Opinión
Noticias y opinión en la red
Nacionalismo

La oscuridad de Barcelona

Resulta extraño, casi algo propio de república bananera, que la segunda ciudad de España se quede sin suministro eléctrico durante tantas horas. Comprendo que la indignación crezca por todas partes y la expresión más repetida por los ciudadanos sea: "Es una vergüenza que Barcelona esté sin luz". La gente buscará responsables de este fallo en el suministro de energía, y aunque sospeche que son varios los culpables de este triste acontecimiento, no se atreverán a señalar a uno en concreto.

Sin embargo, los nacionalistas catalanes ya han hecho responsable al resto de los españoles, en realidad, a España de que Barcelona esté sin luz. Cualquier chivo emisario es bueno para exonerarse de su responsabilidad, o sea, todo el mundo es potencialmente culpable de que Barcelona esté sin luz, excepto el mesogobierno de Cataluña. Así son los nacionalistas catalanes y sus primos los socialistas. Escoria. Políticos cobardes que se esconden en cuanto aparece el más mínimo problema. Esa cobardía es, en efecto, el hilo directriz del gobierno que preside el socialista Montilla apoyado por los nacionalistas de ERC y los comunistas de IC.

Pero esa esencial cobardía, nadie lo olvide, está respaldada por quienes ahora sufren los apagones de luz. Son esos sufridores sus principales votantes. Sí, sí, los nacionalistas y socialistas están en el poder porque la gente, que ahora se queja de ellos por no tener luz, los vota. Eso debería tenerse siempre presente, porque de lo contrario tendemos a idealizar al "ciudadano", o mejor, al votante y a estigmatizar a sus representantes políticos.

En todo caso, de todas las opiniones que he leído sobre la crisis del suministro de luz en Barcelona, hay una que no puedo dejar de comentar por su cinismo nacionalista. Envuelto en una supuesta objetividad valorativa, un cronista de La Vanguardia no tiene el menor recato de ensañarse con el presidente de Endesa, Manuel Pizarro, para hacerle responsable de que Barcelona esté sin luz. Pero, por si alguien no se había enterado, el columnista nos recuerda con poco seny y menos rauxa que el culpable de los males barceloneses es España, o peor, su Constitución. Lean, por favor, lo que dice Lluís Foix:

La compañía que suministra la electricidad ha emitido comunicados por escrito, sin dar la cara, hablando de un accidente. Espero que en cualquier momento aparezca Manuel Pizarro, presidente de Endesa, Constitución en mano, tapa dura, y nos explique qué ha pasado.

La energía no podía estar en manos catalanas. Vale. Pero, por favor, si un apagón se prolonga tantas horas (...), en la capital catalana, no nos mantengan más tiempo en las tinieblas. Los catalanes no tenemos capacidad para administrar nuestra propia energía. De acuerdo. Pero hagan algo. Aunque sea exhibiendo la Constitución.

Si esto dice un nacionalista "moderado", sin duda alguna, con la falsa ironía de quien odia profundamente la Constitución española, imagínense que dirá Carod-Rovira sobre el culpable del apagón de Barcelona... Peor que la falta de luz, en Barcelona, es la oscuridad instalada por el nacionalismo y el socialismo en toda Cataluña.

El Sr. Maestre es filósofo y escritor. Su último libro publicado es La escritura de la política (2012). Miembro del panel de Opinión de Libertad Digital y comentarista de esRadio.