Menú

Macron y la guerra contra el populismo

Este domingo, en Francia, ni mucho menos se ganó la guerra contra el populismo, sino sólo una importante batalla.

0

Finalmente no hubo sorpresas en las presidenciales galas y el candidato centrista Emmanuel Macron se impuso con contundencia a una populista Marine Le Pen que enseguida reconoció su derrota. Finalmente, 2017 no va a ser el año del populismo alt-right en Europa, que se las prometía muy felices en elecciones tan importantes como las celebradas en Países Bajos y Francia pero que no ha conseguido sus objetivos en ninguna de las dos. Afortunadamente, a su semejante, el populismo de extrema izquierda, tampoco parecen estar saliéndole las demagógicas cuentas.

Es sin duda una buena noticia que los electorados de los distintos países no estén apostando por fórmulas profundamente reaccionarias, antiliberales, que excitan las más bajas pasiones y apuestan al cuanto peor mejor y al tensionamiento cívico, pero no por ello deja de ser un hecho que las sociedades en que medran tienen problemas de gran envergadura y que las elites nacionales y comunitarias no han estado a la altura en muy numerosas y fundamentales ocasiones.

Esos problemas, relacionados por ejemplo con la inmigración, el islamismo o la configuración de los mercados laborales, van a seguir ahí, y no desaparecerán por el mero hecho de que se los arrumbe o difiera; tampoco se solucionarán remitiéndolos a unas instituciones europeas muy poco transparentes y que con harta frecuencia han hecho gala de unas maneras tan despóticas como escasamente ilustradas.

Macron, sí, ha vencido, pero él es el primero que sabe que tiene por delante el muy difícil reto de convencer a una sociedad profundamente dividida, donde la mayoría lo ha votado no por sus virtudes sino para cerrar el paso a la líder del Frente Nacional. Macron ha hecho una segunda vuelta mucho mejor de lo que se esperaba, mostrando temple y aplomo y descolocando a una Marine Le Pen que a buen seguro no imaginaba que iba a morder el polvo nada menos que en un terreno en principio tan propicio para ella como el de los debates televisivos. Ahora se trata de saber si es capaz de ganarse la confianza de esa gran mayoría que lo ha aupado, y de extraer conclusiones de lo que está sucediendo no sólo en su país sino en el resto de Europa. Sin incurrir en triunfalismos insensatos ni en avestrucismos que no hacen sino engordar a las formaciones antisistema de uno u otro pelaje.

Este domingo, en Francia, ni mucho menos se ganó la guerra contra el populismo, sino sólo una importante batalla.

En Internacional

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Detenido el humorista Ángel Garó por una presunta agresión a su pareja
    2. Los susanistas se plantean dejar el PSOE de Sánchez: dudan de que sea "su sitio"
    3. El público ya no puede más y carga contra Carlota Corredera
    4. La foto de Cristiano Ronaldo y Georgina Rodríguez que ha desatado los rumores
    5. José Luis Martínez Almeida: "¡Señora Maestre, compórtese, que no está en una capilla!"
    0
    comentarios

    Servicios