Opinión
Noticias y opinión en la red
Comisión 11-M

Al Gobierno por el terror

La triste comparecencia parlamentaria de ZP fue trágica, sin sentido, al margen de toda verosimilitud. Su faramalla ideológica no pudo ocultar el cambio fundamental que se ha producido en la política occidental, después de la caída del Muro de Berlín, a saber, el terrorismo ha conseguido cambiar un Gobierno democrático. España ha sido, como en otras épocas históricas, el laboratorio para llevar a cabo la endiabla experiencia. La ciencia política más avanzada estudia el caso español con verdadero detenimiento. En realidad, el caso español preocupa a todas las democracias. Sin embargo, la Comisión del 11-M, desgraciadamente, trata de ocultar lo que es un problema mundial. Acaso, por eso y porque esta Comisión llega a su fin, es conveniente ir sacando conclusiones. Es hora, pues, de hacer balance ciudadano. Es hora de hacer síntesis política. Es hora de quedarnos con lo fundamental.
 
En efecto, la Comisión del 11-M pretende no sólo deslegitimar a un Gobierno genuinamente democrático, porque sufrió el mayor atentado terrorista de la historia de España, sino sobre todo quiere negar la principal novedad de la política mundial, repito, que el terrorismo, una acción terrorista perfectamente planificada, ha conseguido cambiar a un Gobierno. A pesar de todo, la manipulada Comisión del 11-M no conseguirá borrar la mancha que pesa sobre el Gobierno de ZP. Más aún, la Comisión del 11-M y sus conclusiones "ideológicas" apresuradas serán estudiadas por los futuros historiadores de España como una forma chapucera de negar la evidencia. Sin el golpe terrorista del 11-M, naturalmente acompañado por la política de acoso y derribo antidemocrático llevada a cabo por el PSOE durante tres años contra el Gobierno de Aznar, ZP jamás hubiera alcanzado el poder.
 
El socialismo español negará hasta el esperpento que su victoria nada tiene que ver con el planificado ataque terrorista al Gobierno de Aznar. Sus terminales mediáticas no se cansarán de farfullar que el Gobierno de Aznar "engañó masivamente". Repetirán millones de veces mentiras y mentiras, pero no conseguirán deslegitimar los análisis más certeros que se han hecho sobre la llegada al poder de ZP. No podrán desmentir que Bush y Putin, y muchos otros jefes de Estado y de Gobierno del mundo, tienen razón al mantener que el terrorismo ha hecho cambiar el curso de una nación democrática.
 
España, por desgracia, es el modelo para estudiar cómo el terrorismo puede cambiar el curso de la historia en una democracia.