Opinión
Noticias y opinión en la red
Favoritismo con Cataluña

El error de Fecsa-Endesa

Magistral fue la intervención de Manuel Pizarro en el parlamento de la Comunidad Autónoma de Cataluña. Unos datos bien expuestos ponen en su sitio al ridículo nacionalismo catalán. Esos datos hicieron obvia lo que es una mentira. El victimismo nacionalista fue puesto en evidencia. Sin embargo, es menester reconocer, en honor a la verdad y a la historia reciente de España, que Fecsa-Endesa, la empresa de Manuel Pizarro, ha cometido un error garrafal en Cataluña. Peor aún, ha cometido una injusticia. Es una empresa que ha imitado más los vicios de la administración del Estado español que las virtudes de las empresas catalanas.

Fecsa-Endesa no ha sido capaz de aprender en cabeza ajena; de ahí que, en los últimos años, haya invertido más en Cataluña que en otros lugares de España. Ha caído en la misma injusticia histórica que cometieron Franco, González y Aznar: dar más a Cataluña que al resto de regiones españolas. Se equivocaron como ahora se ha equivocado Fecsa-Endesa. Porque quien da a quien no se lo merece, acaba siendo doblemente injusto: se hace daño a sí mismo a la par que perjudica a otras regiones que atesoran mayores méritos. Y, por supuesto, es despreciado por aquellos a los que favorece, que se comportan antes como "esclavos" llorones que como individuos emancipados.

La gran empresa eléctrica Fecsa-Endesa, según ha demostrado con datos objetivos Manuel Pizarro, se ha volcado en inversiones en la comunidad catalana. Más aún, comparado con los beneficios que esta empresa adquiere en otras comunidades, ha cometido una injusticia. Sí, sí, no deja de ser injusto, además de obtuso desde el punto de vista del beneficio empresarial, invertir más allí donde las expectativas de beneficios son menores que en otras zonas. Lo ha reconocido el propio Manuel Pizarro: "Por primera vez Barcelona ha superado a Madrid en calidad de suministro", y eso, digo yo, a pesar de que los beneficios de la empresa son mayores en Madrid y, seguramente, en muchos otros lugares de España que en Barcelona.

Mientras que en Cataluña Fecsa-Endesa invierte 538 euros por cliente, en el resto de España la inversión de esta empresa no alcanza a los 487 euros. La injusticia no acaba ahí, sino que esta entidad es, según Manuel Pizarro, el mayor inversor privado de Cataluña en el período 2002-2006, con 5.229 millones de euros... Sin embargo, los nacionalistas y los socialistas catalanes culpabilizan a la empresa del señor Pizarro, sí, al mayor inversor privado de Cataluña, de los apagones de Barcelona y su entorno. Increíble.

¿Qué ha hecho mal Fecsa-Endesa? Dejarse chantajear por el victimismo nacionalista. La empresa de Pizarro ha interiorizado, o mejor ha hecho suyo, la gran mentira nacionalista: la culpa de los males de Cataluña las tiene cualquiera, excepto los gestores catalanes. Mentira. El problema está en los nacionalistas catalanes. Mientras que sean éstos los únicos gestores de la administración del Estado, o los controladores de la empresa privada, el desarrollo de las infraestructuras de Cataluña será un desastre.

En fin, el nacionalismo catalán no sólo destroza al Estado Social y de de Derecho, España, sino que también erosiona a la empresa privada. La solución, pues, no puede ser otra que acabar con el victimismo catalán. ¿Cómo? No es suficiente una teoría crítica, una argumentación, contra el nacionalismo, sino retirándole su capacidad de gestión, o sea, no hay otro arreglo para Cataluña que quitarle el poder a los nacionalistas y socialistas. O llegan otros políticos al poder o se suspende la autonomía de unos tipos, en verdad, unos paletos que no se atreven a utilizar el castellano con Manuel Pizarro.

El Sr. Maestre es filósofo y escritor. Su último libro publicado es La escritura de la política (2012). Miembro del panel de Opinión de Libertad Digital y comentarista de esRadio.

Lo más popular