Opinión
Noticias y opinión en la red
14-M

¡Política, ya!

Rodríguez Zapatero ha dicho que retirará las tropas españolas de Irak. La noticia ha conmocionado al mundo libre, incluso Kerry, el candidato demócrata a la presidencia de EEUU, ha criticado la medida, porque es una claudicación de las democracias ante el terrorismo. El fracaso de España es ya un fracaso universal. El PP, sin embargo, ha reaccionado con tanta tibieza al “anuncio” del líder del PSOE que deja perplejo a sus votantes. El PP debe dejarse de lloriqueos y lamentaciones por haber perdido las elecciones. No deber entretenerse con imbéciles, almodóvares y charranadas golpistas. Tiene que hacer política rápidamente. Tiene que explicar porqué las medidas anunciadas por el PSOE carecen de rigor y seriedad. Tiene que esforzarse en hacer pedagogía política. Tiene que “seguir” dando explicaciones a los ciudadanos sobre nuestra política internacional. Mostrar que sin esas opciones sería imposible nuestro actual bienestar. Tiene que convencer, pues, a quienes no le han votado que una nación libre, soberana y digna no puede crecer sobre las imposiciones terroristas. La sangre de los caídos es nuestro aliento democrático.
 
Porque el discurso del PSOE no puede ser más preocupante para los intereses de la Nación española, o sea, para los ciudadanos españoles, es necesario que el PP haga labor de oposición de modo inmediato, o sea, haga política, y se deje de mirar al ombligo porque ha perdido el poder. Muévanse con rapidez y arrinconen de una vez los perfiles bajos y electoralistas que les han conducido al fracaso. ¡Es la hora de la gran política! O sea, del ejercicio de la oposición. No es el momento de “diputadines” engominados esperando una poltrona. El PP no estará en el Gobierno de la Nación, pero tiene mucho poder. ¡Ejérzalo, ya! No espere a catarsis y metamorfosis para hacer genuina política. El PP tiene que enfrentarse ya a las medidas anunciadas por el PSOE. Al PP no le basta con decir que está en la oposición, sino que hay que explicar porqué es una barbaridad retirar las tropas de Irak y, sobre todo, porqué es casi un crimen de lesa majestad que el PSOE quiera renunciar al poder de España en Europa.
 
En efecto, grave es lo de Irak, pero es aún mucho peor que el PSOE por mor de bajos intereses partidistas –aumento de diputados en el Parlamento Europeo, prebendas a los socialistas en el seno de su Internacional y cosas de semejantes jaez- renuncie al poder que España ha conseguido en Europa después de muchas luchas y sufrimientos. España en Europa es grande entre los grandes y no debe jamás renunciar a ello. Si Rodríguez Zapatero quiere ponerse a las ordenes de Francia y Alemania, el PP tiene que decirle que hay millones de españoles, incluidos los propios socialistas antes de las elecciones, que queremos mantener el Tratado de Niza, porque España en el Consejo de Ministros de la UE tiene el mismo poder de veto que Alemania, Francia, Italia y Gran Bretaña. Abandonar nuestras posiciones en Europa por un plato de lentejas, porque el número de eurodiputados atribuido a España pase de 50 a 60, es una ignominia. El PP entero, y no sólo Mariano Rajoy, deben salir a todas partes y gritar contra lo anunciado por Moratinos, Barón y otras yerbas. ¡Señores del PP, por favor, hagan de una vez política!