Menú

Zuloaga, patriota venezolano

Toman la tribuna política en nuestros pobres países para pregonar, en imposible maridaje, un gobierno que en lo moral está informado por las sabias enseñanzas del evangelio y en lo económico por los obsoletos escritos de Carlos Marx.

0

Hoy, cuando los símbolos patrios, la historia, la moneda, la propiedad y la vida de los venezolanos están siendo sistemáticamente destruidos por una cruel dictadura comunista disfrazada de democracia, recuerdo que en 1963 un ilustre y brillante compatriota nos advirtió, con absoluta claridad, sobre el futuro de Venezuela si seguíamos los caminos ofrecidos por los socialdemócratas de Acción Democrática y los socialcristianos del Partido Copei. La travesía por esos caminos, a lo largo de cuatro décadas, hundieron a la otrora rica y próspera Venezuela hasta alcanzar el actual "socialismo del siglo XXI", cuyos objetivos son parecernos cada día más a la miserable Cuba castrista, a la Zimbabwe de Mugabe y la Bielorrusia de Lukashenko.

Nicomedes Zuloaga, quien en julio de 1961 había fundado la mejor revista de análisis económico y político que por años se publicó en América Latina, "Orientación Económica", el 27 y 29 de agosto de 1963 publicó un par de brillantes columnas en el diario caraqueño "La Esfera" sobre lo que podíamos esperar los venezolanos si ganaban las elecciones los socialdemócratas –"Un negro porvenir"– o si ganaban los socialcristianos –"La hoz, el martillo y la cruz"–. Debo aclarar que ese año, 1963, fue la única oportunidad que tuvimos los venezolanos de votar por un candidato presidencial brillante y admirable, Arturo Uslar Pietri.

Del entonces gobierno socialdemócrata de Rómulo Betancourt, Zuloaga escribió: "Para financiar ese fabuloso gasto, Venezuela ha hipotecado el futuro y los venezolanos hemos sufrido un aumento sustancial directo e indirecto de los impuestos. A pesar de haber gastado esas sumas astronómicas..., Venezuela ha vivido una de las más profundas crisis que recuerda su historia... Si no hay inversión hoy no habrá bienestar mañana. La inversión neta descendió verticalmente... dejando a muchos cientos de miles de venezolanos sin posibilidad de ganarse honestamente su diario sustento... Hasta 1959, el ingreso nacional crecía constantemente... y la parte que correspondió a la remuneración del trabajo (no burocrático)..." se multiplicó en más del doble entre 1950 y 1959. Por el contrario, el Producto Territorial Bruto crece a partir de 1959 en menor proporción que la población, bajo "una política económica que el propio Presidente (Betancourt) definió como un ‘socialismo en alpargatas’".

Sobre lo que ofrecía el candidato Rafael Caldera, Zuloaga escribió: "Haciendo suyos los méritos de sus copartidarios europeos, las democracias cristianas florecieron también en nuestra América Latina. Pero con una lamentable diferencia: tomaron de los partidos europeos todos los principios morales y cristianos que informan su política y desecharon, sin echarles siquiera un vistazo, todos los principios económicos que habían hecho posibles los milagros europeos. Y así, eunucos de doctrina económica, tratando en vano de exprimir teoría económica de las encíclicas papales, los Calderas y los Frei toman la tribuna política en nuestros pobres países para pregonar, en imposible maridaje, un gobierno que en lo moral está informado por las sabias enseñanzas del evangelio y en lo económico por los obsoletos escritos de Carlos Marx... Estoy convencido que detrás de la vocinglería demagógica, de los golpes de pecho... Copei nos ofrece en realidad una hoz, un martillo y una cruz. Pero no la cruz que cargó Cristo para redimirnos a todos, sino la cruz de la miseria y la frustración..."

Mi querido y admirado amigo Nico Zuloaga murió el 2 de agosto. Tuve el honor de trabajar a su lado en el lanzamiento en Caracas del diario La Verdad en 1965, donde editorialmente defendimos claramente los principios de libertad individual, gobierno limitado, estado de derecho, igualdad ante la ley, respeto a los derechos de propiedad, libre mercado y la paz. Lamento profundamente que en la Venezuela de hoy impera exactamente todo lo opuesto, lo cual Nico Zuloaga nos lo advirtió tan claramente hace 43 años.
 
© AIPE
 
Carlos Ball es director de la agencia AIPE y académico asociado del Cato Institute.

En Libre Mercado

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Los muertos podrían seguir conscientes durante horas
    2. El 'Girautazo': antológico repaso del portavoz de Cs a CiU sobre Tarradellas en La Sexta
    3. Iglesias se ve forzado a escribir una carta a sus militantes para explicar su posición sobre Cataluña
    4. Pablo Planas: 'Primeros efectos del 155'
    5. Forcadell elude dirigir la palabra a los miembros de la oposición
    0
    comentarios

    Servicios