Opinión
Noticias y opinión en la red
El libro del día

Españoles en Australia

Seguramente no son pocos los que ignoran que el peculiar nombre de la gran isla situada en nuestras antípodas –Australia- deriva de los Austrias, la dinastía que regía España en el siglo XVI. No podía ser de otra manera porque, en contra de lo que parecería desprenderse de determinados libros y series de televisión, el conocimiento del Pacífico no fue una hazaña realizada en el siglo XVIII por el capitán Cook, sino una proeza llevada a cabo por las naves españolas dos siglos antes.

Ya tan sólo por esta circunstancia merecería la pena leer esta reedición de la obra de Justo Zaragoza publicada en 1876 y dedicada al general Pedro Fernández de Quirós. Aunque tanto él como el Adelantado Mendaña constituyen dos grandes desconocidos, lamentablemente incluso para los españoles, a ellos se debe el descubrimiento de Oceanía, de Insulindia y de las Filipinas que hasta 1898 estuvieron vinculadas a la corona española.

Mendaña, descubridor de las islas Salomón, intuiría además, a medio camino entre la exploración y la utopía, la existencia de una Terra Australis Incognita situada más al sur. A esa tierra la llamaría Austrialia y se encaminaría en su busca, aunque tuvo que conformarse con hallar la denominada Austrialia del Espíritu Santo, conocida hoy como Vanuatu y que hasta hace poco aparecía en los libros de geografía como archipiélago de Nuevas Hébridas.

Precedido por un excelente estudio preliminar del profesor José Manuel Gómez-Tabanera, este libro es una obra magnífica que no sólo resulta indispensable para el especialista, sino que puede causar las delicidas del interesado en la historia o en la literatura de viajes en no menor grado que las páginas debidas a Colón, a Pigafetta o a Bernal Díaz del Castillo.

Justo Zaragoza, Historia del descubrimiento de las regiones austriales hecho por el general Pedro Fernández de Quirós, Editorial Dove, Colección Mundus Novus, 1126 páginas.