Opinión
Noticias y opinión en la red
Ventanas

Conexiones libres de impuestos

El Senado es la institución pública donde están o han estado los políticos españoles que mejor parecen comprender Internet y las nuevas (en realidad ya no tan nuevas) tecnologías en general. La ponencia de la Cámara Alta sobre el futuro Plan para el Desarrollo de la Sociedad de la Información y de Convergencia con Europa es un buen ejemplo de ello, puesto que contiene propuestas muy acertadas. La equiparación entre domicilio físico y electrónico es una de ellas, puesto que ofrecerá al ciudadano unas garantías legales frente a la posible arbitrariedad de las autoridades que hasta ahora estaba sobreentendida pero no garantizada.
 
Sin embargo, hay una medida muy efectiva para el Desarrollo de la Sociedad de la Información que no ha sido contemplada por los senadores: impulsar en la Unión
Europea una normativa que permita a los Estados dejar libres de impuestos las conexiones a Internet, en especial la banda ancha. Esto implicaría, en los países que decidieran hacerlo, un rápido incremento de hogares y empresas conectadas, puesto que el acceso a la Red se abarataría considerablemente. Por supuesto, España debería ser uno de los primeros en hacerlo.
 
Es cierto que esto no implica automáticamente la "convergencia con Europa" presente en el nombre del futuro plan puesto que otros Estados podrían crecer a un buen ritmo, pero ayudaría. En primer lugar no hay nada malo –más bien al contrario– en que todos los países de la UE mejoren al mismo tiempo que España. Además, al partir desde índices de acceso a la Red menores que la mayor parte de nuestros vecinos, el potencial de crecimiento al Sur de los Pirineos es mucho mayor. Hay una tercera cuestión. En el Viejo Continente el intervencionismo estatal y la carga impositiva alta son tradiciones muy asentadas, por lo que algunos Gobiernos tardarían en reducir a cero los impuestos a las conexiones a Internet. Esto permitiría que aquellos Ejecutivos que actuaran pronto vieran como sus países mejoran en este terreno tanto en cifras absolutas como frente a sus vecinos.
 
Estados Unidos, un país donde las nuevas tecnologías están firmemente implantadas y el acceso a la Red es muy superior a la media europea apostó por esta política, y los resultados son excelentes. Si, como temen algunos, la brecha digital entre EEUU y la UE sigue aumentando no será culpa de Washington, será responsabilidad única de Bruselas y los Gobiernos nacionales de los Veinticinco.

Antonio José Chinchetru es autor de Sobre la Red 2.0.

Nota: El autor autoriza a todo aquel que quiera hacerlo, incluidas las empresas de press-clipping, a reproducir este artículo, con la condición de que se cite a Libertad Digital como sitio original de publicación. Además, niega a la FAPE o cualquier otra entidad la autoridad para cobrar a las citadas compañías o cualquier otra persona o entidad por dichas reproducciones.