Crónica rosa

Leve mejoría de Carlos Larrañaga

La familia del actor está aparentemente más esperanzada y confía en una pronta mejoría. Desde que tuvo que ser ingresado de urgencia y sometido a una intervención quirúrgica, aquejado de padecer un tumor en las vías urinarias, todos los miembros del clan Larrañaga se han mostrado muy cautos cuando se les ha preguntado por el estado de salud de su padre.

Durante el fin de semana, sus hijos han ido a visitarle. Amparo, en concreto, se encuentra en Málaga desde hace unos días representado la obra Fuga, en la que encarna uno de los papeles principales.

Lo cierto es que han pasado unos días muy preocupados a consecuencia de un empeoramiento del actor. En la actualidad parece que su estado de salud ha experimentado una ligera mejoría, a pesar de continuar ingresado en la UCI, sedado, por la segunda operación a la que ha tenido que ser sometido. Todo apunta que ha sido muy beneficiosa para su posible recuperación.

Ningún miembro de la familia quiere desvelar nada que no se ciña a los partes médicos, que se facilitan durante la semana, y el propio doctor Gonzalo Sanz, uno de los que le atiende se ha mostrado más optimista dentro de la gravedad. En sus propias palabras, ha manifestado que confía en su recuperación, y añade que por el momento lo único que se puede hacer es esperar y estar muy pendientes de su evolución.

Su última esposa, la también actriz Ana Escribano, que pese al divorcio mantiene una excelente relación con la familia, también está muy pendiente de cómo están yendo las cosas, aunque por motivos de trabajo y por estar al cuidado de la hija de ambos, Paula, no haya podido trasladarse hasta Benalmádena. Reconoce que han sido unos días de gran preocupación, pero que ahora se siente un poco más tranquila, aunque hay que esperar.