Menú

Presupuesto de la UE (I). La gran mentira

Se me cae la cara de vergüenza cuando veo a políticos como Tony Blair y el canciller alemán Schroeder –al que respeto menos–, declarar públicamente que los presupuestos de la Unión Europea para los años 2007-2014 son trascendentales.

0
Tengo un gran respeto por los políticos. Considero que desempeñan una labor imprescindible, mal pagada, con horarios interminables, un futuro no incierto sino directamente decepcionante, sin derecho a la intimidad, sin protección judicial a su honor, obligados a mantener permanentemente una cara amable y a no cometer errores. A un político se le toleran uno o dos fallos, pero no muchos más. Y, además, tienen que ganar las elecciones. Y la mayoría son honrados y defienden sus posiciones por convicción.
 
Dicho lo cual se me cae la cara de vergüenza cuando veo a políticos como Tony Blair y el canciller alemán Schroeder –al que respeto menos–, declarar públicamente que los presupuestos de la Unión Europea para los años 2007-2014 son trascendentales. Que de ellos depende la fortaleza y el desarrollo económico de los países miembros. Y ellos saben que es mentira.
 
Es mentira porque sea cual sea el resultado de la próxima cumbre, unos presupuestos que se elaboran sobre ingresos y gastos del 1% o del 1,24% del PIB de los países miembros, cuando todos ellos tienen presupuestos nacionales que se mueven entre el 38% y el 60% del PIB nacional, deja bien a las claras que son irrelevantes.
 
Pero, sorprendentemente, la intoxicación de los profesionales del europeismo y la incultura económica, incapaz de calcular la importancia, o no, de unas determinadas cifras, han triunfado. Hasta tal punto que los alemanes votarían hoy que no a la Constitución europea probablemente por ser los mayores contribuyentes al presupuesto de la Unión, por más que su aportación neta signifique sólo el 0,5% de su PIB. En España, durante los años de gobierno del PP, una parte significativa de los economistas del PSOE escribían que nuestro crecimiento del 3% anual del PIB era debido a que la Unión Europea nos transfería cada año el 1%, e incluso algunos no se paraban en barras y utilizaban las cifras de transferencia brutas y decían que era el 2% del PIB, lo que explicaba casi todo nuestro crecimiento. Al margen de la eterna confusión de confundir transferencias con crecimiento. El ejemplo más cercano es Portugal, que recibe el 3% de su PIB en transferencias de la Unión Europea, pero que no crece.
 
La Unión Europea es importante por las leyes comunitarias, que nos afectan a todos los miembros. Por la unificación de la política arancelaria, por la obligación de competir lealmente, que limita la interferencia pública a través de subsidios y subvenciones. Es importante, incluso más, por la legislación intervencionista, que regula lo que no debe, pero que condiciona la actividad económica y política de sus miembros. Lo que no es importante es su presupuesto. Todos los miembros, España entre ellos, luchan por pagar lo menos posible y recibir el máximo; pero para los países grandes, y España ya lo es, el resultado en términos de influencia económica de esos presupuestos es poco significativo. Por poner un ejemplo; a mí, como español y para España, me resulta más importante, la decisión del gobierno español de autorizar un aumento del gasto público para el año que viene del 7,6% del PIB, en lugar del 6,6%, que es quizá lo que debería haber hecho. Ese límite de aumento del gasto público, aplicado por todas las administraciones públicas, significa que el gasto público total va a crecer en 68.400 millones de euros en 2006, en lugar de los 59.400 millones de euros que hubieran sido si el crecimiento fuera del 6,6% del PIB. En total, estamos hablando de 9.000 millones de euros de más. Y lo que discutimos con la Unión Europea es del orden de 6.000 millones de euros anuales.
 
Es obligación de los gobernantes defender los intereses del país que les ha elegido y lo decepcionante es que los nuestros dan por perdidos los 6.000 millones de euros anuales. No están dispuestos a pelearse por ellos y ya no tienen argumentos, porque han ido cediendo las bazas negociadoras a cambio de nada: han cedido nuestra disminución de peso en el texto de la derrotada Constitución Europea, han cedido en la modificación del Plan de estabilidad presupuestaria y han cedido sobre lo que disponían los acuerdos de Lisboa. A cambio de nada. Y 6.000 millones de euros anuales justificarían la dimisión del gobierno en pleno. Aunque con el exceso de gasto público de 9.000 millones de euros anuales se podría compensar, sobradamente, a todas las autonomías que ahora pierden fondos presupuestarios por el efecto estadístico y financiar los imprescindibles incrementos de obras en infraestructuras que se hacen necesarios por el aumento de la población.
 
Pero a nivel de nuestra economía, y de las del resto de la Unión, el presupuesto comunitario es irrelevante y sólo las envidias y los celos nacionales explican el espectáculo de nuestros supuestos líderes políticos. Celos y envidias que se juegan electoralmente a nivel nacional. Pero lo importante son las regulaciones, las leyes, la estructura del reparto del poder. Eso sí estaba en la Constitución y su confusión e intervencionismo justificaba sobradamente un NO; no que han dado los holandeses y franceses, mientras los españoles la aceptaban alegremente, empujados por la irresponsabilidad de nuestros políticos, a los que, sin embargo, sigo respetando.

En Libre Mercado

    Recomendado

    Lo más popular

    1. La Izquierda "chic" contra la bandera española
    2. Los delirios de Marta Rovira en 'La Vanguardia'
    3. Ferreras compara esRadio con una radio que fomentó el genocidio en Ruanda
    4. Puigdemont se carga a Santi Vila de la foto y olvida una pierna
    5. Cristina Onassis no se suicidó, según la amiga con la que convivía y la encontró muerta
    0
    comentarios

    Servicios