Opinión
Noticias y opinión en la red
Nueva legislatura

Vacaciones políticas

Los políticos están de vacaciones. El resto, la chusma, no existe. Ya votaron. No hay que darle más. Tampoco hay vida cultural y la "historia" es propaganda electoral para Zapatero. El futuro es incontrolable. Todo es atonía en España. Nada, políticamente hablando, tiene pulso. La muerte de una nación está a la vista, pero la prensa y los medios de comunicación convencionales hacen como si la cosa no fuera con ellos. La prensa de papel del Jueves Santos era patética: anunciaba el regreso del pasado para diseñar el futuro. Filfa. Engaño. Mentiras para sobrevivir a la nada. ¡Que si Bono vuelve para pactar con Montilla! ¡Que si Trillo no tenía responsabilidad sobre el Yak 42! ¡Que si Aznar se equivocó con la guerra de Irak! Mentiras. Formas de ocultar que esto no es una nación sino un gentío. Chusma, chusma y chusma al servicio de la patraña socialista-nacionalista.

¿Qué hay de asuntos ciertos? Pocos. Lo único fetén es que Zapatero está en Doñana de vacaciones. Ojalá se quedara allí hasta las próximas generales. Cuanto descansaríamos de sus maldades. Rajoy se ha ido a México. Pues que tenga feliz estancia en Nueva España; también podría pasar allí una larga temporada velando armas hasta que lo mande venir el jefe del nuevo régimen; Celia Villalobos y su marido se sobran y bastan para disciplinar a su gente: "Si tiene cojones Esperanza", dicen que dijo la señora del asesor de Rajoy, "que se presente". He ahí contenida toda la vida política de una nación fragmentada. La frase se las trae, pero es lo más "universal" que alcanza el casticismo ibérico.

Por cierto, a propósito del jefe de la oposición, los periódicos sociatas, casi todos, están felices con su candidatura para seguir presidiendo el PP. Ninguno hace la más mínima observación al candidato que perdió las elecciones; por el contrario, están contentos y apoyan a Rajoy porque éste los ha tratado bien. Siempre recordarán la entrevista del jefe del PP al director de El País. Esa pieza contiene el futuro de España, o sea, el PP apenas se diferencia nada del PSOE, excepto que el segundo tiene afán de poder y mandar y el primero se conforma con obedecer los dictados de los nacionalistas y socialistas.

Ya digo, todo es cansino en la tierra de María Santísima, salvo que los nacionalistas, o sea, los socialistas más sus vasallos en las provincias catalanas, vascas y gallegas, quieren más escisiones y diferencias entre ellos, los pueblos elegidos por los dioses, y los "españoles". Ellos quieren ser más vascos, catalanes y gallegos que los españoles. Eso es todo.

Por otro lado, el personal está sosegado y con la panza llena. Creen que están en el mejor de los mundos posibles. Además, los periódicos de papel no crean otra opinión que la sociata, o sea, basura a granel y todos felices. Menos mal que todavía hay mujeres capaces de cantar las verdades del barquero. Me conformo con un par declaraciones para pasar el día un poco más sosegado. La primera es de Monserrat Nebrera: "El PP hay que reformarlo completamente". De acuerdo, amiga, además, no me importa que eso lo digas en la radio o en los órganos del partido, porque lo importante es reconocer una evidencia. La segunda es de Rosa Díez: "Se ha roto España porque se ha roto la igualdad entre los españoles." Vale.

El Sr. Maestre es filósofo y escritor. Su último libro publicado es La escritura de la política (2012). Miembro del panel de Opinión de Libertad Digital y comentarista de esRadio.