fax sólo podría indicar (aceptando la versión oficial de los hechos) que algún otro terrorista, quizá el cerebro del grupo, estaba fuera del piso y en libertad. ¿No tenía interés la Policía en averiguar desde dónde se había realizado esa comunicación?
 
Pero lo más peregrino es que, dos años después de los hechos, el auto del juez Del Olmo sigue sin decirnos desde qué número se envió el fax al ABC. Por lo menos, el reciente auto de procesamiento no recoge esa información. Lo cual, supongo, significa que la Policía sigue sin comunicar al juez cuál es ese número misterioso.
 
El segundo fax
 
Sin embargo, existen otros datos que hacen surgir todavía más dudas. Porque lo cierto es que aquella tarde del 3 de abril los presuntos terroristas no enviaron un solo fax, sino dos.
 
A las seis de la tarde, una telefonista de Telemadrid que responde a las iniciales M.C.C.P. recibió una llamada de un hombre "con acento árabe afrancesado" que preguntó literalmente "Si han recibido un fax", por lo que la telefonista pasó la comunicación a la redacción de informativos. La llamada provenía, como luego se vio, del número 915606753.
 
A las 19:30, la misma telefonista volvió a recibir una llamada de la misma persona y desde el mismo número. Esa vez, su comunicante le dijo: "Llamo en nombre de Al-Qaeda y en el número 915128300 he enviado un fax escrito en árabe y que por qué no lo leen".
 
El número 915128300 es una línea de fax de Telemadrid. La telefonista acudió a la redacción de informativos a buscar el fax, pero no lo encontró allí, así que junto con el encargado de informática revisaron el ordenador donde se reciben los faxes, viendo que, efectivamente, se había recibido un fax en blanco. El sistema informático tenía también registrado el número de serie del fax de origen, que era el REC406F05B52D73.
 
Curiosamente, la telefonista que recibió estas dos llamadas es la misma que recibió la famosa llamada el 13 de marzo en la que se anunciaba la colocación de una cinta de vídeo en una papelera cercana a la mezquita de la M-30. Curiosamente también, esta telefonista había nacido en Tánger, por lo que pudo reconocer fácilmente el "acento árabe afrancesado".
 
Esas exhaustivas investigaciones (segunda parte)
 
En este caso de Telemadrid, la Policía sí determinó cuál era el número desde el que se había llamado a la centralita: el 915606753. Y también determinó que ese número se corresponde con una cabina telefónica situada en Antonio López 33, piso bajo. Se trataba de una cabina dotada, precisamente, de funcionalidad de envío de fax. Así que la Policía concluyó que era desde allí desde donde se había enviado aquel fax en blanco.
 
Recapitulemos un poco. Tenemos, entonces, que a las seis de la tarde de aquel 3 de abril alguien envió dos faxes: uno al periódico ABC y un segundo a Telemadrid, aunque éste se recibió en blanco. En el ABC, nadie recogió ese fax de la máquina hasta el día siguiente, según consta en la declaración ante el juez del jefe de la sección nacional del periódico. En Telemadrid, el misterioso comunicante con acento árabe afrancesado volvió a llamar a las 7:30 para preguntar que por qué no leían el fax. Imagínense ustedes la escena: ¡todo un portavoz de Al-Qaeda completamente frustrado porque nadie le hace caso!
 
Sin embargo, de nuevo quedan flecos que la investigación policial parece haber obviado. En primer lugar, de estos datos se desprende que quien envió los faxes estaba fuera del piso de Leganés, así que la pregunta vuelve a ser la misma: ¿cómo se pudo enviar al ABC un manuscrito de El Tunecino, que estaba rodeado en aquel piso de la C/ Carmen Martín Gaite?
 
En segundo lugar, todos los presuntos terroristas del 11-M, y en particular los suicidas de Leganés, eran marroquíes, argelinos o sirios. Se supone que tendrían acento de sus respectivos lugares de origen. ¿De dónde sale entonces eso del acento árabe "afrancesado"? ¿Es que no era un verdadero árabe el que llamó? ¿O es que alguno de esos acentos suena “afrancesado”?
 
En tercer lugar, existe en los informes policiales una ambigüedad que parece no resuelta. Una cosa es el teléfono desde el que se hizo la llamada a la centralita de Telemadrid (el 915606753) y otra cosa es el teléfono desde el que se enviara el fax. Ambos teléfonos no tienen por qué coincidir. ¿Qué averiguaciones se hicieron para ver que, en efecto, la llamada y el fax se habían hecho desde el mismo número?
 

Cabina desde la que se dice que se envió el fax. C/ Antonio López, 33.

