Menú

C's: coherencia frente a oportunismo

Ante el gravísimo riesgo de ingobernabilidad que corre España, Ciudadanos ha acudido a salvar la nación.

28

Es impecable la actuación de Ciudadanos. No es un asunto de oportunidad, menos aún de oportunismo, la política de pactos adoptada por Ciudadanos, sino de coherencia con las bases ideológicas de este partido político. Ante el gravísimo riesgo de ingobernabilidad que corre España, Ciudadanos ha acudido a salvar la nación. Ciudadanos, sí, nació para resolver el problema fundamental de España: darle estabilidad al Estado-nación de acuerdo con un artículo clave de la Constitución de 1978, a saber, que los españoles sean libres e iguales en todo el territorio nacional. Ciudadanos ha demostrado con su política de pactos con el PSOE, en Andalucía, y el PP, en Madrid, su coherencia con esa idea clave. La grave situación general de España por un lado, y la fidelidad a sus compromisos electorales por otro, ha obligado a Ciudadanos a dar pruebas de su utilidad por los votos recibidos. Se ha manchado, de verdad, sin hacer postureo. Ciudadanos está apoyando con carácter general a la lista más votada, a los que no tengan imputados en sus candidaturas y, en fin, tratan de demostrar por todos los medios a su alcance que no han venido únicamente a criticar y bloquear las instituciones.

Por lo tanto, el fin político de Ciudadanos, la defensa del Estado-nación, España, no es contradictorio con esos pactos; al contrario, esos medios, los pactos, son ajustados a ese fin. Afortunadamente, esos medios no se han convertido, ni espero que se conviertan, en fines. Una cosa es ayudar al funcionamiento de las instituciones y otra, muy diferente, es responsabilizarse de las políticas de Susana Díaz o de Cristina Cifuentes. El arreglo, pues, es ajustado a las circunstancias históricas por las que atraviesa España, amenazada por el independentismo y el populismo. La justeza de las posiciones de Ciudadanos es irreprochable. El fin es conservar el sistema democrático. El Estado-nación. España. Ciudadanos está salvando la gobernabilidad de la nación a través de darle estabilidad a dos grandes regiones de España. En efecto, Ciudadanos quiere solucionar el problema nacional, auque haya tenido que hacerlo previamente resolviendo los gravísimos problemas, incluidos los de corrupción, del PSOE y el PP en Andalucía y Madrid respectivamente.

Sin embargo, la crítica oportunista a Ciudadanos, la crítica que confunde el destino individual con el colectivo y los intereses de una determinada empresa con los intereses generales de una nación, es incapaz de ver la coherencia de este partido que da la investidura al PSOE y al PP, entre otros motivos, porque tienen mayorías en esas comunidades, a pesar del gravísimo problema de la corrupción. Además, la crítica oportunista a Ciudadanos no quiere reconocerle a este partido que su actitud también es una prueba, otra más, decisiva de sus intenciones políticas: no quieren ser marca blanca de ningún partido, sino que pretenden alcanzar la mayoría absoluta para enfrentarse al independentismo catalán y vasco por un lado, y a los que quieren acabar con el sistema por otro.

Ciudadanos no cambia sus apoyos por poltronas, sino por la nación democrática, España. Por lo tanto, después de la elecciones del 24-M y visto como negocia la estabilidad de España Ciudadanos, sigo manteniendo que este partido ilusiona a millones de españoles. Esto es algo más que simpatía. Ciudadanos le da una brizna de dignidad a la política española. Ilusión, dignidad y, sobre todo, esperanza es lo que llevan adentro los discursos de Ciudadanos, incluida la última comparecencia de Rivera explicando el acuerdo de Andalucía. Ciudadanos está explicando bien cómo negocian con distintas fuerzas políticas. Lo hacen con naturalidad. Nos siguen ilusionando. Creen en lo que dicen y, por eso, precisamente, lo comunican bien. No es una tarea sencilla. No surge de la improvisación. No es algo que hayan aprendido de la noche a la mañana. Todo eso es fruto de un trabajo muy serio que se ha llevado a cabo en los últimos años.

Es menester, pues, empezar a enfrentar algunas descalificaciones de Ciudadanos que no solo suenan mal a quien tenga sensibilidad política, sino que sencillamente son mentiras. Calumnias. Ciudadanos no es, como dicen los viejos talibanes de la política, un partido que nació ayer. Falso. Quizá sea el partido político que en estos momentos tenga mejor nota a la hora de calificar su experiencia. Ciudadanos ya tiene diez años y ha conseguido demostrar una gran capacidad para crear una empresa política en un medio hostil, casi salvaje, y salir adelante. Su actuación en Cataluña es digna se imitarse en el resto de España, pero en el futuro Ciudadanos se lo jugará todo, otra vez, en Cataluña, si la señora Colau y Podemos se unen a la agenda independentista. Será entonces, cuando nacionalistas, independentistas, comunistas, socialistas y populares tendrán que rendirse a una evidencia: C's mantiene las mismas propuestas en todo el territorio español. Su discurso es nacional. ¿Quién da más?

En España

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Antonio David, al límite: vive del sueldo de su mujer
    2. Muere el hombre apaleado en Zaragoza por llevar la bandera de España en los tirantes
    3. El detenido es un matón de extrema izquierda que ya dejó tetrapléjico a un policía
    4. Ingresado con pronóstico grave el juez de Barcelona que investigó los preparativos del 1-O
    5. Reverte, a Colau: "A mí no me utilice para sus basuritas político-folklóricas"
    0
    comentarios

    Servicios