Opinión
Noticias y opinión en la red
En torno al Quijote

Lecturas de verano

Asqueado del comportamiento del Gobierno ante la muerte de un hombre en un cuartel de la Guardia Civil, salgo de Madrid para hablar del Quijote. Invitado por un grupo de amigos, que forman algo parecido a una Universidad de Verano pero más seria, fui a contarles durante un rato mi visión del clásico, en el cuarto centenario. Los ilustrados hombres que me invitan viven en un pueblo manchego. Quería hablarles del estoicismo y el amor contenido en la obra, pero me cortaron mucho antes por no saber situar el lugar exacto de La Mancha del que no quiere acordarse el protagonista. Yo creía que este asunto era una polémica estéril, y lo sigo creyendo, pero logró terminar con mi charla. O sea tengo la sensación de que todo fue un fracaso. Una parte del tiempo que me concedieron lo dedique a criticar al Gobierno, porque había tirado el dinero más para ocultar una obra que para promocionarla. Quizá sea verdad lo que dije, pero consumí tanto tiempo para justificarlo que me sentí fracasado.
 
Lo mismo me sucedió con la segunda parte de la charla, pues también yo, como mis anfitriones, tenía que decir algo sobre cuál era el lugar exacto del que don Quijote, o su creador Cervantes, no quería acordarse. También fracase, pero aquí doblemente, pues, como no quería comprometerme por tal asunto, mis amigos me acusaron de no tener ni idea de las investigaciones más avanzadas para averiguar el maldito lugar de dónde partía a buscar aventuras don Quijote. No dieron por concluida mi charla, pero lo cierto es que la discusión sobre esa bobada, según mi parecer, se alargó tanto que ya no pude hablar de lo que había preparado. Ni siquiera pude apuntar la cuestión del amor teniendo presente las diferentes versiones que Cervantes ofrece de los primeros versos del romance de Lanzarote: “Nunca fuera caballero / de damas tan bien servido / como fuera Lanzarote / cuando de Bretaña vino.”
 
Melancólico por mi fracaso regresé a Madrid en tren. Miro los libros que me acompañan y los releo para curarme. Uno es de Laín, titulado “A qué llamamos España” y el otro es de Azorín, “La ruta de Don Quijote”. El viaje ha merecido la pena porque me ha permitido releerlos. Abro con intención, querido lector, el primero para dejarles esta perla introductoria : “Estamos, amigos, en la Mancha, el paisaje más central y característico de la Castilla Nueva y uno de los capitales entre los que componen el rostro físico de España: la zona en que la tierra castellana –ahora, sí– es verdaderamente un llano absoluto.” He aquí una buena introducción para releer al gran Azorín: “El llano –en este caso, el que rodea al pueblo insigne de Argamasilla– continúa monótono, yermo. Y nosotros, tras horas y horas de caminata por este campo, nos sentimos abrumados, anonadados, por la llanura inmutable, por el cielo infinito, transparente, por la lejanía inaccesible. Y ahora es cuando comprendemos cómo Alonso Quijano no había de nacer en estas tierras, y cómo su espíritu, sin trabas, libre, había de volar frenético por las regiones del ensueño y de la quimera.”

El Sr. Maestre es filósofo y escritor. Su último libro publicado es La escritura de la política (2012). Miembro del panel de Opinión de Libertad Digital y comentarista de esRadio.