Opinión
Noticias y opinión en la red
Entrevista a Conde Pumpido

¡Ilegalización de ANV!

Los magistrados del Supremo y el Constitucional habrán sentido angustia, cuando hayan leído las declaraciones del Fiscal General del Estado: "Es posible ilegalizar a ANV antes de las elecciones". Sí, sí, eso es exactamente lo que ha dicho Conde Pumpido ante el recrudecimiento de violencia impuesto por ETA en el proceso electoral. Nadie sensato, por supuesto, cree a este señor, porque el Gobierno no tiene otro objetivo que legalizar a ETA para gobernar con ella en el País Vasco y seguir imponiendo su poder en el resto de España, pero el susto se lo habrán llevado los magistrados. ¿Mira que si ahora tienen que desdecirse de sus pobrísimos argumentos y mentiras para legalizar a la franquicia de ETA? Conde Pumpido no los deja tranquilos, dicen en tono displicente estos magistrados. Ahora, les exigiría seguir mintiendo y rectificar los ya manoseados ideologemas de unas resoluciones lamentables.

La perversidad del gemido cínico de Conde Pumpido contra ETA sólo es comparable al miedo que han sentido estos magistrados ante la simple hipótesis de que tuvieran que rectificar sus resoluciones. No puedo imaginarme las patrañas que tendrían que inventar para ocultar su gran mentira, a saber, la ilegalización de ANV, según el Constitucional, hubiera sido "desproporcionada". Por cierto, y dicho sea de paso, que la nueva versión de la sentencia sigue manteniendo la misma idea que la falsa y filtrada a los medios la noche del jueves al viernes pasado: "No habiéndose alcanzado el punto en que la trama defraudatoria se confunda con la dirección formal de ANV, la disolución de éste pudiera haber resultado desproporcionada."

Me resulta difícil ponerme en la piel de los magistrados de los Altos Tribunales que han legalizado a ETA para presentarse a las elecciones del día 27 ante la alocución retórica de Conde Pumpido sobre la suspensión de ANV. ¿Qué sentimientos tendrán esos hombres antes sus "correctas" e "injustas" resoluciones? ¿Qué pensarán de los efectos psicológicos que producen sus decisiones "jurídicas" en las víctimas del terrorismo? ¿Qué pensarán sobre los ideales de vida democrática de los españoles? ¿Qué significado le darán a la palabra dignidad? Tiene que ser terrible hacerse esas preguntas para profesionales del derecho que han renunciado, definitivamente, a impartir justicia, pues que resulta de todo punto injustificable legalizar a medio partido e ilegalizar a otro medio, incluso utilizando la artera distinción constitucional entre "agrupación electoral" y "partido político".

Triste, en fin, tiene que ser para esos magistrados hacer depender toda una trayectoria profesional de los embelecos de Zapatero y Pumpido, de José Blanco e Iriguren, de Sebastián y Zerolo... Pero, lo cierto, es que Zapatero y Conde-Pumpido han puesto en su lugar a los Altos Tribunales de Justicia. Ya están en las cloacas del poder. Zapatero y Conde han ganado sin tener apenas que batallar. Les ha bastado con imponer sus pobres marrullerías. Ya han pasado a la historia por dejar en lo que son a los Altos tribunales españoles: meras prolongaciones del poder del presidente del Gobierno. No son nada al margen de Zapatero. Los magistrados, sí, no son nada al lado de Zapatero. ¿Quién se acordará en el futuro de los nombres de los ponentes de las burdas resoluciones del Supremo y el Constitucional? Pobres. Sus resoluciones sólo serán objetos de mofa y desprecio.

Cualquiera que se ponga en lugar de estas personas sentirá angustia y pena, porque no dejarán de estar conmigo en que es penoso tener que negar lo que todo el mundo sabe, lo que es una evidencia, a saber, que ANV es ETA. Ellos mantienen, de acuerdo con Zapatero, que no hay evidencias suficientes para ilegalizar a ese partido político. Bochornoso.

El Sr. Maestre es filósofo y escritor. Su último libro publicado es La escritura de la política (2012). Miembro del panel de Opinión de Libertad Digital y comentarista de esRadio.

Lo más popular