Previsiones para 2008

¿No pasa nada? ¿Es de goma nuestra economía?

Para ver en mayor profundidad cómo se calcula el crecimiento económico, lea el anterior artículo de Alberto Recarte, Aprenda a calcular el crecimiento económico de España.


Introducción

Es una pena, por más que sea explicable, que el Gobierno de Rodríguez Zapatero no haya explicado los criterios de elaboración del modelo macroeconómico para 2008. El resultado es conocido: el Gobierno prevé que la economía española crecerá un 3,3% en 2008. Para que esto sea posible es preciso que concurran, resumiendo mucho, tres circunstancias: que la Formación Bruta de Capital Fijo (FBCF), que aglutina la inversión en bienes de equipo y en todo tipo de construcciones, infraestructuras e inmuebles, crezca un 4,6%; que el consumo privado crezca en un 3,1%; y que el sector exterior reste sólo 0,6 puntos al crecimiento. ¿Es realista ese cuadro? ¿Cuáles son las debilidades?

Dos temas marginales

En primer lugar, y aunque no es lo más importante dada la situación de la economía española, un comentario sobre dos temas: el precio del petróleo y el tipo de cambio del euro. El Gobierno ha supuesto que el precio del primero se situará en torno a los 70 dólares/barril y que el tipo de cambio del euro con el dólar será de 1,34. Respecto al petróleo, que ya ha superado los 80 dólares/barril, proyectar un descenso del precio no parece muy realista pues, a pesar del parón de la economía de Estados Unidos, la economía mundial parece que crecerá en 2008 en torno al 4%, siendo los países que más crecen los que relativamente demandan más petróleo.

Respecto al tipo de cambio, que en la actualidad es de 1,41 dólares por euro, es más difícil opinar. Es posible que el dólar se recupere pero, hoy por hoy, no parece realista; aunque, repito, en este tema me siento más inseguro. Pero si el petróleo se mantiene por encima de los 80 dólares/barril y el tipo de cambio se mantuviera en 1,41 dólares por euro, el crecimiento de la economía española sería menor del previsto. ¿Cuánto? No lo sé, pero probablemente podría restar, al menos, 0,5 puntos al crecimiento. Por tanto, quizá un crecimiento del 2,8% es más probable que el 3,5% previsto.

El análisis del cuadro macroeconómico

Entrando ya en los temas que he considerado fundamentales, creo que merece la pena empezar por exponer un cuadro macroeconómico en el que figuran el peso de cada renglón de la demanda, nacional y exterior.

Cuadro 1
Cuadro macroeconómico de la economía española
Peso porcentual de la demanda nacional y exterior en la economía

Comenzaremos por la Formación Bruta de Capital (FBCF), cuyo peso en el PIB español es, aproximadamente, del 30%, y compuestos por los sectores de vivienda, de otras construcciones y de bienes de equipo. El Gobierno prevé que crecerá un 4,6% en 2008. Creo difícil que esa cifra se alcance. Para analizarlo he utilizado, en general, los datos de crecimiento de 2006, por la gran incertidumbre que existe hoy sobre el actual ejercicio.

  1. El sector vivienda probablemente se contraerá en torno al 20%, por lo que restará al crecimiento 1,86 puntos. Si esto no ocurriera y se mantuviera en sus cifras actuales el Gobierno acertaría bastante en sus predicciones de crecimiento global de la economía para 2008.
  2. El sector de las demás construcciones es posible que crezca al mismo ritmo que en 2006, el 9%, por lo que aportará al crecimiento 0,76 puntos.
  3. Será difícil que el sector de bienes de equipo mantenga el crecimiento de 2006 por las turbulencias financieras internacionales. Si crece un 7% será un buen resultado, por lo que aportará al crecimiento 0,83 puntos.

En conclusión, si estos crecimientos se producen, el resultado global será que el sector de la FBCF restará al crecimiento 0,27 puntos (-1,86+0,76+0,83). En cambio, en el cuadro del Gobierno aporta al crecimiento (30% x 4,6%) 1,36 puntos. Sólo por esto, el crecimiento de la economía española no sería del 3,3% sino aproximadamente un 1,5%.

