Opinión
Noticias y opinión en la red
Relación PP-UPN

Exageración de Rajoy

No creo a Rajoy cuando dice que el PP no ha tenido y nunca tendrá problemas con UPN. Falso. Él sabe que eso es una exageración y todos los sabemos, pero intenta ocultar que se ha abierto una brecha no sólo en las relaciones entre UPN y el PP, sino también acerca del rol que deberá desempeñar el PP en el Congreso de los Diputados, por no decir nada sobre a quién le corresponderá ejercer en el futuro inmediato el liderazgo en Navarra, por ejemplo, en la campaña de las próximas elecciones generales ¿quién correrá con los gastos, las gentes de UPN o las del PP? O mejor, ¿cederá de buen grado el señor Sanz su liderazgo para que todo el protagonismo sea del señor Rajoy?

Por lo tanto, claro que ha habido problemas en el pasado, sobre todo de liderazgo, y los habrá en el futuro, sobre todo por la presión nacionalista y terrorista sobre los partidos constitucionalistas. Sí, sí, esta presión nacionalista ha hecho entrar en crisis a UPN y su relación con el PP. Porque nadie lo olvide el verdadero problema no es que Sanz gobierne con el consentimiento del PSOE, eso es un asunto meramente coyuntural o temporal, sino que el partido de Zapatero está dispuesto a pactar con los nacionalistas y terroristas de Nafarroa Bai, saltándose la Constitución, cuando le venga en gana. Este es el verdadero problema. Es la causa dramática que explica los movimientos tácticos, un tanto obscenos y atrabiliarios, de Sanz; que por supuesto genera conflictos en el pacto firmado entre UPN y el PP.

Así las cosas, que nadie se engañe con la exageración de Rajoy. Existen discrepancias entre los dos partidos hermanos. Pues que si UPN representase genuinamente al PP en Navarra, lo lógico sería que el PP hiciera lo mismo con UPN en el Parlamento de la nación. Cualquier otra consideración al respecto, diga lo que diga Rajoy, tiene que sonar, en principio, rara. Y, sin duda alguna, rara es la petición del señor Sanz al PP sobre la necesidad de tener UPN un grupo parlamentario en el Congrego. Esgrimir esa pretensión, ahora, exactamente cuando está atrapado en las marrullerías del PSOE, no nos debería sonar a rara, sino que debiera hacernos sospechar de los pactos entre UPN y el PP, por un lado, y de lo hablado entre Sanz y Blanco por otro lado.

Desconozco los términos exactos del pacto de colaboración existente entre UPN y PP, pero sospecho que quizá no sea compatible la existencia de un grupo parlamentario de UPN al margen del PP; y si lo fuera, me parece que el PP haría bien en dejar claro que el liderazgo en esa comunidad o lo ejerce Rajoy o no lo ejerce nadie. Por otro lado, exigir un grupo parlamentario para UPN un día antes de la toma de posesión de la presidencia de Navarra me hace sospechar que detrás de la abstención socialista, forzada por el señor Blanco y el grupo dirigente del PSOE, para que gobierne Sanz hay, desgraciadamente, más opacidades que transparencias, más cesiones que críticas a la política pro nacionalista de Rodríguez Zapatero.

El Sr. Maestre es filósofo y escritor. Su último libro publicado es La escritura de la política (2012). Miembro del panel de Opinión de Libertad Digital y comentarista de esRadio.