Opinión
Noticias y opinión en la red
Internet en Cuba y China

Dos modelos, el mismo objetivo

Con motivo de la reunión entre Fidel Castro con Hu Jintao en la Habana, máximos responsables de dos de las pocas dictaduras comunistas que se mantienen en pie, Reporteros Sin Fronteras (RSF) ha realizado una interesante comparativa (en .pdf) sobre el control de Internet en Cuba y China. Las conclusión es contundente: el régimen castrista supera al chino en la violación de la libertad de expresión en la Red. Esto no significa que el sistema totalitario de Pekín no sea represivo, tan sólo que el de La Habana lo es aún más. De hecho, RSF dice sobre el resultado de comparar los modelos "tecnológico" (China) y "tradicional" (Cuba): "¡Igualdad! Los únicos perdedores son los internautas".
 
Reporteros Sin Fronteras establece diez puntos de comparación en cuanto a la represión de la libertad de expresión en ambos regímenes comunistas. Cuba resulta el peor en cuatro de ellos; China, en tres. En el resto, empate. Lo interesante del modelo propuesto por RSF es que muestra las diferencias entre los dos modelos de represión de la Red entre las dictaduras. Cuba opta por la vieja usanza, impedir que la población acceda a ningún tipo de tecnología o información para evitar que se extienda entre los habitantes de la Isla un conocimiento real de lo que ocurre en su país y el resto del mundo. China elige un modelo más elaborado, aunque con una larga tradición. Se trata de extender los medios de comunicación más modernos, pero controlados desde el Estado. El régimen de Pekín quiere hacer de Internet el equivalente de lo que fue la radio para la Alemania de Adolf Hitler.
 
En uno y otro caso el objetivo es el mismo. Impedir la libertad para informarse y expresarse a través de la Red. Ambas dictaduras tratan de evitar que sus siervos –es imposible llamar ciudadanos a los sufridos habitantes de dichos países– conozcan otra cosa que la realidad propia al más puro estilo de 1984. Unos, los comunistas chinos, utilizan un método más elaborado, pues quieren aprovecharse de las posibilidades económicas que ofrece la Red. Otros, sus camaradas cubanos, lo hacen al viejo estilo. No quieren arriesgarse a la mínima fisura en el sistema represivo, aunque para ello sea necesario renunciar a la mínima opción de que parte de la población de la Isla salga de la pobreza.
 
Se trata de dos modelos de represión diferentes con implicaciones económicas distintas. Sin embargo el objetivo final es el mismo. Impedir que Internet se convierta en un espacio de libertad para quienes viven bajo sus tiránicos sistemas.