Opinión
Noticias y opinión en la red
La lengua viva

La corrección del lenguaje

La idea de que debe haber unas normas académicas (no jurídicas) para hablar y escribir bien el idioma español no debe discutirse mucho, si bien algunos la discuten. El argumento definitivo para el mantenimiento de esas normas es que, en la era informática, tenemos que leer muchos textos, muchos más que en la era de la imprenta. Es ahora cuando se precisan más esas reglas. En la época anterior a la imprenta los textos manuscritos al alcance de los lectores eran muy pocos. Por tanto no eran precisas las reglas ortográficas o sintácticas. La contradicción está en que ahora el sistema educativo es menos exigente que nunca sobre esas y otras normas. Aquí me he referido al mito de "la generación más preparada de la Historia", la de los jóvenes actuales. Mario Mendoza me da la razón. Él dimitió de su puesto de profesor de Arquitectura ante la presión de las autoridades académicas para "aprobar a los alumnos que no se lo merecían". Soy testigo de que esa presión existe. En cuyo caso resulta aún más irritante el dato de la alta tasa de abandono escolar.

La moda de "habla y escribe como quieras" es consonante con la moda en el atuendo. Viene a ser "viste como quieras". José A. Martínez Pons compara la vulgaridad en el habla con la moda de los pantalones remendados o rotos. Hay una parecida, la de los llamados "pantalones cagaos", esos que se llevan muy por debajo de la cintura. Mi interpretación es que procede de los hábitos carcelarios, puesto que en las prisiones no se permiten los cinturones ni los tirantes por razones de seguridad. Es un caso curioso en el que la moda imperante imita a los de abajo, los marginados. En el habla sucede a veces lo mismo. No es el único caso de degradación de las costumbres.

Aurora protesta contra la arbitrariedad ortográfica, tan común en los textos internéticos. Por ejemplo, la confusión entre a ver y haber, entre si no y sino, entre sobre todo y sobretodo. Certifico que es así, aun en textos de universitarios. Doña Aurora observa que la expresión hacer un flaco favor la hacen equivaler algunas personas a hacer un gran favor. Por lo mismo, muchos prefieren la forma absurda de antidiluviano, que sería algo así como oponerse al diluvio. Es evidente que no es lo mismo que antediluviano, la época anterior al diluvio universal según la tradición bíblica. Otra locución divertida es la de expresos políticos, que no son trenes sino antiguos presos por razones políticas. Estoy de acuerdo con las quejas dichas. Sin embargo, disiento de la ultracorrección de doña Aurora al acentuar el adverbio solo o los pronombres demostrativos. Entiendo que la ortografía es cosa viva, como la lengua. Es mejor atenerse a la regla general de que no se acentúan las palabras graves terminadas en vocal, como solo o este. El principio se irá aplicando a otros ejemplos.

Maribel Torbeck se asombra ante un título como el de Asociación Española de Bebidas Espirituosas. Su idea es que eso de spirits (= licores o destilados) es algo netamente inglés. No estoy de acuerdo. En el primer diccionario de nuestra lengua (de 1732) se contenía la acepción de espíritu como vapor invisible o sustancia que se desprende de la destilación. En latín spiritus era ya aliento, vapor sutil o corporal. El problema es que esa palabra quedó tocada del sentido religioso, pero no está mal recobrar ese otro significado material. Se entiende muy bien lo de una "bebida espirituosa". Además, está en los diccionarios.

Doña Maribel se confunde con mi modo de transcribir el nombre de Tchaikosky. La verdad es que tengo mis dudas. Esa combinación tch procede del francés. En español tendríamos que decir Chaikovski, que supongo que es lo más cercano a la pronunciación auténtica del genial músico. No está resuelto el asunto de la transcripción de nombres extranjeros. Lo mejor es atenerse a la costumbre. Por otra parte, el hecho de que haya dudas o ambivalencias en el habla o en la escritura no es algo que deba alarmarnos mucho. Los médicos no se sienten alarmados por las enfermedades.

Lo más popular