Opinión
Noticias y opinión en la red
Plan Ibarreche

Rajoy, no se arrugue

El realismo es básico para entender la "política" española. No perdamos el tiempo con "análisis" contrafácticos. Menos aún nos engañemos con declaraciones retóricas, o piadosos deseos, de socialistas de salón sobre la nación española. Si ZP recibe al secesionista antes que al jefe de la Oposición, entonces el Estado de Derecho está roto. ZP y el secesionista tienen un proyecto en común: desmontar el Estado-nación, España, soporte del Estado de Derecho. La negociación de ZP con el secesionista sólo tiene un objetivo: matar al PP, que es el único partido que defiende el Estado-nación, España. Así las cosas, señor Rajoy, por favor, no sea melifluo. Un gesto, un poco de valentía, vendría muy bien para levantar la moral de los demócratas que defendemos España. Dígale, pues, a ZP que usted primero o nada. No hable con ZP, si éste recibe previamente al secesionista. Los modos son fundamentales en la defensa de la democracia, del Estado de Derecho.
 
Por dignidad personal, por respeto a sus votantes y, sobre todo, por el Estado-nación, España, no se deje golpear por quien previamente ha pactado con el secesionista los pasos para destruir el Estado constitucional. Malo es que ZP trate a Rajoy como enemigo. Pero es peor, infinitamente más grave, que éste no quiera enterarse de que ZP quiere borrarlo como adversario político. Acéptelo, señor Rajoy, con realismo y decisión. Acepte, en verdad, el consejo de su "enemigo".Y salte ya a las tribunas, a los foros públicos… Salte a la calle y contraste con sus conciudadanos lo que está pasando. Hable sobre lo que usted y su partido, junto a millones de ciudadanos, incluidos los votantes del PSOE, pueden hacer aquí y ahora para que España no sea torturada por los social-nacionalistas. Hágalo ya, porque mañana será tarde. No porque España, esa grandiosa realidad histórica y democrática, pudiera ser vencida por el social-nacionalismo, sino porque usted puede ser desconsiderado por no haber dado a tiempo una respuesta a quienes quieren destruir la Nación.
 
El PSOE, ciertamente, quiere que salte el PP. Adelante, pues, Rajoy salga ya a la esfera pública. Millones de españoles, perdón, de ciudadanos españoles, esperan que usted les diga algo para defender el Estado de Derecho, España, porque han dejado de creer en un Gobierno deslegitimado por su obsesión por desmontar junto a los nacionalistas el Estado actual. El PSOE sólo tiene una estrategia: Ser un partido nacionalista en lo poco que "quede de España". Es un partido parásito. Vivir de la ruina es su afán. Adelante, Rajoy, no se arrugue. Asuma sin complejos que el PP tiene que hacer, hoy, la política de Estado que el PSOE niega. Salga cuanto antes, señor Rajoy, porque podría pagarlo muy caro. Los primeros en pedirle cuentas serían sus militantes, después sus votantes y, más tarde, quienes no quieren perder su identidad: los españoles.
 
Y, sobre todo, no olvide que lo peor está por llegar: Maragall y Chaves también gritarán por ser Estados Asociados.