Crónica rosa

El bochorno de Iñaki Urdangarín

Al duque de Palma, con toda seguridad, el pasado fin de semana se le habrá quedado grabado en su cabeza para toda la vida como de autentica pesadilla. Al que fuera jugador de balonmano, siempre tan deportista y con tan buen aspecto, nunca se le había visto una cara tan demudada como la que mostró a su llegada a los juzgados de la capital balear cuando no tuvo otro remedio que el soportar los abucheos e insultos de la gente que se había concentrado para protestar por todo lo ocurrido en los últimos meses por su supuesta implicación n posibles irregularidades económicas en negocios de los que él formaba parte.

Hace falta tener poca cabeza para provocar esta situación tan desfavorable y negativa para la corona que a consecuencia de estos hechos a través del CIS es sabido que la monarquía está pasando por sus momentos más bajos.

Cuanto mejor hubiera sido el emplear su tiempo en temas relacionados con el deporte al que se dedicó durante años y tantas satisfacciones le proporcionó, en vez de hacer negocios de forma poco clara. Como resultado de los mismos se ha visto sentado delante de un juez, siendo miembro de la Familia Real y haciendo un daño a la institución de tan difícil solución.

De no haberse casado con la infanta y obtener unas prebendas a todos los niveles un jugador de balonmano, por mucho que destaque, no genera unos ingresos, como el futbol o el tenis, mientras que el tren de vida que llevaba era espectacular. La compra de la casa en Barcelona llamó mucho la atención pero después de los hechos acaecidos ya se comprenden muchas cosas.

Tanto las infantas como el príncipe se han casado en principio por amor con personas normales y corrientes que ellos mismos eligieron en su momento. Sobre todo Doña Elena y Doña Cristina no han llevado una vida acorde con la categoría de sus matrimonios pero en cambio si han gozado de una vida de ricos y se casaron ya no con personas con un gran poder adquisitivo ni siquiera con un nivel académico decente.

El tan esperado juicio ya ha comenzado y todo apunta que va a ser mas largo de lo que en un principio se pensó. Todavía es pronto para saber cuantos días tendrá que hacer el paseillo el señor duque, camino de los juzgados, y soportar el bochorno por el que tiene que pasar.

Acceda a los 6 comentarios guardadosClick aquí

Suscripción