Opinión
Noticias y opinión en la red
Ventanas

No con mi dinero

Sin duda alguna tienen razón los responsables del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio al considerar que sería positivo que aumentara el número de pequeñas y medianas empresas con presencia en Internet. De ser reales, las cifras ofrecidas por este departamento resultan bastante tristes: tan sólo un 43% frente al 64% de la media europea. Sin embargo, eso no justifica que el Gobierno decida gastar 1.560.000 (casi 260 millones de pesetas) en "estimular al tejido empresarial español para que disponga de una página web con dominio propio", por mucho que lo haga en colaboración con Telefónica, Nominalia y Recol.

No nos engañemos, este tipo de iniciativas consisten en gastar el dinero sustraído a los ciudadanos vía impuestos para que unos cuantos empresarios tal vez logren mejorar su cuenta de resultados gracias a las posibilidades de la Red. No tenemos nada en contra de que estos señores procuren mejorar sus resultados económicos. Todo lo contrario, es un propósito de lo más legítimo. Lo que no tiene legitimidad es que el dinero de millones de ciudadanos se ponga al servicio de los intereses particulares de estos señores. Además, muchos de ellos tal vez no tengan web debido a que esta no aportaría ningún beneficio a su actividad, o así lo creen ellos. El Gobierno no debería dedicarse a decirles como llevar su negocio.

Por otro lado, antes de empezar a gastar el dinero de los ciudadanos en que un grupo de personas mejoren su negocio, el Ministerio debería preocuparse por la calidad del trabajo de sus propios empleados. En concreto de su departamento de prensa. Ya no es que la redacción de la nota resulte en algún punto penosa. La frase que reproducíamos en el primer párrafo, por ejemplo, si se lee literalmente viene a decir que el objetivo es que el "tejido empresarial" tenga todo él una sola página web. Suponemos que en realidad querían decir que cada empresa disponga de la suya propia. Pero hay más aún.

Puestos a poner un nombre de dominio como ejemplo, deberían utilizar uno que pertenezca al Ministerio o que no pueda ser utilizado por un particular. Sin embargo no es así. El que los redactores de la nota han incluido es tunegocio.es. Es cierto que esta dirección no dirige a página alguna, pero al comprobar los datos de registro vemos que pertenece desde diciembre de 2005 a un particular residente en La Coruña. En algún despacho de Industria a alguien se le debería haber ocurrido comprobar algo tan sencillo. Por lo que se ve, no ha ocurrido.

Si la calidad en el desarrollo del programa NEW (Ninguna Empresa sin Web) –menuda cursilería– es similar a la de su promoción ante los medios nos podemos esperar la chapuza total. El Gobierno no sólo ha decidido gastar el dinero de unos españoles en beneficio de otros, que además en muchos casos disponen de una mayor renta que casi todos los que van a financiar involuntariamente la iniciativa. Además, no pone cuidado en la propia calidad del trabajo de sus empleados, cuyos sueldos también salen del bolsillo de los ciudadanos.

Ante esto, me gustaría decir aquello de "no con mi dinero". Pero no serviría de nada. Eso sí, al menos que no esperen que les aplauda. Todo lo contrario.

Antonio José Chinchetru es autor de Sobre la Red 2.0.

Nota: El autor autoriza a todo aquel que quiera hacerlo, incluidas las empresas de press-clipping, a reproducir este artículo, con la condición de que se cite a Libertad Digital como sitio original de publicación. Además, niega a la FAPE o cualquier otra entidad la autoridad para cobrar a las citadas compañías o cualquier otra persona o entidad por dichas reproducciones.