El consumo privado en 2008

El Gobierno prevé para el próximo año un crecimiento del consumo privado del 3,1%, frente al previsto del 3,4% para el actual ejercicio y el 3,8% de 2006. ¿Es realista un 3,1% de crecimiento? Si la FBCF tuviera el comportamiento que se ha supuesto en el apartado anterior, sería prácticamente imposible que el consumo privado creciera al ritmo previsto. Si el FBCF creciera mucho menos de lo previsto por el Gobierno, el empleo apenas aumentaría y el consumo, aún creciendo, gracias a las transferencias públicas para el desempleo, lo haría mucho menos. ¿Cuánto? Difícil de decir; pero no sería fácil que superara, en su conjunto, el 2,5%, por lo que aportaría al crecimiento 1,45 puntos, en lugar de los 1,80 que está previendo el gobierno.

Es decir, que el crecimiento se reduciría en 0,35 puntos más, por lo que el PIB podría crecer sólo un 1,1% - 1,2% anual por todos los conceptos analizados hasta ahora.

El sector exterior

Por el contrario, si la demanda interior se desacelerara hasta el 1,2%, el comportamiento del sector exterior sería mejor de lo que supone el Gobierno.

Las exportaciones podrían crecer al ritmo previsto por el Gobierno, un 5%, pero las importaciones lo harían con mayor lentitud, hasta sólo, quizás, un 5% y eso teniendo en cuenta el aumento del precio del petróleo (los actuales 80 dólares por barril), porque en caso contrario podrían crecer incluso menos. Por todo ello, las exportaciones ayudarían al crecimiento exterior con (26,4% x 5%) 1,32 puntos y las importaciones restarían (32,4% x 5%) sólo 1,62 puntos. El sector exterior restaría sólo 0,3 puntos al crecimiento. Con una duda importante: saber si la economía europea es capaz de soportar un tipo de cambio del euro tan alto como el actual. Si el crecimiento europeo se resiente, nuestras exportaciones no crecerán el 5%.

Conclusión

La economía española podría crecer en torno al 1,7% en lugar del 3,3% que ha previsto el Gobierno. Todo va a depender de en cuanto se desacelere la construcción de viviendas y del tiempo que duren las incertidumbres en los mercados financieros internacionales, pues si las dudas se extienden mucho más en el tiempo las empresas tendrán dificultades para financiarse e invertir, lo que repercutirá en la demanda de bienes de equipo. Lo demás, lo que ocurra con el consumo privado, las exportaciones e importaciones, dependerán, además de las consideraciones que se han hecho al principio de este artículo sobre el precio del petróleo y ese tipo de cambio, pero que no he cuantificado, del comportamiento de la Formación Bruta de Capital en España en 2008.

Si la caída de la FBCF se produce, el cuadro macroeconómico para 2008 podría ser el siguiente.

Cuadro 2
Un posible cuadro macroeconómico con un descenso del 20% real en el sector vivienda.
En porcentajes del PIB

Y perdónenme los lectores por los decimales y las centésimas. Sé que es absurdo en algo tan impreciso como la economía pensar en esos términos. Pero he querido, con afán didáctico y posiblemente pretencioso, romper el esoterismo de los cuadros macroeconómicos.

El que sea capaz de leer este artículo hasta el final comprobará que, para hacer predicciones burdamente aproximadas, que es lo que estoy haciendo, sólo es necesario un dato fundamental, saber cuánto peso tienen en el gasto total el consumo, la inversión y el comercio exterior. Ese es el cuadro 1. Y lo segundo necesario es saber multiplicar, sumar y restar, que es lo que se hace en el cuadro 2. Al alcance de cualquiera que sepa las cuatro reglas. Que conocen y utilizan muchos que no han terminado sus estudios elementales y que no consiguen dominar ni entender una proporción sustancial de nuestros universitarios.

Eso es todo.

Lo más popular