Menú

Nuevas estadísticas: 2000-2004 y siguientes

Hace tres años el problema del futuro eran las pensiones; hoy, son esos 28 millones de personas no previstas y su efecto en España.

0
Hace apenas tres años el Instituto Nacional de Estadística predecía que en 2050 la población española sería de 25 millones. La semana pasada afirmaba que la cifra no sería 25 sino 53 millones. Hace tres años el problema del futuro eran las pensiones; hoy, son esos 28 millones de personas no previstas y su efecto en España, sus costumbres, y sus leyes, de tal manera que los temas económicos, aunque parezca paradójico, son casi de orden menor.
 
Casi simultáneamente a la población actual y futura, el INE ha recalculado el número de ocupados, el nivel del PIB, la productividad, el crecimiento de los últimos cuatro años y la renta per cápita. Quizá lo más llamativo es que el PIB de 2004 fue de 838.000 millones de euros (40.000 más de lo que se pensaba), la renta per cápita 19.640 euros –casi la misma que antes de la revisión– y que el número de personas ocupadas crece casi tanto como el PIB, por lo que nuestra productividad aumenta, en promedio, al 0,4% anual, frente al 0,8%, que al PSOE en la oposición le parecía el anuncio de una tragedia económica inevitable. Para tener una base de referencia, en Estados Unidos la productividad crece entre el 3% y el 4% anual.
 
El conjunto de nuevos datos perfila una España económica viviendo alegremente al borde del precipicio. La alegría se traduce en optimismo y, por tanto, facilidad y disposición para endeudarse sin temor, lo que facilita un sistema financiero que hoy no tiene límites al crédito que puede ofrecer (porque puede, a su vez, endeudarse fácilmente), a los más bajos tipos de interés imaginables; unos empresarios también optimistas, sin temor a aumentar las plantillas y una actividad gubernamental que, en contraste con casi toda Europa, se financia –por ahora– con lo que recauda anualmente.
 
Pero el dato de la productividad, junto con el déficit creciente que registran las cifras de importación y exportación de bienes y servicios, y un aumento de los costes laborales unitarios del 2,7% anual, confirman lo que ya sabíamos: que el proceso de pérdida de competitividad continúa, que es más grave de lo que imaginábamos y que no tiene fácil remedio. Que en 2005 el sector exterior es posible que nos reste cerca del 2,5% de crecimiento en lugar del 0,6% que había proyectado el gobierno en los presupuestos y que, sin embargo, el PIB podría crecer en torno al 2%-2,5%, porque, en conjunto, crecemos (al menos en el periodo 2000-2004) casi medio punto más de lo que decían nuestras anteriores estadísticas. El proceso de deterioro del sector exterior es, sin embargo, imparable y en 2006 podría restarnos más del 3% del PIB; una cifra, por sí sola, capaz de provocar el estancamiento.

En Libre Mercado

    Recomendado

    Lo más popular

    1. El exprimer ministro belga Di Rupo deja en ridículo al eurodiputado independentista Tremosa
    2. La treta de Puigdemont para seguir cobrando de las arcas públicas
    3. Crispín Klander regresa poniendo a Pepe Navarro y Bertín Osborne en el aprieto de sus vidas
    4. Las provocativas transparencias de Adriana Ugarte
    5. Rivera provoca la ira de todos los grupos por su oposición al cupo: "hipócrita, cínico, manipulador, fariseo…"
    0
    comentarios

    Servicios