Opinión
Noticias y opinión en la red
Software libre

Propaganda andaluza

Después de que en junio del 2002 se subvencionara la compra de equipos "tipo Windows XP", pareciera que la Junta de Andalucía ha tomado nota de las quejas y está liderando una importante promoción de las nuevas tecnologías y el software libre. Estos días está teniendo lugar en Málaga la conferencia internacional del software libre de este año, donde acude parte de la flor y nata internacional del software libre, y de todos es conocida la copia de Lin... este... la nueva y original distribución de Linux que promueve el ejecutivo de Chaves denominada Guadalinex, nombre también muy original.
 
No obstante, siento decirlo, pero desconfío de las buenas intenciones del personaje. Déjenme explicarles. No es necesario, ni mucho menos, hacer una nueva distribución de Linux por comunidad autónoma, provincia y municipio de España. Seguramente es mucho más eficaz para la comunidad del software libre colaborar con alguna ya existente, pero eso no daría lugar a tantas fotos ni tanta mejora del ego.
 
En cuanto a la conferencia, parece claro que está siendo aprovechada en beneficio electoral propio. No hay más que ir a la portada de la página de la misma y ver la foto que ponen, con el Príncipe y Felipe González (¡Felipe González!) en primer plano, Chaves en segundo y el alcalde de Málaga, del PP, semioculto en la penumbra. Es más, mientras escribo estas líneas han cambiado la foto y ahora sólo aparece el objetor de escaño. En la sección de noticias –que, dicho sea de paso, está realizada con un gestor de contenidos libre al que no mencionan– destaca en primer plano las conferencias y fotos políticas sobre las técnicas. Y ya me dirán la importancia crucial que tiene para este mundillo el empleado de Carlos Slim.
 
Además, otras medidas relacionadas con las nuevas tecnologías parecen haber tomado un rumbo más electoralista que efectivo. Por ejemplo, la inclusión de ordenadores equipados con Linux en las aulas andaluzas. Es algo muy presentable a los electores, tan presentable que lo han propuesto a nivel nacional tanto PP como PSOE. Desgraciadamente, la realidad es que el ordenador ayuda pero también distrae, especialmente cuando en los pupitres verdes de toda la vida, si se pone un ordenador, no queda sitio para escribir. Además, los aumentos de presupuesto en este aspecto tan llamativo obligan a recortes menos publicitados, como la práctica imposibilidad de hacer fotocopias para entregarlas a los alumnos en muchos centros.
 
Por otro lado, no deja de ser una buena noticia que un partido tan avezado en las artes de la propaganda como es el socialista considere que el fomento del software libre es una buena baza electoral. Pero la comunidad del software libre no debería comprometer su futuro dejando que su imagen quedara asociada a una ideología y partido político concreto.
 
Daniel Rodríguez Herrera es editor de Programación en castellano.