Menú

Crisis de gobernabilidad y cálculo electoral

Pudiera haber otro motivo para que la UE no intervenga en España. Ese motivo lo convertirá Zapatero en razón, seguramente, cuando la propia UE le dé otro ultimátum.

0

Todo es indeterminación y vacío en la política y la economía españolas. Así estaremos hasta las próximas elecciones generales. España vive instalada en una gravísima circunstancia. Las incertidumbres económicas son múltiples. La prima de riesgo es la más alta de nuestra historia. El bono español a fin de año es una ruina. Nadie quiere comprar nuestra deuda. Y así suma y sigue. Toda la prensa seria de Europa considera que España podría ser intervenida por la UE. Pocos analistas consideran que la deuda de España sea viable sin la intervención directa de los tecnócratas de la UE.

Pero Zapatero, como si la cosa no fuera con él, se va de viaje. Se quita del tráfico unos días para ver si logra engañar a los mercados. Pero Zapatero ya no engaña a nadie, entre otras razones porque nadie puede creerse una palabra de quien estigmatiza a los mercados y, a la vez, les pide que compren deuda española. ¿Entonces por qué se va de viaje Zapatero? Quizá no sea estulticia ni falta de responsabilidad. Quizá sea una táctica desesperada para seguir unos meses más en el poder, porque sigue creyendo que España no será intervenida.

¿Qué le hace suponer a Zapatero que España no será intervenida? Quizá el peso excesivo de la economía española en Europa está haciendo, sin duda alguna, que la UE no actúe como ha hecho con Grecia e Irlanda. Ese dato Zapatero lo maneja con suma cautela, sobre todo para convencer a los suyos de que España no será rescatada, porque la propia UE corre peligro con esa intervención. ¡Quién sabe si Zapatero pudiera tener razón con esa triquiñuela! Una cosa es cierta: Zapatero no hace sino manipular pro domo sua un argumento que ha sido muy esgrimido en el debate público por economistas de prestigio reconocido; en efecto, ha habido varios economistas de prestigio que consideran inviable el rescate de España porque su peso económico es demasiado grande en el mundo.

Sin embargo, pudiera haber otro motivo para que la UE no intervenga en España. Ese motivo lo convertirá Zapatero en razón, seguramente, cuando la propia UE le dé otro ultimátum. Me refiero a la reforma del sistema público de pensiones, que ya tendría que haber acometido, pero que por cálculo electoral lo está retrasando hasta que ya no haya más remedio. Zapatero sabe, en verdad, que con elevar el cómputo de las pensiones de 15 a 20 años podría ahorrar a la hacienda pública 40.000 millones de euros.

La cifra de 40.000 millones de euros es suficiente, en mi opinión, para llevar tranquilidad a los mercados, es decir, para que la UE no intervenga en España. Quizá a la vuelta del viajecito a Zapatero no le quede otra solución que tocar, de una puñetera vez, esa reforma.

En Libre Mercado

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Escándalo en Noruega por la difusión de las fotos más íntimas de una jugadora de balonmano
    2. Los insultos al rey Felipe de Manu Guix, director musical de 'OT'
    3. Pregunta de TV3 a Arrimadas: "¿Cómo es que los diputados de Cs no cantan Els Segadors?"
    4. El increíble cambio físico de Amaia Montero en su regreso a la música
    5. Pedro J. Ramírez y Cruz Sánchez de Lara se confiesan por primera vez tras su matrimonio
    0
    comentarios

    Servicios