Opinión
Noticias y opinión en la red
Español en Internet

El ".his" no es la solución

Los partidos políticos españoles parecen haberse dado cuenta del problema que para todos los hispanohablantes supone la escasa presencia de nuestro idioma en la Red. Eso es positivo, pero resulta preocupante la solución que proponen, que demuestra que siguen sin comprender Internet. La creación de un dominio de alto nivel .his no arreglaría nada y supondría nuevos problemas.

La presencia de una lengua en la Red no está relacionada con una cuestión de dominios. La abrumadora presencia del inglés en Internet es indiscutible, y no existe un dominio que identifique las páginas escritas en dicho idioma. El chino es otra lengua muy utilizada en la Red, y no sólo en sitios .cn. Lo que define el éxito on line de un lenguaje no es otra cosa que el número de internautas que lo hablan, y el consiguiente interés de empresas y particulares en tener contenidos escritos en dicho idioma. La proporción de hablantes de una lengua en el mundo no tiene un reflejo en la cantidad de internautas que lo utilizan. El español es muy utilizado fuera de la Red, pero son muy pocos los hispanohablantes que se conectan a la Red.

Si se pone fin a esta situación, los contenidos en castellano crecerán de forma automática. El Legislativo y el Ejecutivo españoles poco pueden hacer para aumentar el número de quienes se conectan desde Caracas, Buenos Aires o La Paz, pero sí pueden conseguirlo en Sevilla, Madrid o Tarragona. El camino es potenciar la competencia entre los ISP mediante una liberalización real que permitiera a las operadoras fijar precios. De esta manera se conseguiría que las empresas trataran de tener ofertas competitivas destinadas a captar la mayor cuota de mercado. También ayudaría poner fin a legislaciones restrictivas e intervencionistas, como la LSSI, que consiguen que más de una compañía se replantee su presencia en la Red. El tercer punto es fomentar la actividad de los cibercafés, desde los que se conectan muchas personas que no pueden permitirse tener un ordenador en casa. Por suerte, tanto el Gobierno de la Nación como los ejecutivos regionales (el último, el de Madrid) han rectificado y parado la ofensiva que abrieron contra estos locales.

La creación del .his u otro que cumpliera similar función no conseguiría arreglar nada, pero sí generaría un nuevo problema. A la hora de buscar cualquier site del que se desconoce la dirección, en la actualidad el internauta debe probar a escribir direcciones con el .com, el poco utilizado (por las duras normas que lo regulan) .es y otros como .net o .org. La última aportación al caos ha sido el comunitario .eu. El .his tan sólo conseguiría liar el asunto. Al menos hay que agradecer que el Senado haya rechazado los subdominios de lenguas autonómicas propuestos por el PSOE. Si a lo anterior se sumaran combinaciones del tipo .cat.his se llegaría a una situación absurda.