Opinión
Noticias y opinión en la red
Atentado de ETA

¿Ambigüedad o contundencia?

La comparecencia de Zapatero el día 30 de diciembre pasará a los anales de la infamia política. Sin embargo, nadie parece sorprendido, lo cual no deja de resultar extraño. Es como si fuéramos muchos quienes preveíamos esta reacción. Los mismos periodistas que asistieron a la comparecencia preguntaron inmediatamente: ¿Rompe el Gobierno el "proceso de paz" (¡qué indecencia llamar así a lo no es sino un cambalache!) con ETA? La respuesta fue directa y sin titubeo: se suspende, sólo se suspende, pero de "ruptura" mejor no hablemos. A pesar de todo, los periodistas volvieron a hacer la misma pregunta, y otra vez la respuesta de Zapatero fue inequívoca. Entonces, ¿por qué dice Rajoy que Zapatero ha contestado con ambigüedad?  ¿No sería mejor decir que estamos ante un irresponsable que nos lleva al despeñadero nacional?

O hacemos un análisis frío de la infamia de Zapatero o éste acaba con lo poco que queda de dignidad nacional. Benevolente ha sido Rajoy al criticar de ambiguas las declaraciones de Zapatero, cuando todos hemos oído decir con contundencia fanática y sectaria que él sólo suspende, interrumpe o, sencillamente, detiene durante algún tiempo las negociaciones con ETA. Pero, porque no es tiempo de benevolencias sino de buscar responsabilidades y complicidades del atentado, sería menester que fijáramos con precisión que el único responsable de este atentado de Barajas no es otro que la banda criminal ETA. Este atentado, en efecto, como los otros que se vienen produciendo desde que la banda declaró el falso "alto el fuego" sólo tienen la autoría de ETA, pero el Gobierno y el presidente del Gobierno tiene la responsabilidad de haber confundido, cuando no engañado, como vienen manteniendo las grandes asociaciones de víctimas del terrorismo y el PP, a la opinión pública sobre la falsa voluntad de ETA de abandonar el crimen y la violencia.

Conclusión: el responsable inequívoco del atentado es ETA, pero la política antiterrorista de Zapatero más parece alentar a los terroristas que enfrentarse a ellos. He ahí la principal novedad de este atentado. El Foro de Ermua lo ha expresado con brillantez: "El Gobierno no es responsable del atentado de Barajas, pero si no abandona de inmediato la política de negociación y cesiones a ETA se convertirá en cómplice de su violencia". Sin embargo, no parece que Zapatero quiera cambiar de "política", porque ha vuelto a reiterar, por si alguien albergaba alguna esperanza de ruptura con ETA, que "el proceso sería largo, duro y difícil". Según esa lógica, dura y terrible, el atentado de Barajas es sólo una estación de ese endiablado camino de complicidades con el crimen organizado...

El Sr. Maestre es filósofo y escritor. Su último libro publicado es La escritura de la política (2012). Miembro del panel de Opinión de Libertad Digital y comentarista de esRadio.