Opinión
Noticias y opinión en la red
Gobierno Zapatero

Intención no es torpeza

No le llamen, por favor, torpe a la "corporación" que llegó al poder en España después del atentado del 11-M. Todo en este "Gobierno" es intención. Mala intención. Perversa intención. Su Intención, con mayúscula, es mantenerse en el poder a través de la "basura". Sustantivo cómodo, sí, porque valora, pero nadie me negará su capacidad de comprensión. Si decimos "gobierno basura", todos sabemos de qué hablamos. Sí, su único objetivo es satisfacer a quienes sólo tienen intenciones sectarias y excluyentes. Mantener su clientela bárbara, primero, y atraer a nuevos sectarios, después, es su única finalidad. Naturalmente, las acciones propagandísticas están dirigidas a golpe de encuesta y con los principales medios de comunicación, aunque mejor sería llamarle cadena del "movimiento socialista", a disposición del Gobierno. El reportaje de Zapatero en El País del domingo es ejemplo sobresaliente de la Intencionalidad de la corporación "gubernamental".

Así pues, este guirigay de Zapatero, que cada más me cuesta llamarle Gobierno a lo que no tiene otro objetivo que mantenerse en el poder eternamente a través de votos de grupos resentidos, cerrados y excluyentes, tiene una intención muy clara y distinta: alimentar permanentemente la basura, la morralla de la morralla. Dejemos los eufemismos al margen, porque nos va en ello la vida de la pobrísima democracia española. Dejemos, pues de discutir sobre la intencionalidad o la torpeza de Zapatero, y sentemos de una vez que todo en Zapatero es populismo, perverso populismo, al margen de cualquier tarea normal de Gobierno.

Por eso, Zapatero no recibe a quienes defienden a millones de familias, no discute sobre terrorismo con las víctimas, ni tampoco da importancia a lo que diga el Partido que, como mínimo, representa a la mitad de la población, pero por las mismas razones Zapatero no sale de España, por supuesto, no es recibido en EEUU, no visita ningún país europeo salvo en visita privada y, seguramente, a escondidas... Y es que, ya me dirán ustedes, qué Gobierno sensato puede tener ganas de mantener relaciones con un Anti-Gobierno; con un "grupo" de anti-políticos que hace de la marginalidad y la marginación el hilo conductor de todas sus acciones. Estamos ante el grupo de "políticos" más populistas que haya dado Europa en las últimas décadas. Por mantenerse en el poder se enfrenta incluso a lo que les da vida: Europa. La OPA sobre Endesa dirigida por Montilla, el desdén por Israel y las políticas de inmigración son tres ejemplos claros de populismo antieuropeo.

Ahora bien, nadie se engañe, nadie hable de torpezas, porque ni una sola declaración de Zapatero o Blanco es hecha sin mirar las encuestas. Ni una sola acción de Zapatero o su gente en el Parlamento, o en cualquier otra institución, se hace sin consultar previamente los beneficios electorales que reportará al PSOE. Ni un sólo decreto aparecerá en el BOE que no sirva para mantener la "popularidad" de Zapatero. Este Gobierno no deja nada, absolutamente nada, al azar excepto el hundimiento de la nación. Eso es algo que no le compete. El Gobierno no está hecho para gobernar la nación, sino para acumular poder en torno a una casta dirigente, o mejor, a una empresa llamada "La Pesoe".

El publirreportaje, o como se llame, que le hacia El País a Zapatero el domingo pasado es el compendio de la intención populista, o sea la anti-política, que anima a la corporación socialista. Conozco a políticos sensatos de la socialdemocracia europea, e incluso de la española, que se han sonrojado al leer algunas de las majaderías que suelta Zapatero. Llevan, sí, directamente al suicidio democrático, al suicidio de la nación, pero eso no es asunto de "La Pesoe". Su único interés, su Intencionalidad, es reconocer que esas barbaridades dan votos, que es lo único que pretende el consejero delegado de "La Pesoe" para no declarar suspensión de pagos.

Ningún objetivo racional, ninguna tarea de educación, nada que tenga que ver con la genuina política, o sea, llegar a acuerdos entre gentes de pareceres e ideologías distintas le interesa a "La Pesoe"... Sólo se trata de sumar cabezas, grupos, nunca individuos libres. Por eso, el próximo viernes aprobarán otra medida sectaria, arbitraria y desmemoriada: "La Ley de la Memoria Histórica". Al grupo que antes pedía amnistía tienen ahora que agregar los que piden "memoria". Lo importante no es lo que se exija sino sumar. En efecto, antes pedían amnistía, comienzo de cero; hoy, visto que eso no da votos, es necesario instituir la memoria subjetiva, sectaria y altiva. Y así hasta la mayoría absoluta. Fea está la cosa, pero ya verán el horroroso cuerpo deforme, de barraca de feria, que se nos viene encima. Y algunos, sin enterarse de lo que pasa, se entretienen discutiendo sobre si el PSOE tiene intención o es torpe.

El Sr. Maestre es filósofo y escritor. Su último libro publicado es La escritura de la política (2012). Miembro del panel de Opinión de Libertad Digital y comentarista de esRadio.

Lo más popular