 
Porque lo cierto es que resulta imposible que aquel fax se enviara desde esa cabina telefónica de la C/ Antonio López. Esas cabinas permiten enviar faxes, sí, pero el texto del fax debe introducirse mediante un teclado, escribiendo letra a letra, como los mensajes SMS. ¿Me puede alguien explicar cómo puede enviarse un texto en árabe (que es lo que el comunicante dijo que envió) utilizando las teclas del alfabeto latino? Siento verdadera curiosidad. En Libertad Digital hemos hecho la prueba en la misma cabina, la que aparece en la foto. No hay forma de introducir un folio manuscrito, ni hay una boca para insertar un disco, ni un puerto USB desde el que descargar un fichero. Lo que le llega al destinatario es esto:
 

La cinta
 
Pero el remate de la jugada es un informe pericial del que el juez Del Olmo no hace ni mención en su último auto. El 6 de abril, funcionarios de la Brigada Provincial de Información de Madrid se personaron en las dependencias de Telemadrid y recogieron la cinta donde estaban grabadas las conversaciones de la centralita, entregándosela a la Policía Científica para que realizara el correspondiente análisis de la voz de aquel comunicante que dijo hablar en nombre de Al-Qaeda. El objetivo era, por supuesto, identificar a ese hombre que habló "con acento árabe afrancesado".
 
Lo más sorprendente de todo es el resultado de aquel análisis: al examinar la grabación, la Policía Científica no encontró ni una sola voz de hombre en ninguna de las dos caras de la cinta. Decididamente, la realidad supera a la ficción en todo lo que respecta a la investigación del 11-M.
 
Conclusiones en forma de preguntas
 
¿Qué significa todo este cúmulo de despropósitos? Evidentemente, ninguno de los suicidas de Leganés envió aquellos faxes ni efectuó esas llamadas a Telemadrid. Por tanto, ¿quién lo hizo? Sabemos desde qué número se realizaron las llamadas a Telemadrid, pero no sabemos desde cuál se enviaron los faxes. ¿Por qué la Policía le dice al juez que esos faxes se enviaron desde una cabina donde es imposible mandar un texto en árabe ni un manuscrito? ¿Cómo es posible que en la cinta grabada en la centralita de Telemadrid no aparezca la voz de ese supuesto portavoz de Al Qaeda? ¿Qué hay en el lugar donde esa voz debería aparecer? ¿Hay algo grabado en la cinta de Telemadrid en el lugar donde debería estar la comunicación de ese hombre "con acento árabe afrancesado"? ¿Se ha borrado esa voz o no se llegó a grabar?
 
Y, ya puestos, otra pregunta más, que surge al calor de ese análisis de la cinta. Si las comunicaciones del 3 de abril quedaron registradas en una cinta, ¿quiere eso decir que la llamada a Telemadrid del 13-M en la que se anunciaba la existencia de un vídeo de reivindicación también quedó grabada? ¿Dónde está entonces la cinta correspondiente, que no aparece en el sumario?
 
¿Estamos, simplemente, ante otro episodio más de ese inmenso teatro llamado Leganés?
 
En el siguiente capítulo: Las llamadas

 


 

Siga AQUÍ la serie completa Los enigmas del 11-M, por Luis del Pino

También en España

EN LA LOPJ, UNA FALTA MUY GRAVE

Garzón ocultó al CGPJ cobros de 200.000 dólares que recibió en Nueva York

El juez Baltasar Garzón ocultó al CGPJ el cobro de más de 200.000 dólares que recibió durante su estancia en Nueva York en los años 2005 y 2006. La Ley Orgánica del Poder Judicial sanciona como falta muy grave mentir en la solicitud de obtención de permisos a los jueces.
COINCIDE CON RUBALCABA: ES DE MORTADELO Y FILEMÓN

Barón: "Ni he visto ni he consentido las anotaciones publicadas"

El director general de Seguridad e Interior ha dicho que ni ha "consentido" ni ha "visto" ninguna "anotación similar a las que han aparecido publicadas". "No es riguroso llamarles partes" y "no tienen parecido alguno" con los partes técnicos que ha podido encargar en su vida profesional.
TENÍA COARTADA

La Policía ocultó datos que apuntaban a la inocencia de Zougham

Las bombas del 11-M se montaron, según la versión oficial, en Morata de Tajuña la tarde-noche del 10 de marzo. Zougham alegó que a esa hora estaba en gimnasio. Dos testigos corroboran ahora su coartada y dicen que la Policía conocía los datos, que nunca fueron al sumario.
Copyright Libertad Digital S.A.
C/ Juan Esplandiú, 13
28007 Madrid
Tel: 91 409 4766
Fax: 91 409 4899
buzon@libertaddigital.com